viernes, agosto 25, 2017

Me narro #1: reglas de juego.

También estoy aprendiendo. 
Que mi edad y experiencia,
educación y tránsito no te engañen,
también tengo miedo
y estoy aprendiendo:
estoy aprendiendo.

**
Lloro cuando cortan un árbol.
No tolero la injusticia, el maltrato,
ni la violencia.
Odio mentir.
Tengo buena memoria, 
pero a veces demuestro lo contrario
para parecer normal,
para no asustar a nadie.

***
Tengo muchos secretos,
lugares escondidos
y misterios a simple vista.

Si me preguntas, te los comparto.
Los llamo secretos porque estoy acostumbrado
a callar,
a guardar,
a conservar.
Para mí,
para algún día,
para vos,
para siempre.

****
Amo la oscuridad,
tanto o más que estar solo.
Si vienes, 
te comparto de ese bienestar. 
Si te quedas, 
te enseñaría a moverte
a ubicarte,
a caminar, 
a bailar.
La oscuridad tiene su encanto,
y me ofrece compañía sincera
e incomprendida.
Como yo.
Como tú.

*****
Escribo todo lo que pienso
en mi libro rojo.
Escribo lo que sueño,
sobre lo que veo, 
sobre lo que imagino,
sobre lo que escucho.
También sobre ti,
y acerca de mí.
Si lo llegas a leer, 
podrás ubicarte,
y sabrás reconocer,
que desde hace rato mis líneas
y yo,
esperábamos por ti,
y por tus ojos,
sobre nosotros.

******
Lo que no sabes es que llevo tiempo
descubriéndote,
descifrándote:
crucigrama viviente.
Amo los acertijos.
Amo perderme en tu rostro,
leer las pistas en tus signos,
orientarme en tu lenguaje,
completar las frases que sugieres,
adivinar lo que encriptas,
acompañarme con tus silencios.

Lana-sube, Lana-baja.
No es la navaja.
Tampoco una oveja en un ascensor.
Cada adivinanza eres tú.
Cada interpretante soy yo.


domingo, julio 02, 2017

"Me enoja, me enfurece, me cabrea"

Me enoja descubrir que mis amigos la han pasado mal, y no han contado conmigo. ¿Tan difícil les resulta pedir ayuda?
Me enfurece descubrir que la he pasado mal, y no he contado con mis amigos. ¿Tan difícil me resulta pedir ayuda?
Me cabrea descubrir que la hemos pasado mal, y no hemos contado con nosotros mismos. ¿Tan difícil nos resulta pedir ayuda?

viernes, junio 23, 2017

"you little wonder little wonder you"

Tú Pequeña Maravilla.
Tú, Pequeña Maravilla.
Tú Pequeña, Maravilla.
Tú, Pequeña, Maravilla.
Tú.
Pequeña.
Maravilla.

jueves, junio 08, 2017

"Hades y Perséfone: la llegada"


La llegada. 

Me hace dejar el casco de Hades a un lado y renunciar a la invisibilidad.
Si me encontró, me obliga a preguntarme si vale la pena seguir en la sombra, a oscuras...
Entonces sonrío, dejo que el casco se deslice por un lado hasta que lo pierdo de vista. 

Será cosa del aire, de Venus o tal vez de la luna.
Todos mis esfuerzos por no ser visto, cayeron.
Quedo entonces expuesto en el borde de la cama.
Entra y me ve, vestido de letras y completamente visible. 
Entonces me lee... me pregunta... me ubica... pregunta de nuevo... me reconoce.

Yo me quedo plantado en el borde de mi reino
y empiezo a sacar viejos escritos 
con la esperanza de que nos encontremos en alguno. 

Si nos encontramos o yo, ya no importa.
Me parece que se ha quedado.
Me parece que me he quedado.
Saluda cada mañana y se despide cada noche.
Insiste en volver en su camino hacia mí. 
Insisto en que vuelva hacia mí. 
El casco cayó por un lado de la cama, el miedo no del todo.

Llega sin hambre.
Lo hace con frescura, libertad y gracia.
Llega si preguntar qué tengo para ofrecer.
Entiendo que quiere quedarse por algo más...
entonces reconozco que trae su propia profundidad 
y que puede compartirla con la mía.

Llega sin hambre y no comerá granada.
Sonrío al darme cuenta de que está conmigo porque así lo desea.  
Reconozco que me ha traído paz, y que pone frutos, flores y hojas en sus palabras.
Le digo que aquí todo es profundo:
Todo tiene un significado de mil modos.  
Aquí todo se transforma, como dice la canción,
que en este reino no hay dos días iguales,
y que si se queda, se atiene a lo que la transformación
tenga para nosotros.

Trae calor, más preguntas y reflejos de estrellas que desde aquí no veía.
Me veo entonces en la espera de su llegada.
Me veo entonces esperando por ese poco de vida que me trae. 
En la superficie espero, 
y que la profundidad aguarde.
Desde el borde de la cama sigo esperando
No hace falta nada más, 
solo su llegada,
y su sonrisa.

Entonces me quedo con su visita y paso a ignorar al miedo.  
Al miedo ya lo he escuchado mucho tiempo,
elijo escuchar nuevas historias...
...y me hago a un lado,
genero un nuevo espacio,
y con mi mano hago un gesto suave sobre la cama.
Le digo así que puede quedarse por el tiempo que quiera.
Que tengo historias que le quiero contar,
y que sé, que también trae historias
que muero por escuchar.

***
B!



martes, octubre 11, 2016

"2 de hoy"

Confío en la cifra,
Uno entre mil.

Mamá me enseñó a confiar
en quienes miran hacia atrás 
después de despedirse.
Y tenía razón 
lo comprobé
después de reconocer
que esas personas existen,
y que después de despedirse,
suelen mirar hacia atrás. 
Buscan con la mirada,
como repasando,
como asegurando,
como augurando,
que también yo esté mirando.


Olvido.
Después del encuentro suele llegar la llamada:
"Olvidé (mi manilla, mis gafas, mi reloj, mi maleta)"
y un:
"¿Me lo guardas hasta la próxima?"
sella el pacto de que habrá una nueva oportunidad 
para vernos
para saber del otro en el futuro.
Para buscarnos en un pasado.
O para encontrarnos en sueños. 
O para esperarnos por otra vida.

La manilla guardó los latidos
de su pulso.
Las gafas, 
el marco de su mirada.
El reloj,
el tiempo saboreado
en sus brazos,
en su ausencia.
La maleta,
su nombre.
Yo,
guardo los objetos.





.

domingo, abril 17, 2016

Miedo

No debo temer.
El miedo es el asesino de la mente.
El miedo es la pequeña muerte que conduce a la destrucción total.
Me enfrentaré a mi miedo.
Voy a permitir que pase sobre mí y a través de mí.
Y cuando haya pasado, voy a mirar en mi interior para examinar su camino.
Allí por donde mi miedo haya pasado ya no quedará nada, 
sólo estaré yo.
-Frank Herbert