martes, diciembre 13, 2005

"Pequeños monstruos"

Gremlins, josé miel, teletubies y Frankenstein

Ayer, en cierto centro comercial del sur presencie con total espanto una espeluznante escena...
Estaba junto a mi batifamilia en la caja registradora, cuando en medio de todo el bullicio y la excitación de villancicos y el partido de Cali, se escuchó el grito: ¡Estúpida!...

Oh, por Dios... cual vil película de suspenso, todos volteamos al unísono (cuando digo todos es hasta el vigilante) para encontrarnos con la terrible escena.

Una niña de aprox. 7 años de edad había gritado esta tierna palabra a su madre.
Durante estos segundos (en que duré tan petrificado como la misma gritada) olvidé por completo la psicología, pedagogía y demás inhibidores de violencia y poniéndome en los zapatos de dicha madre abofetee a dicho gremlin mientras me duró el impacto… digo que olvidé estos títulos porque me sentí como un padre no autorizado y en mi fantasia visualicé a esta niña como un gremlin...

¿Y quien no recuerda a estos monstruitos?... a los que más recuerdo es a Gizmo y a rayita (el malo malísimo) y las otras versiones sobre desarrolladas de la segunda parte (la araña, el alado, el intelectual enrazado con sinatra, el travesti, el eléctrico y el de los vegetales)… pero a esta niña no.

¿Acaso una nueva especie de gremlins nos está invadiendo?, digo, con todo esto del katrina, la súper ola invernal, el calentamiento global, la reelección de…, el final de factor x y la ausencia de José miel en las pantallas de tv han propiciado la generación y propagación de esta nueva especie de monstruitos.

Sí. José miel hace falta. ¿Quién no aprendió a valorar más a la madre propia y ajena a partir del suplicio que producía padecer este programa?... antes no se usaba tanto el hijueput* en relación con cualquier cosa como lo hacen las generaciones presentes. Antes sabíamos que la madre tenía un valor especial, y que por ende (y para no pasar por las de José miel) era merecedora de un especial respeto.
Estos gremlins entre todo lo que ahora saben, aun ignoran muchas cosas… no lo digo sólo por el caso que presenté al principio. En varias oportunidades he sido testigo de sus intenciones secretas; apoderarse del mundo con su movimiento RBD y teletubie- sportacus. Gracias a estas fuertes influencias, a nada le temen estas evolucionadas criaturas. Por eso, cuando un niño toma una espada o pistola de juguete y dice; “te voy a matarrr”, lo mejor que puedes hacer es creerle. Créeme, es capaz de hacerlo.
En cierta oportunidad vi con mis inocentes ojos como un niño practicaba lluvia dorada con su profesora de jardín, la cual se encontraba ocupada bajando a otros de un árbol… ¿Cuándo se vio esto en mis tiempos?... lo mas fuerte que ocurría en aquel entonces no pasaba de un típico descalabro provocado por un yoyo kamikaze…

Culpo a los teletubies de toda esta crisis mundial. Antes los gremlins se propagaban cuando sufrían un contacto con el agua. Ahora lo hacen cuando tienen contacto con estos engendros.


¡Oh por Dios, cuanta falta nos haces José miel, quien iba a creer que algún día la humanidad imploraría por tu nefasta presencia en las pantallas de tv!... José miel, si ya terminaste tu terapia psicoanalítica o no te has suicidado, te ruego que me respondas; la humanidad te lo sabrá agradecer. Sólo tú supiste enfrentar al terror de una cruda realidad con fuertes dosis de tragedia… (Como pa´menguar el asunto con lágrimas a moco tendido…)
Como sea, nos invaden y no contamos con los recursos suficientes para contrarrestar esta nueva ola de pequeños monstruos… ni siquiera el mismo bush se ha pronunciado al respecto…
Algo pasa. Mi intención aquí no fue atacar a los monstruitos, sino a quienes los creamos; los que ahora nos hacemos llamar adultos y padres de familia… quienes hemos olvidado muchas cosas que antes no entendíamos y resolvimos de otra manera, claro está, menos violenta a como lo hacen los niños de hoy en día.
Mi invitación aquí es a dos cosas; primero, a quemar a cuanto teletubie nos encontremos en nuestro camino, y segundo; a detenernos a pensar un poco en lo que tanto ha lastimado a la generación de hoy en día para que ande por ahí cuan stitch en estado salvaje; agrediendo y pasando por encima de cuanto obstáculo o adulto se atraviese por su camino.
Hablo esta vez de los niños que ahora no hablan. De la niña que dentro de esa madre que fue gritada por su hija guardó silencio y se permitió ser agredida. Hablo de quienes tenemos la responsabilidad de compartir el legado dejado por José miel y que nos sirvió para valorar al menos un poco más el verdadero significado de la familia y todo lo que no viene incluido con una promoción de celulares…

Entonces lo terrible no es el monstruo, sino quien tuvo la responsabilidad de crearlo. No culpemos a la creación, más bien pensemos en el Víctor Frankenstein que facilitó su desarrollo y propagación…



En pro del romance maria juaquina y cirilo, un final digno para josé miel y el fin definitivo de los nefastos realities,

Batichico

No hay comentarios.: