jueves, diciembre 01, 2005

"Reflexiones de un vigilante"


"Yo te prefiero fuera de foco, inalcanzable
yo te prefiero irreversible, casi intocable..."

A veces te siento tan cerca, estando tan lejos y vice versa...
A veces creo que no miramos hacia el mismo lado, y otras que sí lo hacemos pero en diferentes momentos...

¿Que hay de esas veces en que por los corredores me topo con esa mirada tímida y llena de curiosidad que tantas cosas me pregunta sin usar palabras?, ¿acaso es mi propia mirada reflejada en el espejo de otra persona?, ¿o son simples fantasías mías?

¿Es amor?, ¿capricho? ¿o tal vez curiosidad?... ¿qué es?...

Sea lo que sea, cada vez me consume más. Y por si fuera poco, a toda esta terrible confusión se suman mis ganas por atravesar el espejo de la otra persona, y a su vez, el temor lleno de adrenalina que atreverse a ésto produce.
En este sentido me considero parte del 50% cobarde; de los que no se atreven. ¿qué creen?, aunque no lo parezca aun me queda algo de verguenza...
Aunque tampoco dudo que algunos días reuno el valor del que carezco el resto de días del año. Esto ocurre sobre todo cuando he estado cerca a la muerte y entonces me digo a mi mismo; "Mierrrr... que fragil es la vida y yo aquí perdiendo el tiempo -y mi juventud- cagado del susto cuando podría estar amando". De nuevo aparece el hermoso -y tormentoso- concepto de la libertad.
¿Cómo puedo ser libre?... eligiendo.

Aplicado a este caso sería elegir enfrentar, asumir, atreverse; siempre arriesgarse y amar, o temer y quedarse encerrado... somos libres, podemos elegir entre una gran variedad de opciones.

Como me gustaría ser más valiente y asumir mis sentimientos tal y como son, pero no soy así. Soy tímido, algo torpe y en lugar de tenerle miedo al Coco o al gobierno le temo profundamente a la proximidad humana, a los vínculos, la responsabilidad con cualquier otra persona y al amor. Tampoco asumo que me quedo con esto, repito, la cuestión es... digo, "la elección es ser o no ser".

Entonces, ¿atreverme a cruzar el espejo?... déjame elegirlo.
¿Permitir que entres al mio?... ya lo elegí. Ya vez, sí mis sospechas son ciertas anímate y háblame, mi espejo es tuyo con todo el país que dentro de él se oculta... te invito a atravezarlo sin miedo, a entrar, ya que yo no pude hacerlo una vez más.

Con dolor; Batichico.

No hay comentarios.: