miércoles, enero 11, 2006

"Conversaciones con viejos conocidos"


*
-No soy Jonathan. Soy la forma que tú has dado. Escogiste a este muchacho por algo.-
-Pero, si eres Jonathan...- insistí.
-Es lo que tu crees. Sabes bien quien soy y lo que puedo llegar a hacer con mi forma...-
-...duende Complejo multiforme... ya veo. Aunque hay algo que aun no me cierra... nunca fuimos amigos tu y yo, o bueno, Jonathan y yo. ¿Por qué tomaste la forma de él?- pregunté aun incrédulo a lo que mis ojos aun no daban crédito.
-Yo no la tomé. te recuerdo que fuiste tú quien me la dio.-
-Como sea.-
-Ahora, si tienes problemas para referirte a mí, puedes quedarte en lo básico y hablarle a quien ves con tus ojos... a quien te quede más cómodo dirigirle la palabra.-
-Mejor así, Jonathan.-
-Siempre es mejor así. llamar a un duende por su verdadero nombre siempre es difícil.-
-¿Y qué era lo que me querias decir?-
-Ya te lo estoy diciendo... desde un comienzo lo hago.- contestó.
Guardé silencio por un momento, me recosté a la camilla que estaba en el cubiculo y continué;
-Oh, ya lo veo-
El duende con forma de Jonathan sonrió.
-Es esa la aguja con la que me van a...- dije señalando a una enfermera que se acercaba por el blanco pasillo de la clínica.
-Te fuiste. Te gusta escaparte de monstruos como yo..., te recuerdo que aun estoy aqui-
-Oh, disculpame. Para mi no es fácil hablar...-
-¿Con un duende?-
-no, de mi.-

la enfermera entró al cubículo, me inyectó en el brazo. Y luego de indicarme que reposara durante unos minutos, regresó por el mismo corredor.

-Ya lo veo. Mi complejo es creer...- dije al duende que se materializaba de nuevo detrás de la puerta que habia sido cerrada.
-Yo soy tú complejo y no entiendo lo que dices...-
-Claro que no lo entiendes. Creo que estoy sobre tú entendimiento. Mis palabras nunca han sido dirigidas a cualquier público. Suelo esconder claves y secretos en mis frases...-
-¿Eres algo así como un chico de culto?-
-Tal vez. Me he hecho "no apto para todo público"-

**
-¿Qué más crees?-
-Creí tener más de dos dedos de frente, pero ahora me doy cuenta que no es así. Ahora comienzo a comprender tu figura. Son muy vagos los recuerdos que tengo de ti, Jonathan...-
(se cruzó de brazos y se sentó en el borde de la camilla)-soy todo oídos-
-recuerdo que estudiamos juntos... digo, "co- existimos" todo el tiempo en los años del colegio-
-fueron trece años...-
-recuerdo tambien que en el jardin de niños tuviste un accidente y yo fui el único testigo de ello. recuerdo también que me dio mucho asco haberte visto como te ví aquel dia, y que por eso...-
-¿Asco?-
-Suelo tenerlo. Como te decía, por eso corrí hasta la profesora y le dije lo que te habia sucedido. Delegué a ella tu rescate. Recuerdo también los cursos de ingles en la secundaria. Solían dividirnos en grupos... excelentes, buenos, regulares y el resto... tu y yo siempre estuvimos en el mismo nivel todo el tiempo. Éramos de los buenos...-
-¿Mismo nivel?-
-Bueno, mismo curso. No entiendo por qué te digo estas cosas...-
-Oh, sabes, hay algunas cosas que sólo le puedes decir a un extraño.-
-Pero si no eres un extraño. Eres Jonathan, estudie trece años contigo... y bueno, por otro lado eres mi complejo, se supone que ya te conocía.-
-Te equivocas. Ninguna de las dos posiciones ha sido garantía de un pleno conocimiento.-
-Ya lo entiendo. Jonathan o complejo siempre han estado ahí... siempre estuviste ahí, conmigo.-
-Quiebra un pedazo de roca...-
-¿Podrias dejar de adornar tus puñaladas?, no recordaba que fueses tan molesto.-
-Pero si no recuerdas nada de mi-
-Sí, lo hago.-
-Sí, como no. Y creeme que ni siquiera lo tomo como algo personal porque claramente estabas en tu pequeño mundo en la secundaria. Todo elegido, todo destinado, todo infestado de pequeños secretos... ¿Quien podría vivir con eso por más de quince años y no sentirse superior?-
- Yo solo... (suspiré)... si supieras lo que he hecho, en lo que me deje convertir. Ni siquiera a mis mejores amigos les he...-
-Vamos relájate. Vine aquí para matarte, no para juzgarte.- dijo Jonathan poniendose de pie.
-Espera. Sigo creyendo que...-
Jonathan se sentó de nuevo en el borde de la camilla y se cruzó de brazos para seguir escuchando.
-continuaré con mi lista de complejos que comienzan con la frase "creo que..."-
-Adelante-
-Yo creo que tienes razón. Suelo creerme más que las personas. Nunca te reconocí en el colegio porque no fuiste alguien importante para mí. Siempre he escogido a mis amigos...-
-hmmm... por mucho tiempo -y hablo como Jonathan- creí que ser amigo tuyo era algo difícil. Permanecías mucho tiempo callado, encerrado y perdido en tu pequeño mundo.-
-Supongo ahora que me creo más que las demás personas porque no se quien soy en realidad. Si estoy del lado de mis bloodbrothers soy el más fuerte, y cuando estoy del lado del resto de mortales soy el más fino y exclusivo sangre azul. Supongo que es por esto que creo que no merezco ninguna clase de amor... ¿quien llegaría a amar a alguien que se cree...?-
-…Amor... esa cosa que tanto los descorazona y deja sin cabeza. No entiendo como pueden preocuparse por algo tan nefasto como esa cosa.-
-si, y no sólo me acompleja. me frustra. Ahora lo veo con mayor claridad, tal vez es parte de lo que pienso... No he buscado en los mejores lugares... de hecho, Yo sólo... busco a los imposibles... con exactitud a los muertos .
-Sé que algo quieres simbolizar con eso de "los muertos"... ¿Crees que lo haces a propósito? ¿Tal vez estás tratando de protegerte?-
-¿Protegerme? (reí con cinismo) ya veo, ¿crees que me protejo de alguien que pueda romper mi corazón?, ¿o quizás de miseria, de la violencia, y de muerte posible? (reí con más fuerza)
-Del compromiso.- sentenció.
-Incorpóreo-
-Cobarde-
-Bajo-
-Cobarde-
-Ignorado-
-… vas progresando. Por lo menos admites que me has ignorado y te advierto que no hablo solamente del complejo…-
-¿Qué hay con eso?-
-Por algo no me elegiste a mí. Por algo eliges a tus amigos.-
-Me duele la cabeza-
-De nuevo te estás yendo…-
-Es difícil ser yo. De hecho, debería estar peleando a muerte contra ti, duende. Pero llegaste con una estrategia diferente para destruirme y casi lo consigues.-
-Ahora aparece “el drama de ser yo, el Batichico”… créeme, no es tan difícil. Desde hace años te he visto y créeme que llegas a ser divertido.-

***
-Tú no sabes nada. No alcanzas a comprender todos mis miedos… no tienes ni la más mínima idea de lo que es ser yo…-
-Sé mucho sobre ti… más de lo que crees. Estuve junto a ti en los primeros trece años que sí importaron. Estuve antes, durante y después de tu metamorfosis de gusano materialista a murciélago- vampiro narcisista, en tu bing- bang y viví junto a ti todo tu proceso... ¿Alguna vez me has preguntado que percepción tengo sobre ti?, yo si tengo una buena respuesta para eso…-
-No entiendes, nunca me gustó ser visto. No quiero saber que viste de mí o que ven otras personas…-
-Aun así, con todo ese miedo que le tienes a los ojos que te miran hay quienes consiguen llegar a amarte…-
-Si. Y lo hacen de maneras que yo no entiendo. Creo que es porque no he querido ser amado.-
- ¿No quieres?
-Tengo todo este poder en mi sangre. No lo pedí. No lo merezco. Es como... si quisiera ser castigado. Quería sentir dolor como pensé que merecía. Esto…, esto es realmente complicado. ¿No prefieres tan sólo pelear conmigo...?, yo en realidad sí.-
-Soy todo oidos.- contestó el ser adoptando una postura atenta a la charla.

***
-Tienes razón. (Suspiré). Siento que soy peor que todos. Honestamente, estoy por debajo de ellos. Mis amigos, mis seres queridos. Siento como si no valgo la pena para su amor. Porque aunque ellos me aman, no significa nada porque sus opiniones no me importan. Ellos no saben. Ellos no han pasado por lo que yo he pasado. Ellos no son el Batichico. Yo lo soy. A veces siento… (Suspiré) esto es horrible… siento que soy mejor que ellos. Superior.-
- Y yo pensaba que yo era diabólico, por lo menos planeaba serlo. Sí tienes un complejo de superioridad. Y tienes un complejo de inferioridad sobre eso.- dijo entre risas.
-No tiene sentido. -
- Oh, pero si tiene todos los sentidos. Y todo se adhiere para que te sientas solo. Pero..., Batichico, todos se sienten solos. Todos lo están, hasta que mueres. Hablando de eso... (Se puso de pie) ¿Estás preparado para nuestra pequeña pelea de muerte?-
-Supongo. Aunque..., espera, aun me queda algo. Siento un quedo de culpa por todo lo que nos pasó… Viste todo mi proceso, viste lo mismo que yo, pero yo nunca te vi a ti….-
-Fui una extraña especie de testigo… algo así como un accidente geográfico en tú vida, un pequeño gran hermano para ti. Y con esto que te dije no quiero que te crees una paranoia…-
- hey Jonathan, me gustaría saber antes de pelear ¿Qué hay de tu vida?, ¿ahora qué haces?...-
-Recuerda que no soy Jonathan… además, en todo este tiempo tampoco te interesó mucho saber de él…-
-Tienes razón. Será mejor dejar las cosas así. -
-¿Listo?- preguntó el duende en forma de Jonathan adoptando posición de combate.
Me puse de pie, desenfunde de mi cinturón la ballesta de emergencia. La ajusté en mi mano y le dije:
- Gracias, por escuchar. Estoy listo…-



Gracias Jonathan R.

1 comentario:

ass2006 dijo...

Hi, a nice blog you have here. You will surely get an bookmark :) Forum