martes, mayo 23, 2006

"My sweet Freud"

"Me enoja gastar el inconsciente soñando estupideces" Mafalda

Si pudiera preguntarte algo, sin duda alguna sería sobre mis sueños... si es que le puedo llamar sueños a esos delirios que como marañas de un afiebrado me invaden cada noche, llenándome de preguntas...

Freud, podría decirme ¿por qué mataron a Betty si era tan buena muchacha?... ¿a caso esa Betty era familiar mía y no me han hablado de su asesinato?, ¿por qué me sueño con esa pregunta existiendo tantas otras con posibles respuestas?... o, ¿es cierto que en el patio de mi casa mis tías enterraron a un pie grande que encontraron borracho y tirado en el barro?, ¿hay un cadáver en el viñedo de la familia?, ¿hay una guaca en nuestro inconciente colectivo?...
¿Tiene que ver algo mi imposibilidad para llegar puntual a toda cita?, ¿o mi miedo a los gusanos?, ¿o el admirar los brazos que aun cuelgan en la espalda de aquel tipo?...
Querido Freud,. Me huele a naranja cuando estoy solo o delirando en compañía... ¿estoy enamorado o simplemente extraño el seno y lo sublimo en una naranja?, sabes bien que digo cuando hablo de esas cosas que extraño, tambien suelo soñar con ellas. Ando de vampiro de nuevo; todo me duele... por eso ando preguntando estupideces sin respuestas... creo que también soy masoquista, creo que mañana sacaré una mano y saludaré al sol.

Sr. Freud, ¿por qué nos dejó en nuestra propia desgracia?, ¿si hubiera sido golpeado, desangrado y clavado en una cruz de madera habría limpiado las penas de mi inconsciente con su sacrificio?, Sr. Freud, no puedo dormir... el sueño se me drenó entre el dolor que me produce estar vivo sólo para preguntar estupideces. Creo que aun no me adapto a este asunto llamado vida, suelo detenerme en cuanto paradero hay para preguntar a los transeúntes sobre sus deseos. Creo que busco en ellos el que perdí aquel mal día.

Don Freud, ¿me regañaría usted por ser un narcisista?, ¿me estudiaría desde su lecho por ser alguien descrito en sus libros?. Verá, soy medio vampiro... supuestamente no me puedo reflejar sobre ninguna superficie porque soy el reflejo oscuro de mí mismo... siendo así, ¿donde está el cuerpo con la luz que se refleja en mí?... no me diga que es lo que estoy temiendo en este momento... usted mejor que nadie sabe cuanto le temo a ese muchacho mortal. Olvide lo que le digo y sea feliz en su tumba, yo trataré de serlo en la mía.

No siendo más, mi inquieto doctor, me despido prometiéndole traer más preguntas después de esta noche, cuando sus siniestros enviados me entreguen sus mefistofélicos mensajes mientras duermo. Mientras tanto siga bendiciendo la locura de Charly García y alimentando mi sobre- estimulada imaginación. Le prometo corresponder como sólo usted se lo merece.

lleno de preguntas, El Batichico

No hay comentarios.: