domingo, julio 30, 2006

"Nadando con..."

*
Pasaje a Buenaventura..... $13.000
Pasaje en barco..... $60.000,
Nadar en una playa privada con la Naranja, mis mejores amigos y una familia de delfines..... no tiene precio.

Hay cosas que el dinero no puede comprar, para todo lo demás existe... ya saben, miles de tarjetas de crédito y de puntos éxito;)



¿Como fue?, Imaginen la escena...

**Toma 1:
Una playa absolutamente solitaria en medio del pacífico nariñense. De fondo: la imponente isla Gorgona. La tarde era nublada y la temperatura del mar estaba algo tibia... cuando, en medio de todo; una aleta dorsal.
-¡¡TIBURÓN!!- gritamos mientras corrimos cag*dos del susto hacia la playa.


***Toma 2:
-No. No era un tiburón- me dije al detenerme.
-En animal planet vi alguna vez que los tiburones tenían las aletas rectas, como triángulos rectos, como nachos. La aleta que vimos era curva, toda curva como... ¡la de un delfín!- grité y luego le pregunté al anfitrión por la identidad del bicho submarino y con una risa en su cara nos contestó que todos estábamos equivocados, no era un tiburón, ni un delfín, (ni un pájaro, ni un avión...); ¡era una familia completa de delfines!

****Toma 3:
Regresamos al mar con la misma velocidad que lo abandonamos y comenzamos a saltar mientras los veíamos nadar junto a nosotros. Nunca supimos cuantos eran realmente. Eran muchos y entre ellos había un bebé que parecía un conejo... sí, ¿cómo se puede decir que un delfín se parece a un conejo? no lo sé. Supongo que lo comparo así porque para mi no hay cosa mas bonita que un conejo. Era en realidad muy lindo. Algo nunca antes visto por mi. Eran hermosos. Imponentes. Saltaban como olímpicos, como titanes del océano.
Nadaron frente a nosotros. Saltaban de un lado para el otro. Y con ellos mi capacidad de asombro.
Me los quería comer.

****Moraleja...
1.
Tienes derecho a asustarte, gritar, correr hacia la playa y quedarte ahí, petrificado del susto sin detenerte a mirar si la aleta de tu espanto era la de un tiburón o la de un delfín.

o por el contrario...

Tienes derecho a asustarte, gritar, correr, detenerte y observar a tu espanto. Mirarle la cara (o la aleta en este caso) y comprobar si en efecto era un tiburón o un delfín y regresar, lleno de emoción a nadar, a vivir una experiencia única en medio de una familia de delfines;)

2.
¡¡¡Viva el Animal planet!!! y recuerden que: Aleta recta como nacho= tiburón. Corran/naden por sus vidas o muerdan la cédula para que se haga más fácil el reconocimiento por si no alcanzaron a escapar...
Aleta curva= delfín.


Atentamente: Yo, el Batichico.

No hay comentarios.: