domingo, agosto 27, 2006

"Aqui y ahora..."




En este momento me siento a puertas del mundo. Al borde del final de mi carrera y de mi vida como “hijo que depende económicamente de sus padres”, a punto de dar el gran salto a lo que viene para mi en la vida adulta.
Ahora pienso mucho en mí, en mi bienestar y desarrollo, sin dejar de lado el resto de personas que me rodean. Reflexiono constantemente sobre mi lugar en el mundo y la vida profesional- adulta, pensando con mayor seriedad sobre mi futuro y lo que quiero hacer con mi vida en todas las esferas…

Acabo de terminar de ver materias en la universidad. Así lo quise para dedicarme de lleno a la tesis y a la práctica. En la actualidad repaso lo visto en la carrera, leo mucho y escribo. Continuo haciéndolo y cada vez con mayor pasión. Trabajo para algún día publicar.


Hoy en día disfruto el salir con mis amig@s. Ir a cine, a comer, acampar o a caminar. Disfruto escuchar música y cantar (aunque no cante), jugar, leer, escribir, escribir y escribir…, la compañía de alguna persona con la que pueda compartir algo, una buena conversación, leer un comic, dibujar, los animales, escuchar y contar chistes. Disfruto de los placeres sencillos de la vida: andar en converse, caminar bajo la lluvia, reír, sonreír y bailar aunque no haya podido con la salsa.

Aquí y ahora me encuentro amando y construyendo. Reparando, aprendiendo y recorriendo. Creciendo y habitando. Aquí y ahora soy conciente de que estoy aquí para ser papá contenedor, algo protector y acompañante, hombre, súper héroe y duende. Hoy en día comprendo que desde el ser niño (siendo adulto), desde la ternura, el humor, la locura, el amor, el arte, el disparate, la música, los valores universales, la magia y lo divino, se puede ser en el mundo, se puede llevar una vida más sana, agradable, feliz y acogedora… un mundo de esos que describe Jairo Aníbal Niño, habitado por adultos que ya tienen claro lo que quieren ser cuando sean niños.

De niño...

“En mi casa he reunido juguetes pequeños y grandes, sin los cuales no podría vivir. El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta. He edificado mi casa también como un juguete y juego en ella de la mañana a la noche”.
Pablo Neruda

miércoles, agosto 09, 2006

"He vuelto... ¡y con más ganas de Converse que nunca!"



He vuelto. Después de una semana de vacaciones en el pacífico colombiano y otra semana con faringoamigdalitis aguda (por tercera vez en 6 meses), estoy de regreso con más ganas de seguir siendo yo, a pesar de mi.
¿Por ahora que puedo contar de mis días? salí de vacaciones. Nadé con delfines en una playa desierta, vi un tiburón martillo bebé o cachorro, o como se le dice cuando es pequeño, vi el Cartoon network en la casa donde me quedé, almorcé crema de langostinos y langostinos al ajillo... en fin...

En casa... me pusieron boomerang y TNT, los canales pertenecientes al mismo paquete del Cartoon network , ¿y el susodicho?...sigue brillando por su ausencia. Me terminaron de quitar los alambres de la boca y me pusieron los aparatos removibles que estorban como una ratonera en la lengua. Y esa misma noche la faringitis "me sorprendió dormido y me atacó..."
lo que vino después fue lo peor...
la programación del canal caracol... el bencetacil... el dolor en la garganta... el vómito... el dolor... el encierro... la re-coronación del presidente y tantas otras cosas propias y ajenas a un mal-estar como el que produce una enfermedad como esta.



Hay algo bueno en todo esto y es el levantarse. Si tiene que pasar todo esto para poder luego levantarse, definitivamente vale la pena vivirlo. Claro, no es el mejor modo ni el método menos doloroso. Aun así, levantarse después de tanto sencillamente ocurre para recordarnos cuan fuerte podemos llegar a ser.
Anoche lo hice. Anoche me levanté escuchando la canción de “rebelde way” (el rebelde original y mejor en un 2.000%) en city.tv. Me levanté con ganas de todo. Me levanté con ganas de reírme, de molestar, de llorar, de hablar, de comer, de conocer, de visitar, de cantar, de bailar, con ganas de tocarle el culo a la vida cuando me de la espalda, y sobre todo, con unas ganas inmensas por mis dos pasiones; mi Naranja/el amor y escribir.

Este fue un pequeño resumen de mi ausencia. Por lo pronto, seguiré publicando con más frecuencia por este mismo canal…
Con más entusiasmo por usar un par de cómodos converse, el Batichico.

"Mis ballenas"


-¿Escuchaste eso?-
-Fue mi estómago-
-No. Sonó como la canción de una ballena-
-Es mi estómago. Amanecí con algo de hambre-
-Déjame escuchar…-
-¿Ahora si me crees?-
-¿Te comiste una ballena y dices amanecer con hambre?-

A.E. Chicué.