lunes, abril 02, 2007

"Top 5 de desconexiones Sinápticas"


A veces ocurre,... supongo que es por la estatura: soy tan alto a veces se me demora un poquito en llegar la sangre a la cabeza... la Naranja otras veces dice que simpemente soy chistoso (muy chistoso), aunque bueno, en esta última opinión muchas personas que me conocen coinciden.
Algunas se atreven a decir que; soy extraño... y me pasan cosas extrañas que sólo le pasarían al Chavo del 8 o a Homero Simpson...


Aquiva el Top 5 con los sucesos que me hicieron perder la verguenza:


Número cinco...


Ciertá noche, salí con la Naranja a un centro comercial de la ciudad. Salimos a comer. En la plazoleta de comidas compré un plato de comida oriental, el cual me comí con total gusto...

Dejé un poco, el cual decidí compartir con mi señora madre, la Cazadora. Por esta razón regresé al lugar donde compré el plato y pedí que me lo empacaran...

La respuesta que tuve fue negativa. El encargado no me quiso empacar la comida y no me dijo por qué.

Me convertí en el Batichico malvado, el gritón.

Y una vez convertido exploté, exigiendole razones al tipo. Él, algo asustado no me supo responder. Solicité despues hablar con el administrador del local y llegó una muchacha un poco mas adulta que él. Hablé con ella y con otras dos personas que se unieron al show...

...Nadie me dió razón...

Y fue sólo cuando pregunté: -...¿donde está la muchacha monita con cara de aburrida que me atendió?-, cuando TODOS en coro me respondieron: -...Está en el local de enseguida...-


...OPS...


-"Poder fuera"- dije, desactivando mi modo Siniestro y luego levanté la cabeza para mirar el nombre del local donde me encontraba... decía "TACOS &..."


¡Dioses!, que pena... evoqué mi modo de emergencia: -"Batiros Evanesco"- y desaparecí del lugar entre una silueta del Batichico de humo que quedó en el lugar donde estaba parado.

Llegué al restaurante de comia oriental -Que en efecto estaba junto al de comida Mexicana- y ahí encontré a la muchacha rubia de gesto Yordanesco (ver perros Yordano)... ella gustosa me empacó la comida.


Número cuatro...

Estaba en una de las clases más densas de mi carrera, con una de las profesoras más temidas por los estudiantes; toda una leyenda congeladora de sangre.

La clase era como tantas otras: tensa. Ella hablaba de algo sobre un niño y luego se detuvo para preguntar: -¿Como es que se llama ese juego, ese juguete donde el niño se sube por unas escaleras hasta arriba, se sienta y se resbala?-

A todos nos dió risa la ingenuidad de la pregunta, y de inmediato comenzaron a responder los más anfíbios: -el tobogán-, -el resbaladero-, -la resbaladilla-...en fin...

Y en medio del bullicio, aproveché para decirle al Chico Maravilla:

-Es que a ella le tocó usar la cola del dinosaurio para resbalarse...-


...OPS...


Silencio sepulcral. Me pasó lo del Chavo del 8. Todo el mundo se había quedado en silencio cuando dije eso...

No fui capaz de mirarla en ese momento. Y fue un par de segundos despúes cuando la oí decir:

-Compañero, yo tuve infancia. Lo que no tuve fue el juguete...-

¡Dioses!, ¡¡¡me escuchó!!!



Número tres...


Cuando estaba en el colegio, yo era un ñoño en cuanto a conocimientos bíblicos se refiere... El caso es que una vez hicieron un concurso llamado "Desafío Bíblico" y adivinen a quien mandaron a representar a mi salón... al más apto-o quizás al más voleta-...o sea, YOP.

Salí sin problema, delante de TODO el colegio y me subí al escenario.


Llegué hasta las finales. Apenas quedabamos tres desafiantes en el escenario, cuando la animadora me preguntó: -¿Cómo se llama la otra nuera de Noemí, que no era Ruth?-(Creo que era así la pregunta)

Y de inmediato me respondí en la cabeza y con total seguridad: -¡Orfa!-

...Pero...


La animadora me preguntó: -¿Su nombre?-... preguntando por el nombre de la señora ésta... y yo contesté: -Andrés Eduardo Chicué...-


...OPS...


Nunca había visto a tanta gente clavada en el suelo de la risa... desde el mas tierno infante de kinder hasta el más brutal primate del grado once se inclinaron ante mí... totiados de la risa...

Profesores, coordinadoras y demás siguieron la recocha hasta que la animaora, recargando un poco la compostura me preguntó de nuevo: -¿Su nombre?, el de LA SEÑORA.-

Y ahí si contesté: Orfa.


Número dos...

Tuve una noviecita que era adicta a las jirafas. Por eso, una vez me invitó a un circo Mexicano donde habían traido un bicho de esos.

Encantada me ofreció como voluntario para salir al frente, en plena función para ayudar al show de la jirafa con el anunciador.


la primera tarea que me asignaron fue darle a la jirafa una zanahoria con la mano. Lo hice, y ella acercó su cabeza hasta mi y sujetó la zanahoria con total delicadeza y se retiró a comersela.

Luego el reto aumentó. El anunciador me propuso que tomara la zanahoria con los dientes y se la diera a la jirafa... el público me animó a hacerlo y lo hice.


...OPS...


La desgraciada no tomó la Zanahoria con delicadeza como la primera vez.

Me embadurnó de sus babas, con su lengua, ¡en mi cara!... me dejó con la baba escurriendo por mi cara...

Ah, y a eso, súmenle las risas del público, la distancia que puso mi noviecita (porque además quedé oliendo a... baba de jirafa) y el agua de foca con la que me tuve que medio lavar...


Número Uno...

Este Guasonezco suceso sucedió la semana pasada. Más exactamente el Jueves.

Habia ido a cine con un buen amigo, ibamos a ver 300 pero antes, decidimos pasar por unas botanas...

Hicimos la fila como buenos sujetos socializados por una cultura llena de orden. Y cuando llegamos frente a la barra, agarré las crispetas y empecé a comer... Ya me iba a echar la segunda manotada a la boca, cuando mi amigo me hace caras raras y me dice cosas con los labios un poco cerrados... unos cuantos segundos despúes comprendí lo que me quería decir; ¡esas crispetas no eran las nuestras!, ¡Eran de unos tipos que estaban delante de nosotros!


...OPS...


Los dos muchachos que estaban a un lado de la fila (los dueños de las crispetas profanadas) no se dieron cuenta del hecho... hasta que llegó un tercero (quien se encontraba sirviendo las gaseosas) diciendo mientras me señalaba: -...Él se estaba comiendo las crispetas...-

***
...Supongo que por esto no me voy a "quien quiere ser millonario"...(ver imagen)
¿Qué opinan?, ¿vale la pena el primer lugar?, ¿quienes me conocen sugieren otro?... Sin verguenza: El Batichico.


Nota: Hey, si alguien recuerda algún suceso de caracter bochornoso que me haya olvidado mencionar, porfa, recuerdenmelo en los mensajes...



4 comentarios:

isa dijo...

ja, ja, ja, ja, ja!! No sabes cuanto me he reído… definitivamente esas cosas solo te pasan a vos. ¡sos muy chistoso Chicue!. Pero son todas esas cosas las que te hacen ser una persona excepcional. Un abrazo.

El Rojo dijo...

Para serte sincero, el número cinco me parece el mejor (qué vergüenza), pero el de la profesora me parece el más gracioso.

La Naranja dijo...

Que pecaito de mi bebé..tantos ridículos que ha hecho a lo largo de su vida; igual no lo dejo de amar, me gusta como es

Anónimo dijo...

Juaaaa demasiado charro!!! Me reí mucho!! Jajajajaja