miércoles, mayo 09, 2007

“El Niagara en Bicicleta”*


"Me dio una sirimba un domingo en la mañana cuando menos lo pensaba..."
El lunes "caí redondo, como una guanábana, sobre la alcantarilla... ¿será la presión o me ha subido la bilirrubina?... Y me entró una calentura y me fuí poniendo blanco como bola de naftalina".

Ayer me aguanté y hoy miercoles me llevaron a una EPS de gente, "supuestamente". En emergencias, la recepcionista escuchaba las noticias (¡Destituyeron al alcalde!) ¡Que alguien me agarre, porque me caigo! "grité perdiendo el sentido, y una médica se acercó y me dijo:" Tranquilo, "papito", tranquilo... Me acarició con sus manos enguantadas y me dijo: "¿Qué le pasa al chico?" y le conté con lujo de detalles lo que me había sucedido...

Hay que chequearte la sangre, pero el laboratorio está ocupado y, mi querido en esta sede no hay equipos para una curva de Glicemia. "Abrí los ojos como luna llena y me agarré la cabeza", JA, porque es muy duro ser... un Batichico con cuatro estómagos...

"No me digan que los médicos se fueron...
No me digan que no tienen anestesia...
No me digan que el alcohol se lo bebieron...
Y que el hilo de coser, fue bordado en un mantel...
No me digan que las pinzas se perdieron...
Que el estetoscopio está de fiesta...
Que los rayos X se fundieron...
Y que el suero ya se usó para endulzar el café."

Me apoyé de su escritorio "como un cojo a su muleta" y le dije: "¿Qué hago, doctora?" y en un papel de receta me escribió muy dulcemente que tenía que hacerme mil exámenes...
Me acarició con sus manos enguantadas y siguió su destino, y oí claramente cuando dijo a otro paciente: "Tranquilo, jubilado, tranquilo".
"Bajé los ojos a media asta y me agarré la cabeza, Ja, porque es muy duro pasar" la vida sin comer dulces...

No me digan que los dulces me marearon...
No me digan que yo tengo hipoglicemia...
¡No me digan que el alcohol se lo bebieron!
Y que no puedo comer nada hasta el medio día...

No me digan que los pasteles son prohibidos...
Que el helado está vetado...
Que los caramelos me fundieron...
Y que ahora usaré endulsate pa´ el café...

No me digan que me voy cayendo de tanto comer...No me digan que los elefantes cambian de color (aluciné y todo)... No me digan que me van prohibiendo, que me falta equilibrio, no me digan que me sobra dulce, oh no...

...Pero sí. Me pasó esto. Me dió la chiripiorca y tuve que ir al médico por exceso de dulce en mi sangre... ahora me queda esperar los resultados y depsedirme de mis amores: los dulces.

Con un profundo dolor en las papilas gustativas (que ya extrañan el dulce...),

El Batichico.



*"El Niagara en Bicicleta", Juan Luis Guerra.

1 comentario:

La naranja dijo...

Mi bebé igual mis dulces besos no te van a faltar..Espero que el doctor no tenga problema con ellos