martes, mayo 08, 2007

"When he was a bad-bat"


Debido a razones de horarios de oficina y mis deberes como Batichico, me he visto en la necesidad de madrugar para ir al gym.
Esto no es lo novedoso del asunto. La razón que me inspiró a escribir este artículo fue otra... fue alguien que durante muchos años me pareció... ya verán como...

Se trata de un personaje con el que conviví muchos años de mi vida en el colegio y quien además me encuentro todos los días en la mañana. Ambos coincidimos en el gym. Con él, durante toda mi temporada en el colegio sucedió algo extraño... asumo que me convertí en su antagónico. ¿Por qué?, supongo que porque le tenía fastidio o, porque le sentía una profunda envidia.

Sí... fastidio. Siempre me molestó el olor de su sudor... y sudaba mucho. Era fuerte, y además cuando hablaba no podía dejar de expulsar saliva. Me fastidiaba que se sentara junto a mi en el asiento del bus escolar y que me hablara cerca.

...Esta es la historia de un niño noble y otro irritante...

Era un niño irritante-->YO, por supuesto y poco lo toleraba en su nobleza. A pesar de esto, no dejaba de sentir una morbida admiración por él.

El niño era huerfano y vivía sólo con sus 2 hermanos mayores, un gato al que quería mucho y no se quien más... el caso es que no tenia padres. Pasaba entonces mis recorridos en el bus escolar haciendome preguntas sobre la vida de este personaje... me preguntaba que haría cuando sintiera dolor o a quien acudiría a perdir ayuda... me preguntaba toda clase de cosas y no dejaba de sentir compasión por él, aunque siempre lo quise... muy lejos de mí.

(... Y aqui entre nos, hasta me inspiró a crear uno de los personajes que me inventé en la infancia. También era un chico huerfano y no sé por qué andaba con un halcón... es lo único que recuerdo.)

Luego comenzamos a crecer y llegó la adolescencia... Admito, al chico le fue bien. El patito feo, perdón, el pato apestoso se convirtió en un tipo bastante agraciado y apetecido por el sexo opuesto. No sé que habrá hecho con el olor de su sudor, pues me alejé de él y no supe más de ello.

Luego lo veía por mi casa enamorando a mis vecinitas y andando con amigos que tenemos en común... y todas las veces (como esta mañana que me lo encontré en el gym) me ha saludado bien.

Al parecer nunca supo que lo rechacé, ni lo que fue para mi.

Esta mañana mientras me saludaba comencé a recordar todas las cagad*s que yo le hacía cuando eramos niños... Porque yo era malo. Me divertía ser odioso y egoista, todo un "Mal bicho" engendrado por el miedo que me producía la diferencia y el asumir que habían otros con ventajas sobre mi.

Tal vez estas sean las razones por las que yo era malo con él, aun así no terminan de convencerme. En el fondo, y yo lo sé, siempre quise que fueramos amigos. Tenía todo lo que a esa edad buscaba en un amigo: vivía cerca a mi casa, estudiabamos juntos y viajabamos en el mismo bus escolar.

Sin embargo opté por la vía del villano: no supe que hacer ni me dí la oportunidad de permitirle que se acercara a mi. En lugar de intentar tratarlo lo mal-traté. Lo trataba como los Gremlins malos trataban a Gizmo!!!

Esta mañana, cuando le devolví el saludo me interné en mis ideas y llegué a una conclusión: hace muchos años su existencia dejó de inspirarme para hacerle maldades... supongo que he crecido al respecto.

...Mañana será otro día. Siempre he dicho que lo importante no es lo que se fué, ni lo que se es, sino lo que se decide hacer con eso que uno es.
Ya lo pensé y creo que mañana seré amable con alguien que se lo merece en realidad... desde hace ya varios años.

...Es algo extraño... yo soy extraño.

¿Redimido con el personaje de este escrito?, El Batichico.

No hay comentarios.: