domingo, julio 08, 2007

"Eiti leda, nena... un requiem para vos"

2001-2007

Tuve durante estos años de mi vida una coneja.

Llegó bajo mi protección luego de haber sido cuidada por mi prima. Durante ese tiempo, el pequeño animal de ojos color rosa y pelaje blanco pasaba sus dias enteros en el interior d euna pequeña jaula... sin embargo, cuando cambió de dueño, esta situación también cambió para ella.

Una de las primera cosas que hice fue deshacerme de su jaula. Como todo Eco-Guardián que soy, estoy en contra de las jaulas... bueno, exceptuando en ciertos casos...

El asunto de la libertad comenzaba a mejorar. Sin embargo, su temperamento seguía embargado por una inexplicable pena. La nena se sentía mal, y expresaba su malestar en sus constantes agresiones... En mi brazo (y con nostalgia) aun conservo la forma de sus afilados dientes en una cicatriz.

De pronto, todos dejaron de acercarse a ella. Nadie quería ser marcado por sus afilados dientes y tan sólo yo -muy de vez en cuando- me atrevía a sujetarla... con guantes...

El caso es que un día mi cuñada le dió una coneja joven a mi hermano, y mi hermano la trajo a casa. La ubicamos junto a la primera, corriendo el riesgo de perderla ante la furia de la coneja de ojos color rosa... y fue así como sucedió el inicio de la redención de mi nena, lo que siguió fue mi aprendizaje...

Quizás lo único que necesitaba era un poco de compañía, o algo de comprensión. Por lo que antes nos quejabamos en casa ahora no estaba más... mi nena comenzaba a ser otra.

...¿All you need is love?...
...¿All i need is love?...
...¿All we need is love?...

Mi nena tuvo una segunda oportunidad y se permitió la compañía de otra de su especie. Su temperamento cambió, así como sus hábitos y forma de relacionarse con el entorno (y conmigo).
Dejó de morderme y de acabar con todos los cables de la casa... mi nena se convirtió en una vieja bacana.

Sin embargo, olvidé algo importante en nuestra relación. Olvidé que nada es para siempre y que tanto ella como yo, nos estabamos haciendo viejos.

Hasta la última noche en que pudo moverse me siguió. Corrió hasta mi, dió varias vueltas a mi alrededor y de pronto se detuvo. La contemplé y noté su cuerpo muy rígido... quizás esa fue su despedida hacia mi...


Hasta el último día en que tuvo aliento reaccionó al escuchar mi voz. Estando echada sobre aquella cama de cartón saltaba un poco al escucharme y de vez en cuando abría su ojo.
Mi nena agonizó toda una noche y una mañana... hasta cuando encontramos al veterinario que le facilitara el paso a ese paraiso que se había ganado. Admito que es en estos casos cuando me consuela la idea de creer que hay algo más allá... por lo menos ella y otras criaturas más se merecen estar en dicho lugar.

Alcancé a despedirme. Le agradecí por los momentos, los aprendizajes y la marca de dejó en mi brazo derecho. Esta cicatriz me ayudará a recordar que mi pasado con ella fue real.


Fue mi nena, la coneja blanca que me invitó a seguirla por el laberinto de las emociones y sin querer, me condujo hasta el agujero en aquel árbol por donde caí... enamorado de la Naranja.

Desde esta mañana hay una nena menos en la tierra y una estrella nueva en el cielo. Mi nena se fue, pero no sin antes jurarle solemnemente que lo volvería a hacer una y mil veces más... rescataría a cuanto animal necesitara de una segunda oportunidad, al igual que ella.

Con todos los gramos, litros, kilos, kilómetros, átomos, recuerdos y demás unidades de mi amor, este post va para ella.

"Eiti Leda"
(Serú Giran)

Quiero verte la cara
brillando como una esclava negra

sonriendo con ganas, nena
.

Lejos, lejos de casa
No tengo nadie que me acompañe a ver la mañana.

Ni que me de la inyección a tiempo,

antes que se me pudra el corazón...

Ni caliente estos huesos fríos, nena.


Quiero verte desnuda
el día que desfilen los cuervos

que han sido salvados, nena.

Sobre alguna autopista,
que tenga infinitos carteles
que no digan nada.

Y realmente quiero que te rías
y que digas que es un juego no más.

O me mates este mediodía, nena.

Entrando al cuarto, volando bajo
la alondra ya está cerca de tu cama, nena.
Quiero quedarme, no digas nada

espera que las sombras se hayan ido nena.

No veas mi capa azul
mi pelo hasta los hombros.
La luz fatal
La espada vengadora.
¿No ves que blanco soy, no ves?
¿No ves que blanco soy, no ves?

Quiero quemar de a poco
las velas de los barcos anclados
en mares helados, nena.

Este invierno fue malo
y creo que olvidé mi sombra en un subterráneo.
Y tus piernas cada vez más largas
saben que no puedo volver atrás

La ciudad se nos mea de risa, nena.




2 comentarios:

jovialiste dijo...

Voté que debieras publicar libros, ya que tu producción me ha parecido original, cualidad literaria apreciable, aunque debes complementarla con las otras virtudes del arte ciencia de escribir e imaginar; pero he visto que pertenezco a una de las minorías con el 5%.
Mi pregunta, ya que debo preguntar, es como es vivir en Cali para una persona joven, lugar, clima, cultura, sociedad, pues es un lugar que suele aparecer mencionado en las noticias de los diarios de mi país, la Argentina.
Te digo que he tenido muy buenas referencias sobre Colombia y sus bellezas naturales, pero no conozco Cali.
jovialiste@yahoo.com
http://personales.ciudad.com.ar/brieux/32.html

El Noticiero de lo Cotidiano dijo...

Señales ???
Aquel requiem, donde por primevar vez los ojos rosados son de aprecio público y no un ser extraño en medio de la niebla oscura de la intolerancia han cautivado corazones lectores. Interesante ese relato de vida, esa narración promiscua y polígama de sueños y ventanas alejadas del mundo conocido, el mundo terrenal. Curiosamente mientras leía tu artículo, aquel requiem para la coneja, el reproductor Winamp de mi PC dejaba rodar nada más ni nada menos que "John Lennon - Imagine" y cuando lo términe de leer, el tema musical también dando paso a otro género musical, como si el requiem tuviese su propia banda sonor, como cualquier lector, he dejado impresionarme por lo que la mezcla litararia de pasión y compasión llama drama y tragedia. Un abrazo mi bati amigo, que desde la noche este gato, este animal nocturno te manda como sentido pésame. Hasta entonces.
-´><´-J