viernes, septiembre 14, 2007

"Epílogo"


Mi año de práctica acaba de terminar.

Recuerdo como hace casi un año mi madre me llevó a un centro comercial de la ciudad con la intención de comprarme la que llamo "ropa de señor": pantalones finos, camizas con botones y zapatos de cuero...
En efecto, salí comprando pantalones finos, camizas con botones y... un par de Convers.

Recuerdo también cuando elegí mi sitio de práctica... tan pronto leí que decía "atendemos emergencias infantiles", de inmediato se formó en mi cabeza una idea: rescate.
Y en la entrevista confirmé mi sospecha... parte de las funciones consistían en atender las llamadas de niños, niñas y adolescentes que se encontraban en problemas... ¡y qué problemas!...

Hoy en día no sé a cuant@s niñ@s ayudé, no sé a cuant@s "malechores" les propicié su castigo, ni en cuantas personas intervine para bien o para mal... lo que sí puedo decir es que lo hice como sentí que debía hacerlo; con todo!.


...Y era que mi práctica tenía que ver conmigo... y mucho....
Lo descubrí mientras transcurría mís días entre los colegios, polideportivos, centros médicos y los universos de esos seres que fui conociendo en cada visita.
Lo descubrí mientras esas realidades tocaban la mía y me hacían pensar... o me golpeaban.

Hablo de los dolores de los demás que eran reflejos de los míos.
Hablo del día en que escuché el caso de una niña que le quería preguntar algo a uno de sus muertos y algo se movió dentro de mi... era mi propia pregunta por mi muerta más íntima, la niña que desapareció, me dejó solo y lleno de preguntas que sin saberlo fui contestando durante todos estos años.

Hablo del adolescente arrepentido que llamó buscando ayuda; quería ayudar a un compañero de su salón de clases al que había destruido con sus burlas... hablo de la redención humana, la curación, del despúes, de eso que siempre queda por hacer y pocos nos atrevemos.

Hablo de esa heroína que no era la chica halcón, ni la mujer maravilla que me encontré en un salón del Calvario, una de las zonas más ¿dramáticas? de la ciudad... hablo de mi Carito, de mi compañerita de universidad, de una nena tenaz que estaba de pie donde menos personas han querido estar.

Hablo de la profesora que no teme denunciar a los abusadores de niños, ni temió denunciar al abusador de su propio hermano cuando tan sólo era una niña.

Hablo de mí mismo, el que delira sintiendose un Batichico, el que no permite la injusticia y antes no sabía por qué... y ahora lo comprende.
Diré que me refiero a mi dolor, para no decir que hablo de el. Un dolor que tenía por ahí, medio perdido en algún lugar de mi mundo... dolor que hace pocos meses pude darle rostro, mirarlo a los ojos y sentarme a conversar con el. O ella... Es una mujer quien más me ha dolido en mi vida.

Ella se fue y creí que nada había dejado para mi. Estaba equivocado. Lo dejó todo. Me dejó a mí mismo y un gran sentido para mi vida.

Entiendo por qué me gusta rescatar, proteger, sentir a otras personas, escribir, soñar, amar, acercarme al dolor, algunas canciones que hablan de personas que no conozco y siento cercanas a mi... entiendo por qué me gustan tanto los súper héroes, ¡Chip y Dale al rescate!, Bernardo y Bianca, luchar por lo mío y vivir...
Entiendo que todo esto, y todo YO tiene que ver con ella. Siento como si me hubiese dejado una semilla, cuyo árbol ahora puedo ver ¡Y qué árbol!... cuando lo encontré, lo vi lleno de ramas, hojas, frutos; muchos frutos y vida.

...Hoy puedo afirmar que ir que encontré un gran sentido en todo esto. Ya entiendo por qué "recojo varitas mágicas en los zapatos viejos, sucios y rotos de esas personas...", comprendo el sentido que el dolor humano le da a mi misión. Comprendo mi propio dolor.


También puedo afirmar que el infierno existe. Vi algunos de sus sobrevivientes...
Existe no como un lugar, sino como muchos... existe como estados del alma, estados humanos...
Lo encontré en la historia de niños, niñas, mujeres, hombres; seres humanos lastimados, mutilados, con heridas en sus cuerpos... y en sus niños internos.

...Y sólo en el infierno descubrí que la esperanza existe, es gratis ¡y que es para tod@s!
Cosa que antes no había logrado ver con tanta claridad ni en mi vida ni en la burbuja académica...
Encontré la esperanza en palabras precisas, en sueños claros, en el brillo de miradas llenas de vida, en los ánimos de personas que seguían de pie a pesar de no estar bajo un techo...

¡Los héroes y las heroínas existen!... ¡nacen, crecen, habitan y se fortalecen cada vez más en esos contextos donde estuve durante este año!... el año en el que me hice más Batichico, más adulto... y humano.

Ahora puedo decir que creo en la "gente", que es muy diferente de lo que antes conocía como "persona". Que creo en la gente buena que siempre puede dar más... en el niño lastimado que está dentro de un padre que abandona, en esa sonrisa que algunos han olvidado...

De esto se ha tratado mi labor; de recuperar esas reliquias humanas que hemos olvidado -y descuidado- en nuestra propia historia de vida y de regresarlas a la vida con un sentido especial... misión que sin querer queriendo comencé a realizar en mí mismo.


Ahora, un año despúes de aceptar esta misión puedo afirmar que estoy aqui para proteger, ser El Batichico, ser Yo; un loco soñador que cree en la gente y guardián . Puedo reconocer que cuando algo no me gusta o no tolero es porque no lo conozco y en lugar de evitarlo, ¡me lanzo de cabeza con la disposición de explorarlo y conocerlo!

Ahora, un año despúes de aceptar esta misión puedo afirmar que estoy aqui para aprender y compartir... que desde el humor, el amor, el disparate, los valores universales y los tesoros interiores se puede crear una vida más sana y acogedora… un mundo mejor que pocos aun conservan y a donde todos deberíamos volver de vez en cuando.


Sólo tengo agradecimiento para quienes estuvieron conmigo e hicieron posible este año... y para quienes no, también...

A:
Mónica.
Mi Naranja.
Mi familia... en especial a mi papá quien esperó hasta el final para revelarme algo importante sobre mi poder...
A mi equipo de "la línea de atención infantil 106".
Mis Jefes Sandra, las Elizabeth y Diana.
El maestro Cesar Fabricio.
La Dama del Oráculo y Mandala.
Dr. Fate (J. Bautista).
Los niños, las niñas y adolescentes de Cali!!!
Los y las docentes de Cali!!! (que berrac@s tan tenaces!!!).
A mi liga de superamigos (Thayita Maravilla, Smallville, La familia Neira Arias, David, Lala, los gatos,...).
Caro Becerra.
Miss Amy Lee.
A quienes me crucé por ahí en las calles de la ciudad...
A mi infancia de Batichico...
A quienes creyeron en mi en algún momento...
Y a tí, por acompañarme, leerme y ser testigo de mis Batiaventuras!

¡Gracias Totales!
El Batichico.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

En este momento de mi vida la tristeza y la nostalgia invaden mi corazón, mi ser; pero cosas como estas me hacen alegrar.
Me hiciste llorar chicue... de tristeza por darme cuenta que me estoy perdiendo muchas cosas, por no creer en la esperanza... por no querer ver más alla. Y de alegria por vos, por sentir la emoción de tus palabras, por saber que sigues creciendo y sigues siendo una GRANDE y hermosa persona, el único y GRAN batichico. Estoy feliz por vos. Felicitaciones mi chicue y sigue brindándole al mundo toda la nobleza, el amor y el cariño que hay en tu corazón.

Porque seguimos creciendo como los arboles que tanto admiramos. Un abrazo muy fuerte.

"Por todo, y por la vida: Gracias"

cossete dijo...

Oye..primero gracias por participar en mi blog..
y segundo gracias por existir.. a Dios gracias que aun hay gente que salve a otras gentes y que se conduela de sus pesares...
chao desde algun lugar de la gran ciudad... ahh.. y me gustó la letra de la canción, no supe ponerle el ritmo pero alguna vez la escuché.

Héctor Fernando dijo...

No preciso como llegué a leer el blog del Batichico, debió ser por casualidad, puesto que suelo navegar entre blogs buscando las personas que esgriman visos del ser que soy o del que quiero ser. Bien por usted al haber encontrado un hilo en la vida, y aun más por aferrarse a él con la convicción que se necesita para vencer.

El Noticiero de lo Cotidiano dijo...

Caminante nocturno, amigo inseparable, palabras sobrias y llenas de miradas, ser testigo de la soledad ajena es apropiarse de soledades compartidas, ser jardinero de callejones, ser creyente en la necesidad y los miedos, ser humano, demasiado humano. Chicue, eres demasiado humano, alma bendita de la baticueva, alma bendita de los humanos. Que agradable lectura, testimonio de vida y de subida, de meses en construcción personal para una posterior exposición colectiva, te felicito, la esperanza es gratis, es para todos pero no a todos le gusta lo gratis y por ello es que este mundo esta como esta, porque hay muchos recicladores de memorias sueltos.
Por esas reliquias humanas.
MIAU.