miércoles, octubre 15, 2008

"Mi aporte a la causa: It's Blog Action Day Today! "

Mi blog fue elegido para participar en el Día de Acción Blog de este año (http://www.europapress.es/tecnologia/internet-00446/noticia-blogueros-dirigentes-socialistas-debatiran-hoy-pobreza-dia-accion-blog-20081015084447.html)


El tema de este año es La Pobreza...

Debo aclarar que me desviaré casi por completo del tema sugerido. No haré un discurso sobre la pobreza en los países suramericanos, ni hablaré del dólar... de hecho, no hablaré de dinero. Aprovecho el título para jugar con sus diferentes significados y significantes, para detenerme en un concepto que por un tiempo me ha tenido cabezón, y que incluso hoy se manifestó en mi día.


Difícil concepto para la comprensión de alguien que ha visto el mundo a través de la academia, y no en vivo y en directo. Lo digo por experiencia propia...

Desde la academia, desde mis cuatro muritos, mi acuario veía el mundo a través de lo que ahí llegaba. Era como la luz que se filtra por un pequeño agujero en un cajón, un pequeño destello que no se compara con la luz del sol al aire libre.


Eso sucedió conmigo y el concepto de pobreza. Recuerdo que incluso en noveno semestre vi una materia de pobreza y desarrollo o algo así. El caso es que en ninguna clase nadie me advirtió de un tipo de pobreza más común, destructivo, contagioso y muy característico en la vida cotidiana de esta ciudad.

Hablo de un tipo de pobreza que se da en todos los estratos socioeconómicos y que no se concentra sólo en las zonas más deprimidas de la ciudad. Hablo de la pobreza que he encontrado en los discursos y pensamientos de muchos de mis compañeros de burbuja, perdón, de academia.

Me refiero a una pobreza mental.

Salí de la universidad, de sus muros y seguridad a realizar mi práctica profesional en una institución que me obligaba a desplazarme por diferentes lugares de la urbe y zona rural. En mis viajes, conocí muchas historias de personas, lugares, calles, avenidas, parques, parroquias, colegios y demás, conocí historias de héroes cotidianos, de seres humanos que desde mi universidad me refería a ellos, antes de conocerlos "esos pobres".

Hoy tuve la oportunidad de visitar la universidad y me sorprendí al ver por ahí, algunos estudiantes que suelo llamar "Fósiles"(Dícese de especie de estudiante que lleva más del tiempo esperado en una carrera, ya sea por factores cognitivos o un cuadro de adolescencia prolongada por temores relacionados con inmadurez pre-vida adulta). A mí me sucedió... fui un condenado Fósil, más por la primera causa que por la segunda (No me entraba la estadística y tuve que verla seis veces, cuando sólo eran dos niveles) y con desespero y mis ganas de ser señor conseguí salir.

El caso es que esta mañana vi esos fósiles y sentí un breve viaje de regreso al pasado, cuando pensaba poco en el mundo de afuera y pensaba más en el que corría dentro del Alma Mater. De visita en ese sitio recorrí conversaciones típicas en las que escuchaba frases excluyentes e hirientes en relación a "esos pobres de afuera" que parecían ser más criaturas desconocidas de lugares lejanos en una antigua mitología.

Los pobres existen y los hay de muchas clases: Están los pobres de inteligencia, de voluntad, los pobres de afecto, de espíritu, de dinero... entre otros...

Los que más me preocupan no son los que viven en lugares a los que alguien de mi universidad pensaría dos veces antes de ir,

Éste post lo referencio a los pobres de empatía. A los arribistas, los que se creen más que los demás o se cierran a la realidad del otro. A los que se creen el ombligo del mundo y quieren prolongar su estancia en un útero o en una universidad y no se dan cuenta del mundo que sigue girando y reinventándose cada día que pasa.

Hace algunos meses abandoné el Alma Mater y aunque la amo y extraño, creo que mi lugar está muy lejos de ella, en algún lugar de ese mundo de afuera que aun sigo descubriendo y al que salí después de aceptar mi propia pobreza de empatía, cuando comencé a dejarme tocar por esas realidades que tanto temía conocer y hoy me han inspirado a continuar en la travesía!

Aun tengo rezagos de mi pobreza, no lo niego ni lo dudo. Lo importante, me ha parecido hasta ahora es tomar conciencia de cuando lo estoy siendo y detenerme a tiempo para saltar a los zapatos del otro que estoy criticando. Tampoco dudo que le temo a esta pobreza... ya que es la que "financia" la desigualdad y más muertos ha dejado en el mundo... ¿O no es así?


Cierro mi post especial con la presentación del vídeo que lo encabeza. Se titula "Recibe Servicio" y presenta unos lentes que deberíamos tener puestos todo el tiempo. Espero que lo disfruten.

Presente en este día, El Batichico.

1 comentario:

MATEO dijo...

SUERTEª!