viernes, abril 17, 2009

Michael Jackson - Earth Song

Un hermoso clásico para nunca olvidar...
que se lo piensen.

que se lo sientan.


Feliz día de la tierra a todos mis terrícolas les desea
El Batichico.

viernes, abril 10, 2009

"Las Vías del Conejo Blanco"


Es el colmo. Me hago llamar "El Memorioso" y me sorprendieron en el olvido de un concepto fundamental en mi vida, en mi misión...
Por azares cotidianos, la muerte de mi coneja o lo que sea olvidé seguir al conejo blanco...

Hace un par de horas mi amiga Martha, en medio de su despedida me dijo: -Yo seguiré mi conejo, espero que hagas lo mismo con el tuyo-, y entonces recordé a ese roedor de ojos color rosa y pelaje blanco corriendo hacia un bosque cercano.

Ahora entiendo algo más del extraño funcionamiento de El Batichico. Cuando todo parece enredado, cuando encuentro mil caminos con mil señales que me indican mil vías, es porque he perdido de vista mi conejo blanco. Debo, entonces, enfocar mi atención en su pista y seguirlo. Hablo de seguirlo sin cuestionar, seguirlo de corazón y corazonada, no de mente ni demencia.

Ahora entiendo que ha pasado a mí alrededor con ese personaje que decidió dejarlo todo, su familia e hijos por seguir al amor de su vida. También entiendo cómo mi amiga decidió vivir la oportunidad de una ascenso laboral en otra ciudad, entiendo a ese personaje que volteó su mundo por un viaje a centro América... ahora entiendo por qué mi conejo blanco me ha hecho soñar tantas veces con mi primo que vive en Bogotá, por qué el pequeño roedor ha estado comiendo sus zanahorias sobre los papeles de "Esa maestría" en especial...
mi conejo me guiña su ojito color rosa y me sonríe. Me seduce a seguirlo a través de mí mismo, de mis temores, concepciones, sueños y tragedias, me invita a romper mi propia seguridad y a abandonar esta "vida normal, con un trabajo normal, sueldo normal y vida normal" como dijo mi amiga Milena, para atreverme a ser un poco más quién soy.
Mi capacidad creadora necesita un estímulo esencial, un ambiente propicio para crecer y propagarse. En esta tierra que habito hoy no ha sido posible. ¿Quién me garantiza que en otro lugar está ese terreno abonado?... confío plenamente en ese orejudo de pelaje blanco que me sonríe con picardía cada vez que lo veo perderse por una esquina...


Pase lo que pase, cueste lo que cueste, Yo sigo al conejo blanco, ¿y Vos?


Preparándome para una gran aventura, El Batichico.