miércoles, octubre 20, 2010

"Cuando lo veo"

Como hoy.
Mamá se detuvo a conversar con una amiga. 
La sorprendió con la nariz en un libro. Custodiaba la entrada a un edificio en el centro. Mujer mayor. Unos pocos dientes en su boca. Hablar rápido. 
Las dos mujeres se encerraron en su conversación. Me apoyé en la pared del vecino. Restaurante. Olor a queso. Olor conocido. Pandebonos en el horno. Asesinos del hambre en la tarde de un caleño. Me quise ir. Aprovechar la tarde y no estar ahí. 
De regreso a la conversación escuché, el hijo de la señora estaba en la cárcel. Desde la pared del vecino la seguí con atención. Hablar rápido. Boca con pocos dientes. Mujer humilde frente a las injusticias de unas leyes de mierda. A los bandidos de verdad no los cogen. Algunos hasta los nombran embajadores o presidentes. Los días de encierro han pasado. Los sueños permanecen. Un anhelado abrazo de madre. Una impotencia que se me hizo insoportable. Un milagro: ella no paraba de sonreír. 


Sonreí a la distancia con ella. Es en esos breves instantes donde sé que Él está ahí. Con ella, sonriendo y haciéndome sonreír. Le agradecí en silencio por la lección. Le pedí que siguiera con ella, que esa madre lo necesitaba más que yo por estos días. 
El resto de tarde fue hermosa para mi. Recibí muchas sorpresas. Pequeñas dosis de felicidad. Consentido. Sé que ella también lo fue, y lo será. 


El Batichico.






1 comentario:

MAREÑA dijo...

Oye amigo deberías buscar el taller de Renata(Red nacional de talleres d electura y escritura) de Mincultura, pues tienes dotes de escritor o almeos te gusta, yo estoy asistiendo a uno acá en Cali, en Casa Lectura y es extraordianrio, el otro mes comienza un taller virtual, yo te aviso.

un abrazo