jueves, abril 14, 2011

day 06 - a song that reminds you of somewhere





Esto es para los que no lo conocen. Es para vos.
Esta canción me recuerda más que un sitio, el lugar donde está mi corazón. Mi casa.  
Mi departamento es un Valle. Algo así como el Valle encantado de Pie pequeño, pero más bonito. Cuando llego en avión veo como las cordilleras quedan atrás y le abren el paso a un valle que se extiende en el fondo. Lleno de verdes, cultivos, ríos y más verde. 

Esta es mi tierra bonita,
mi tierra preciosa,
mi Valle del Cauca. 

Mi Valle tiene diferentes pisos térmicos, diferentes climas. Desde mi ciudad se puede llegar en pocas horas al mar, a la montaña fría o a una reserva natural. Mi departamento huele a dulce. Si no me creen, pregúntenle a cualquier visitante. Mi Valle está lleno de sembrados de caña de azúcar con el que hacen toda clase de dulces... mi favorito: ¡El Manjar Blanco!

La variedad también se encuentra en su gente. Mientras te acercas más al centro de mi valle, en municipios como Buga, Tuluá, Palmira, te encontrarás con personas que hablan el "valluno" (dialecto de mi región) más marcado. Aquí nos voseamos con calidez. En el valle nos tratamos de "vos", y si se tiene una distancia se usa el "usted". Así, vos sos bienvenido. Si te quieren llamar te dicen "mirá ve", "oíme" y al final de las frases se empata con un sonoro "oís".
Si se enojan con vos te dicen un "vos si sos". Aquí no nos mareamos, nos ponemos "zurumbáticos".
Si te vas hacia el norte (hacia Restrepo, Trujillo, Cartago), encontrarás un acento valluno más fusionado con el paisa, aunque hay quienes lo nieguen. Esta zona es montañosa y cuenta con sembradíos de café. Y si te vas hacia el occidente, en Buenaventura, dónde está el mar y se pueden ver las ballenas, encontrarás la fusión con los dialectos afrocolombianos. 

Cada municipio tiene su encanto. En Buga, por ejemplo está el Milagroso. En Roldanillo el museo del Artista Ómar Rayo con sus laberintos geométricos. En Cartago las tejedoras de bordados, en La Unión los viñedos, el Museo de la Caña de Azucar en El Cerrito, en Ginebra el inigualable Sancocho de Gallina, en Sevilla el festival Sevijazz, en Yotoco la reserva natural, en Yumbo la capital industrial del Valle y muy cerca está mi sonado Mulaló con sus secretos negros¡En Toro consigo los mejores Cuaresmeros de Colombia! (receta aquí), en Darién el Lago Calima y las raíces de mi amigo Luis-O


Al centro Tuluá,
Buga que es miel
al norte Cartago y Obando
Buenaventura en el mar.

Cerca a Palmira: Florida
Amaime, El Cerrito
un pueblo andaluz. 
Pradera junto a Candelaria,
Ginebra, La Paila, El Dovio y Zarzal.

Sevilla, Cachimba, Restrepo,
Versalles, El Cairo, Guachín de Ceila
Roldanillo, Bugalagrande
Dagua, La Cumbre, Yotoco, El Salao

Por Yumbo se mete uno a Vijes,
cerca a la montaña está Toro y la Unión,
y cómo olvidar La Victoria, Darién, Caicedonia,
Anserma y Guacarí.


Estos son sólo algunos municipios. Volviendo un poco a la canción del día, me acerco a mi parte favorita:

Y entrando al sur por Jamundí:
Valle del Lilí dominando el plan...
Ay mi Cali.


No te imaginás lo que siento al escuchar/cantar esta parte. Ese "ay mi Cali" me sale de lo más profundo, entre un lamento cargado de nostalgia y la contemplación que mi tierra me inspira. Cali es mucho más que mi ciudad, es mi casa, y mi Valle el paraíso que la contiene. Lo que continua de mi sentir lo describe muy bien el resto de la canción...

Esta es mi tierra bonita
que embriaga mis sueños
con tantos parajes
y al desprevenido horizonte
en cualquier momento lo vuelve paisaje.

Esta es mi tierra bonita,
jardín que brotó de la naturaleza.
Riendo entre dos cordilleras
que celosas protegen mi tierra preciosa.

Y quedó oliendo a café,
quedó sabiendo a guarapo
con rico sabor de caña
el Cauca dejó la montaña.

Dando vida a mi tierra bonita,
dando nombre a mi tierra preciosa.
Que te abre el corazón,
que hoy se convierte en canción,
olvidando tu dolor,
coplasmando su verdor,
junto con los rayos del sol,
llamando a todos la atención.

Motiva mi inspiración,
esa mujer canela que das,
tal si fuera Santa Ana,
mi mujer vallecaucana.




Esta canción tiene algo particular: alguna vez leí que la escribió un extranjero que llegó a mi Valle y se quedó hasta el fin de sus días. Tenés que conocerlo, mi Valle es inspirador. Y si venís, no te olvidés que aquí tenés un anfitrión que te espera con los brazos y las puertas de mi casa abiertas,
El Batichico.
(aquí está la canción original, no dejen de escucharla)


-Para vos que sos de aquí-
-Y para vos, que invito a venir-




No hay comentarios.: