lunes, abril 25, 2011

day 13 - a song that is a guilty pleasure

Había un momento en la tarde, después de las 5pm cuando el tiempo parecía detenerse.
A merced del implacable calor de la ciudad, y en un punto donde el viento no corría pedíamos pandebonos, empanadas y coca cola a domicilio. 
El pedido llegaba. Las plumas blancas se iban. Algunos miembros de mi equipo quedábamos en una oficina con computadores y muchas ganas de un pequeño descanso. 
Coincidíamos en espacios en torno a la comida y al youtube, y cada uno hacía su lista de clásicos a interpretar... se abría el karaoke.

Este no era un karaoke cualquiera. Era uno especial. Las canciones elegidas tenían un peso, un significado. Resultaban ser liberadoras y se interpretaban a yugular abierta.
La lista iba desde bandas sonoras de películas de disney, pasando por los grandes clásicos del rock anglo y en español, hasta Rafaela Carrá y Pimpinela. Parecíamos los de Glee. Todo lo cantábamos, incluso llevábamos esta banda sonora a otros espacios diferentes. 

Esta canción era una de las más sonadas. En el video que presento se ve una interpretación muy cercana a la que le dábamos. Me genera un placer culposo porque ella guarda el secreto de lo que hacíamos en nuestra cofradía cuando la Sra. DeVil ya no estaba ahí. 
Era un compartir. Un espacio de liberación entre tanto que nos tocaba a diario. Con ella reímos, dedicamos, soñamos, planeamos, reímos mucho más y compartimos. Esta canción me hace sonreír al recordar todo lo vivido ¡Extraño a mi gente! 
El Batichico.


-Post dedicado a mis compañer@s, con quienes "no había talento pero sí pasión por el canto""-
-106-


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajaja. Me encantó lo de "a yugular abierta". Tenés mucho talento muchacho... no dejés de escribir!!!

Anónimo dijo...

31 Minutos!!! No olvidaré mi primer encuentro con ustedes...Bailan sin César!! Bailan sin César...Hasta que aparezca César y lo arruine todo!!

Andrés Eduardo Pío Chicué Sónico dijo...

Me gusta mucho 31 minutos!!!... gracias a los dos por escribir.

Anónimo dijo...

Me abriste el baúl de los recuerdos con ese blog... Qué maravillosos momentos los q tuvimos la oportunidad de compartir...!!!
Mafe

Anónimo dijo...

No solo se detenía el tiempo .... además nos permitía vivir los grande éxitos de otras épocas y de otras generaciones cual si acabasen de ser divulgadas por los mejores D.J. de nuestros días.

Qué importaba el calor ..! ! !

... qué importaba el remedo de brisa que burlonamente se paseaba por las astas del ventilador viejo y de su ayudante pero igualmente inútil ventilador nuevo ... ! ! !

Ni siquiera importaba que estos chécheres se hiciesen sentir más que por su viento, por su ruidito blanco.

Lo más importante es que a las 5 de la tarde, antes de que llegaran la coca cola y los pandebonos, siguiendo a las plumas blancas, también se iban con el beneplácito compinchero de quienes quedábamos, algunos grilletes sociales, dando rienda suelta a todas las canciones que en algún momento han calcado nuestra colección de emociones ...

En la puerta de la oficina, después de poner la clave, que al mismo tiempo representaba poner los grilletes sociales, nos transformábamos en personajes ecuánimes, centrados, serenos ... que paradójicamente salíamos de jornadas laborales complicadísimas con una sonrisilla pícara en el rostro.

Yo extraño también a mi gente ... ! ! !

. i