viernes, abril 29, 2011

day 16 - a song that you used to love but now hate

Tuve la sensación. Amé la canción desde que le dije mucho gusto, acabo de escucharte y me gustaste. 

Septiembre del 2009. Trabajaba 8 horas diarias, compartía con mis compañer@s de turno, me postulaba a la maestría, escribía, escribía El Zoológico de Cristal, escribía en el blog, planeaba mi vida en Bogotá. Amaba y era correspondido. Los días eran amables. 
Mi amorcito puso esta canción como ringtone y con cada llamaba tarareábamos la melodía.
De un momento a otro comencé a notar unas llamadas extrañas. En resumidos traumas esta canción era la que sonaba cada vez que llamaba el australiano-mamífero-semiacuatico-agente-peludo-pie plano perfecto para pelear mejor conocido como El Ornitorrinco.

Entonces odié la canción. Como el perro de Pavlov me condicioné a ella. Por un tiempo, al escucharla podía sentir como la bilis se rebosaba de mi hígado sobrehumano, saltaba a la sangre y me hervía en las venas. Pensaba en el ovíparo venenoso. Veía rojo. 

Esta canción la amé y la odie. Lo segundo con más intensidad. 
En una noche de octubre tuve un presentimiento. Después de ser partícipe de cierto show mencionado en el día 5 de esta serie sonó esta canción. La discoteca colapsó. Me dejé caer. Me dejé arrastrar por la efervescencia del colectivo. Sentí el disparo. Moví el cuerpo. Giré y giramos. Abracé a LMM y a mi amorcito. Para mi fue un gran paso hacia la reconciliación. Para ser sincero la disfruté. 
El Batichico.


No hay comentarios.: