jueves, abril 14, 2011

"Mientras esperaba el avión"

Escribía sentado en la sala de espera del aeropuerto con el computador en mis rodillas y los ojos en la pantalla.
De pronto un rugido en el corredor del fondo llamó mi atención. Por un extremo vi aparecer a la mujer cheetah. Corría con ferocidad zarpando a cuanto pobre desprevenido no lograba apartarse de su camino. Saltó sobre los hombros de un hombre y con sus pies torció su cuello. Soltó el cuerpo y continuó su carrera. La perdí de vista cuando abandonó el corredor grande para internarse en uno más pequeño.
La seguía la mujer maravilla. Volaba en la misma dirección ondeando su laso de la verdad. Lo arrojó. Vi como el laso se tensó y tiró de él, con la mujer cheetah atada del otro extremo. La capturada cayó de culo en el suelo a unos cuantos metros del hombre desnucado. La heroína aterrizó junto a la mujer cheetah y le dijo algo que no escuché. La cheetah rugió llena de ira. Después la mujer maravilla se disculpó con los presentes, habló con los policías que llegaron y custodió a la villana hasta la salida del corredor. 
Suspiré aliviado. Pudo ser Giganta, Dr. Poison, Vándalo Salvaje o Circe (con transformación en cerdo a los hombres incluida), en todo caso algo peor.
Regresé la atención a la pantalla. Escribí otro poco y al bajar un poco más la vista descubrí que alguien me estaba hablando por el chat. Me preguntó por qué no le respondía.
-No me lo vas a creer- le escribí.  

El Batichico.





No hay comentarios.: