viernes, mayo 06, 2011

day 18- a song that you wish you heard on the radio


En el principio fue la palabra, luego la fragmentación y la reorganización del mundo. 
Estuve solo en el paraíso y vi que no era bueno. Palpé mis costillas, elegí una para sacarla y crear con ella una compañera, pero la hemofilia me lo impidió ¿quién detendría el sangrado?
Entonces tomé los animales del paraíso y los nombre uno por uno. Benglo, el tigre blanco. Centella la cheetah. Amy Lee la paloma. Klaus el mapache. Corvus el cuervo. Gary Kusanagui el rinoceronte, y a los demás... 
Cuando terminé con todos descubrí otras dos islas cerca a mi paraíso. En una vivían animales prehistóricos:  impresionantes dinosaurios y colosales mamíferos de grueso pelaje y largos colmillos con cuerpos adaptados a las bajas temperaturas de las montañas. Y en la otra isla encontré animales fantásticos: dragones, grifos, basiliscos, pegasos, dragones y otros que no reconozco. A todos los nombre. 

Luego de conocer a todos estos seres comencé a escribir sus historias. Los años pasaron y fui feliz. Sin embargo sentía que algo me faltaba. En sueños este sentir me era confirmado. No era suficiente con ser el encargado de un reino habitado por criaturas maravillosas. 
Fue así como en una mañana lo descubrí. Algunos animales que habían salido del paraíso regresaban con pareja y familia. Con el tiempo los hijos crecían y se marchaban, los padres quedaban juntos para hacerse compañía en el verano, ver las hojas caer en el otoño, darse calor en el invierno y ver sus hijos crecer en la primavera. Comprendí qué era lo que me faltaba.

Ninguna criatura fue echa para estar sola. El mosquito y la mosquita, el jirafo y la jirafa, el mamuth y la mamutha, Efraín y María, Noé y Rebecca, Bella y Bestia, Willow y Tara, Clark y Louis, Kurt y Blaine, Obaba y Michelle, John y Yoko, sólo faltabas vos en mi historia. 

Alguien me dijo que alguna vez estuvimos juntos. Eso fue antes del origen del amor. Después fue la palabra, luego la fragmentación y la reorganización del mundo. Entre estas tres últimas nos perdimos. 

Los años pasaron, te encontré por fuera de mi mundo y te reconocí. Platón lo dijo. Esta canción lo narra. Ese dolor que está bajo mi alma lo confirma. La última vez que te vi estábamos partidos en dos. Tú me mirabas, yo te miraba. Tú tenías algo familiar pero yo no podía reconocerte. Tenías la cara cubierta de sangre y yo tenía sangre en mis ojos. Pero podría jurar por tu expresión que el dolor que había bajo tu alma era el mismo dolor que se escondía bajo la mía. Es ese dolor, que corta en linea recta el corazón lo que nosotros llamamos amor. 

Yo puse mis brazos alrededor tuyo, y tus brazos me envolvieron, intentando volver a estar juntos... estábamos haciendo el amor.

Después de eso te di la bienvenida a mi mundo y entre mis letras escondí la llave de la puerta para que nunca puedas encontrarla y salir. Hoy me alegra ver que tampoco te importa saber dónde está. 

El Batichico.  

-Para mi otra parte-
-Y para las partes que aún se buscan-


The Origin of Love- Tomado de la película Hedwig and the angry inch (RECOMENDADÍSIMA)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Qué nota!!