miércoles, junio 01, 2011

day 24 - a song that you want to play at your funeral


A veces hay que tocar el tema. No es para que estés triste, ni para ver tu dolor
Como la Tía Cecy de Bradbury me condené a vivir en tus comisuras cada vez que sonríes. En esos ojos de muñeca. En la miel de tus pupilas. En la historia que buscas en cada persona que se cruza en tu camino. 

Desde niño asumí que era sujeto de muerte. Era un chiquillo algo "particular". En mi infancia escribí varias cartas de despedida a las que titulaba como "testamentos", donde dejaba mis juguetes a quien sabe quien, creo que a nadie, dejaba mensajes a algunas personas e insultaba a mi profe de cuarto de primaria. Solía escribir estas cartas cuando sentía a Thanatos cerca. Varias veces lo hice. Varias veces las rompí. Luego le perdí miedo al Sr. Silencioso. Conocí tus ojos y como un Expecto Patronus tu luz alejó la sombra. 

Supe que sería inmortal mientras viviera en tu corazón. Ahí me metí sin que te dieras cuenta y sin tu permiso decidí quedarme para siempre. En ese orden, si en algún momento te diera un infarto, primero moriré yo. Me hice un camarote entre tu diastole y sístole. Aprendí el camino para visitarte en sueños, y si no me quieres ver, también aprendí el camino hasta la puerta de tu hermana. Ella me sabrá dar razón de tu aliento. 


Tengo un pacto de sangre con los símbolos y a través de ellos regresaré cuando me quieras ver. Cuando me necesites. Y cuando no, también sabrás que hacer con esos Horcruxes. 


Ma Belle Evangeline, si me voy antes que vos quiero que sepas que desde que te conocí estoy condenado a esperarte en algún lugar para que brillemos uno al lado del otro. Claro, si querés.
Y cuando pase la pena quiero que te pongas un vestido bonito, de esos bien ceñiditos, que te quede apretaíto, y salgas a la pista de baile. Por favor, que sea en Juanchito donde sabés, se baila arrebatado. Desde ya buscaré una modista que te sepa coser. 

Cuando me canse de ser egoísta, volveré a querer que seas feliz. Entonces me haré a un lado en la memoria y con una sonrisa me sentaré a ver como te encaminas en busca de alguien más. Sabes. Te seguiré cuidando. Me encargaré de quién tenga malas intenciones con vos, le jalaré las patas a quién te decepcione y me apareceré con lo peorcito del inframundo en el camino de todo aquel que juegue con tus sentimientos. Me conoces. Si en vida fui capaz de tanto, siendo invisible seré capaz de más. Cuando des con alguien que merezca tu corazón haré lo posible por proteger esa unión. Si te da por casarte, en el momento que me pidas distraeré a San Pedro y evitaré que llueva. El sol es mi promesa. 

En este conteo no podía dejar de lado a otra de mis cantantes de corazón. De Mercedes Sosa la canción que mis símbolos te escogieron, por si me voy antes que vos.
En todo caso, es un milagro de amor. 



"Si me voy antes que vos"

Si me voy antes que vos
si te dejo en estas tierras
no te asustes de la noche
que en la noche vivo yo.

Si me voy antes que vos
si es así que está dispuesto
quiero que tus noticias 
hablen del aire y del sol.

Quiero que siempre recuerdes
lo que dijimos un día
que cada vez que te ríes,
río conmigo mi amor. 

Y no te olvides de algo
que se adivina en la vida
y es que la vida misma
es un milagro de amor. 

Si me voy antes que vos
y visito tu silencio
no es para que estés triste
ni para ver tu dolor. 

Quiero decirte mi amor
en estas torpes palabras
que cada vez que llores
lo sabrá mi corazón. 

Y no nos encontraremos
pues siempre estuve a tu lado
hacia dónde y hasta cuándo
esas son cosas de Dios.

Y no nos encontraremos
pues siempre estuve a tu lado
siempre aunque me vaya antes
es un milagro de amor.

Jaime Roos, Mercedes Sosa. 




1 comentario:

Anónimo dijo...

Lloré y todo, y mucho!
Sí, si quiero que me esperes si eso sucede