domingo, junio 05, 2011

day 25 - a song that makes you laugh

"La ves venir y crees que es el diablo pero al llegar tendrás que admitir que en gran error estás, pues ya de cerca ves, que Cruela es mucho peor que satanás"


Esa tarde entró por la puerta, como en el vídeo. Acalorada, venía de una actividad navideña con niños de escasos recursos. Habló de lo caótico que fue el momento en el que se entregaron los regalos y de pronto dejó caer la bomba que la condenó: "(los niños) parecían cucarachas, salían de todas partes. Me provoca bañarme" y terminó con un gesto de repulsión en su rostro y agitando sus brazos como si quisiera quitarse esos insectos de encima. Nadie le dice así a los niños en mi presencia y sale impune de eso. 

Ese cuerpo delgado y estirado, esas facciones, ese cabello, esa forma de mirar, esas muecas al hablar, esa forma de ser, ese porte de diva de cine animado setentero, ese tono de voz cargado de un doble sentido hostil, esos movimientos sólo podían inspirar a un personaje: Cruela De Vil ¡Dios, debería demandar a Disney por usar su imagen sin permiso!

Era nuestra cordura o imprimirle un poco de humor a la tensa relación que teníamos con la Sra. De Vil. Y fue cantando esta canción, riendo e imaginando como sobrevivimos a la querida "Cruelis".

De pronto, en el lugar que compartíamos todos los chistes tuvieron algunos elementos en común: el número 101, la mención de los abrigos de piel (incluyendo los de prepucio), un miedo por exponer las mascotas a la vista de esta Sra, y otros elementos que no revelaré para proteger la identidad de la respetada diva del cine animado. 

Dogmática. Doble. Amante de las relaciones por conveniencia. Poco confiable. No exagero. La tipa en realidad era siniestra. Llegó incluso a proponerme una alianza en contra de una amiga para sacarla. Aquí agrego: además de malvada era bruta. Sus demás fechorías eran por el mismo estilo de turbiedad. Eso si, el domingo no faltaba en la iglesia, no me la imagino como...

Al principio me costó creer que existiera alguien así. Tras poco tiempo de conocerla me convencí: los villanos de Disney no son del todo personajes de ficción. 
Después de presenciar sus acostumbradas acciones, a la Sra. interpretaba con gran sentimiento y ante la risa de propios: 



-Post dedicado mis dálmatas-








1 comentario:

Anónimo dijo...

Jejejejeje... nunca olvidaré esa época... como logramos sobrevivir ante esta Cruela... y lo peor es que también era coqueta, se moría por los atributos de un compañero por allí... jejejeje... pero al final creo que ganamos más nosotros que ella... siempre me he preguntado, aquella que inspiró el personaje se daría cuenta que dibujo animado encarnaba?