miércoles, junio 08, 2011

day 28 - a song that makes you feel guilty

Entre aquello a lo que temo, temo hacer daño. Me refiero a las personas a las que amo. 
Creo que el origen de la relación que hago con esta canción nació en un sueño. En él, me desperté y me senté en la cama. Había dormido junto a mi amorcito. Eché un vistazo detrás de mi y encontré un charco de sangre en el lugar en donde estaba mi cuerpo. Me asusté al pensar en el momento en que mi amor se despertara y se encontrara con eso. 

Luego escuché esta canción. Ya la conocía, pero después de este sueño tomó un sentido diferente. Ahora el fantasma de sangre azul no sólo estaría conmigo y con mi familia. Alguien más tendría que aprender a vivir con él. 

Vale. No me quedé quieto. Le di el tratamiento que le doy a lo que le temo. Huir no fue una opción. Tomé lápiz, papel y salté a su boca. Regresé de enfrentarlo ya sin miedo y con algo de culpa. Odio esa culpa que habita junto al fantasma con ese sabor a hierro que me deja en la boca, con ese dolor punzante bajo mi piel, con esos planes que arruina tras cada aparición. 

Culpa. Poco dejo que me visite y cuando logra colarse a mi casa la dejo pasar, la invito a sentarse, le ofrezco algo y la escucho. Es más lo que la escucho que lo que dialogamos. La dejo llorar y desparramarse. Al final la ayudo a ponerse de pie y la veo alejarse desde mi puerta. 
Ella me habla de los seres vivos que aguantan hambre en este momento, de los animales y los niños desamparados, de la pobreza, de Chernobyl, del tiempo que no paso con mis seres amados, ¡¡¡de estar lejos de mis sobrinas y no verlas crecer!!! de todo aquello que me impongo por ser-humano. Es demasiado. Me basto y me basta con mi propia culpa y todo aquello que está bajo mi control. Regreso al tema de mi sangre. 

Ando en la búsqueda de "qué hacer con esta culpa". Por ahora busco su rostro y un nombre más preciso para llamarla. Desconozco ambos y para ser justo odio la desventaja en la que me veo frente a ella. De lo único que estoy seguro es de que esta culpa tiene una Daga en su mano. Tal vez mi inconsciente siempre lo supo, quizás por eso me inventé a Gary Kusanagui*.

Y a vos te lo dije una vez y te lo repetiré cada vez que sea necesario: no me importa el problema, me importa la solución (min 1:00). Ya veremos como resolveremos la llegada del Sangre Azul cuando nos visite en nuestra casa. Algunos días me verás sangrando. Son más las veces en las que me verás sonriendo. No me importa sangrar unos cuantos momentos cuando soy feliz a tu lado todo el tiempo. Por las venas de mi corazón te amo tanto.



Letra y música de Gerardo Enciso, "Daga"

*Personaje de la segunda parte de Los Guardianes del Animarium: El Zoológico de Cristal. Ya tendrán tiempo de conocerlo... 



No hay comentarios.: