jueves, junio 09, 2011

day 29 - a song from your childhood

-Si no has leído antes el día 28 ALTO AHÍ. Lee en orden-

Houston, prepárate para uno de mis rayones más marcados. 
Eligiendo la canción para este post encontré algunas que me fueron imposible dejar de mencionar. De la primera sólo diré que los recuerdos son gratos. Me evocan a las mañanas de los sábados frente al Tv, cerca de las nueve de la mañana y con el desayuno servido frente a mi. 

Quien recuerde de qué serie era esta canción se ganará un Duende Mágico MUY necio y con la capacidad de cumplir un deseo que se mantendrá vigente hasta el momento en el que caiga el sol en el horizonte. Les prometo muchos problemas que durarán por un día. No olviden mantener limpio el arenero que habite el duende y tener muchas llantas para alimentarlo.  ¡¡¡DON´T STOP THE MAGIC!!! 



***

Mucho antes de los súper héroes todo comenzó como unos cuentos que mi abuela leía en su cuarto. Era muy niño. Recuerdo que comprábamos estos cuentos por entregas. Junto a unos de estos venían figuritas de los protagonistas, en otros botones o stickers, 26 en total. Me quedé con las figuras, los demás obsequios se los regalé a mi abuela, ahora entiendo, a manera de retribución. Ella los colgaba en su cuarto. 

Seguí la historia de estos personajes también por la Tv. Y lo que comenzó como un cuento terminó en un concepto al que recurro con frecuencia, y que suelo compartir. Doy fe de que Swift siempre llegará a ayudar a quien lo necesita, lo he comprobado en todos estos años. Si alguien quiere conocer este intuitivo personaje y se perdió de las pistas que seguí para llegar hasta él, lo podrá encontrar en este libro




¡No podía hablar de esta serie sin mencionar a su personaje principal! Su amor por los animales, su entrega a la naturaleza como forma de vida, su enorme respeto a todas las especies, su vida misma como inspiración simplemente me marcó.

Recuerdo que de niño solía decir que cuando fuera grande quería ser safari, papá y duende. Con esto último quería decir que deseaba ser un Gnomo como David. Me imaginaba en un recorrido por el bosque, la selva o el océano, viendo animales en su hábitat, con un hijo o hija y viviendo en una casa en un árbol con mi sombrero puntiagudo, rodeado de muchos animales nobles y curando otros tantos con gran dedicación.
De David quizás también heredé los hábitos nocturnos y esto de acostarme a dormir cuando la luna se va (he aquí el origen de mi acostumbrada referencia al respecto). La dedicación por los cuentos, por los animales, por la naturaleza, por la literatura infantil. 
Gracias a él aprendí y ahora amo el beso gnomo. Ven y frótame la nariz. Acércate más. Silbo a mis amigos, recurro al zorro Swift cuando tengo problemas. Dios, ¡todavía quiero ser un gnomo! 




***
Alquilé esta película cuantas veces me fue posible. Dañé varios casetes de tanto ponerla en el Betamax. En mi casa supieron disculpar que la viera todo el día y que cantara sus canciones a rugido de león corazón valiente. 

Cariñoso. Valiente. Luminoso. Amable. Gentil. Enorme. Leal. Noble. Travieso. Cortés. Veloz. Glotón. Con buena estrella, y sobre todo sin miedo de mostrar tal como es, mi corazón se quedó con algo de la serie a la que pertenece esta canción. 

A veces pedía la ayuda de estos personajes cuando me veía frente a un problema que no podía resolver. Contaba cuatro, tres, dos, uno y miraba al cielo. Me fijaba en las nubes. A veces creía verlos en sus carros, o fantaseaba con ver las cúspides de sus castillos. Esperaba verlos llegar desde un lugar del firmamento: rápidos, brillantes, como un fuego artificial.
Tenía claro que sabía soñar y que podía enviar mi deseo por el aire, como una señal, que ellos me darían su mejor respuesta ¡Juro que todavía voy en un avión y me asomo entre las nubes!
Sabía que si los necesitaba ellos estarían ahí para mi. Curioso. Años después la Dama del Oráculo me dijo algo parecido. Ahora entiendo que ese es un mensaje común entre quienes tienen la esencia para curar y que yo necesité de ambos por alguna razón.  
Mi propósito es lograr se un curador al menos parecido a ellos, a la Dama del Oráculo. Hablando de razones, por alguna estudié psicología, escribo y trabajo para niños y niñas de todas las edades... 


"Ya sea en el bosque o en la tierra o entre nubes de algodón, no hay gran diferencia porque tu hogar está en tu corazón". Que bien me llega este fragmento en este momento.
De mi película favorita cuando era niño, mi canción favorita: 




***
Todo era frío, sin vida y tenebroso cuando de pronto conocí esta canción. Para presentar esta tengo un invitado muy especial. Se trata de un amigo de toda la vida, Blogger y hermano del alma; Julián (no dejen de visitar su blog). 
Fue en tercero de primaria, después del Big bang. Un musical en el salón y para todo el colegio. Julián fue gusano, yo conejo. Mi primera obra. El teatro oficialmente llegó a mi vida. 

A Piero ya lo conocía. Un par de veces el Pelirrojo me vio interpret-payase-ando la Sinfonía Inconclusa en la Mar, con guitarra en mano. La canción presente simplemente me parece hermosa y por tal razón ya la compartí con mis sobrinas.  
Lo particular de esta canción es que cuando se la publiqué a mi cuñada, con dedicatoria en el muro de su facebook sentí que transmitía un legado más profundo a mis sobrinas. 
En esta canción sentí una carga fuerte de mi infancia y esa sensación me gustó. Me di cuenta de que toda la magia que viví, la puedo compartir a través de símbolos que cargué con anterioridad. 

Esta canción parte de mi infancia y me lleva a mis sobrinas. Siguiendo con el tema de la Creación, soy de los que piensa que si Dios hizo a las sobrinas para recordarnos que el amor es real, infinito y para cuidarlo con la ferocidad de una hembra velocirraptor alfa, los tíos nos hicimos para malcriar con desfachatez. Ya tendré tiempo y un post para desplegarme hablando de este par de luceros. El amor que tengo por ese par de cielitas me supera.


Para ellas y para nosotros, la Creación, de Piero: 




¡Y que nadie pregunte por qué escribo para niños y por qué amo mi infancia!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hace años que no escuchaba esa cancion de la pelicula de los ositos cariñositos. me pasarias el video porfavor?

Andrés Eduardo Pío Chicué Sónico dijo...

claro que sí... dame tu correo.
Tengo el vídeo y la canción en Mp3 en español latino y en inglés.