miércoles, junio 01, 2011

day especial 2 - Cometín


Cuando no sepas qué hacer, cómo curar al mundo, cómo llegar a tu destino, nada de nada, cuando no te queden fuerzas, recuerda esto. 

Esta noche me preguntaste qué hacer. No te lo diré. En cambio te recordaré aquellos secretos que tu abuelita escondió en un baúl y más vale nunca olvidar. Cuando la cabeza no de, cuando las piernas no respondan, cuando las tripas enmudezcan, cuando el corazón se detenga apunta tu mirada al cielo. Encontrarás la respuesta en la segunda estrella a la derecha. Ve hacia ella y después vuela derecho hasta la mañana.

Si acaso quieres volar, 
piensa en algo encantador,
como aquella navidad
en que viste al despertar
juguetes de cristal.
Volarás, volarás, volarás.

Si goza tu corazón
por los cielos viajarás,
y en tu vuelo de ilusión
a la luna llegarás. 
Y al verte tan feliz
volarás, volarás, volarás...

Por las nubes te sentirás
libre de tribulación
y en el mundo de Nunca Jamás
todos tus sueños lograrás.
Sentirás renacer la ilusión.

Piensa en tu infancia feliz,
tu niñez vuelve a vivir
y en tu alma una canción
de alegría llevarás.
La gloria alcanzarás.
Volarás, volarás, volarás, volarás, volarás.

Te detendrás en una isla en medio del mar. La reconocerás porque tiene un barco en la bahía, una laguna en el centro que desemboca por canales al mar, una aldea de indios y una comunidad de niños perdidos. Si te detienes a nadar entre las estrellas ten cuidado, no escuches la sirenas, son un dulce naufragio que te enamorará. 
Por lo demás ve tranquilo. Las hadas te sabrán guiar, los niños te pedirán que les cuentes un cuento (más te vale que te sepas unos cuantos, de lo contrario no tendrás escapatoria) y si crees en el poder de los pensamientos felices y el polvo de hadas, Peter Pan tal vez te invite a volar alrededor de Nunca Jamás. 
Si te quedas en tierra no importa. Ya habrás llegado hasta ahí y eso es lo que vale. Tendrás de nuevo muy poca edad, la imaginación de un pequeño dios y la voluntad de un súper héroe dispuesto a derrotar a los piratas más viles. 

Disfruta del viaje y regresa pronto. Te necesitamos de regreso aquí. Trae de Nunca Jamás al Cometín que dejaste ahí y a veces nos visita, entra por la ventana y nos comparte de su alegría. Cuando te pierdas en el bosque y los pájaros se coman las migas de pan que dejaste en el camino de regreso, cuando un lobo consiga engañarte, cuando las ratas invadan tu pueblo, cuando tus hermanos se conviertan en cisnes, cuando un troll te persiga, cuando te sientas el pato más feo de la granja, cuando un duende ladino te haga una apuesta, cuando los cuarenta ladrones te asalten, cuenta con el niño que vino de las estrellas y decidiste conservar. 

Vale que también llames con un silbido a Swift el Zorro. Conoces su nombre y la canción que lo evoca. Recuerda que si hay alguien en apuros, hay que llegar seguros, hay que ayudarlos sin tardar. 
Swift lo comprende todo, Swift sabe SIEMPRE el modo de adelantarse a los demás. Rápido como el viento, y sin tomar aliento va corre que te corre, sin descansar recorre el bosque entero hasta llegar. Casi no toca el suelo, siempre llega en un vuelo, y nada le podrá parar al zorro, Swift el zorro. 
Es un fiel compañero, sus patas son de acero, y en él se puede confiar. Al tiempo desafía, sin él jamás podrías, a todos ayudar

Swift el zorro también te ayudará. No dejes de silbar por él, llegará hasta ti donde quiera que estés. Las palabras de la que invita a correr con los lobos también te acompañarán y los gnomos del bosque (los que se acuestan cuando la luna se va, son siete veces más fuertes que nosotros y siempre están de buen humor) curarán tus heridas. 
Tienes las formas, tienes el poder, tienes el lenguaje, tienes la fuerza, tienes el valor, tienes la astucia, tienes la nobleza, tienes la chispa. La magia está de tu parte y el encanto de los cuentos te protege. No debes preocuparte, estás condenado a tener un final feliz. 

Cuando alguna hermana princesa esté perdida, cuando una madre reina llore, cuando un corazón tenga agujeritos, cuando los perritos quieran ser separados, cuando sientas la soledad de Rapunzel, cuando pierdas una bota caterpillar de cristal, cuando tengas que matar un gigante, cuando seas el más pequeño de tu familia, cuando el espejo se rompa, cuando un sapo te pida un beso, cuando una esfinge muy hábil te humille, cuando pierdas el buen genio de la lámpara más te vale abrir el libro y saltar a Fantasía de cabeza. Una historia interminable aguarda por ti sobre el lomo de un dragón de la suerte. Con Aurín colgando de tu cuello, de un deseo a otro llegarás hasta tu verdad. 

Cuando el rey de los monos te obligue a que le des el fuego, cuando el gato de Chesire se burle de ti, cuando un sombrerero te confunda, cuando un lobo derribe tu casa de un soplido, cuando una bruja te encierre en una jaula, cuando escuches de repente una sirena y no puedas olvidar jamás su voz, cuando un feroz dragón te rete a un duelo de muerte, cuando una reina pague por tu corazón, cuando Baba Yaga te asedie, deja que un hada madrina con peluca y mucha ¡Azúcar! te vista de colores. Llora sobre los huesos de la mujer esqueleto y vive el milagro que aguarda en "el legado" de una lágrima.


Cuando vuelvas a ser adulto y olvides los caminos a la magia mira más allá de tu cabeza y ve a tu sombrero de copa. Sigue siempre al conejo blanco. Sueña. Imagina. Juega. Ríe. Explora. Aprende. Pierde. Baila. Besa. Canta. Vuela. Cree. Crea. Curiosea. Es tú legado. Lo tienes en tus manos. Abre el libro. Cree en cada palabra que encuentres. Lee en voz alta y a manera de conjuro "Había una vez" y déjate llevar, deja que comience la historia...



-Al rubiecito SuperSónico que vino de las estrellas y se quedó para escuchar cuentos-









1 comentario:

Anónimo dijo...

:)