domingo, junio 19, 2011

Día 01 del reto 2 - Una canción de tu película favorita


Ya presenté mi película favorita en un post anterior. La pueden conocer aquí. En este post le daré oportunidad a otras películas que siguen en mi lista de predilectas y a sus bandas sonoras. 

Comienzo con mi gran favorita del año pasado y del género animado. Creo que está de más hacer la presentación de esta película y exponer las razones por las que la amo. Quienes la vieron me darán la razón. Hablo de Toy Story 3. Una película para los nostálgicos. Para los que vivimos agradecidos. Para los que amamos y tenemos a alguien especial. 


-Esta canción es para Jessica-

"Hay muchos que pueden ser más listos que yo, más nunca habrá quien pueda ser un amigo fiel, esto lo sabes. Los años pasarán, lo nuestro no morirá"



***
La vi cuando era niño. Me colé en la sala donde mis primos mayores veían esta película con sus amigos. Recuerdo que hubo quienes se  opusieron a que la viera. Otro dijo: déjalo, no la va a entender. Quien dijo esto falló. No sólo la entendí. Me fascinó.
Recuerdo esta escena musical con mucha fuerza gracias al momento que vivía cuando la vi.   Momento que me valió para escribir este relato y otros tantos con algo de veneno. Me sentí plenamente identificado con ella y desde entonces enmarca mi pelea con ciertas instituciones y figuras: Estoy en contra de aquellos que hieren a los niños. Esos asesinos que con sus motosierras y dogmas cercenan la espontaneidad y canalizan las corrientes del pensamiento. 
Aclaro, no todos los profesores, no todas las instituciones son así. Tengo la gran fortuna de conocer una mayoría que salvo de esta infame lista. A quienes no, aquellos que nos venden los moldes no tienen mi respeto. 

Un clásico que me es imposible dejar atrás. De Pink Floyd: The Wall, la canción Another Brick in the wall


Ojo a la letra.

***
¿Quién vigila a los vigilantes? se preguntó DC comics en The Watchmen y con la Liga de la Justicia en la saga del proyecto Cadmus. Comparto la idea de que el miedo por los héroes es real. Que la duda existe. Que los límites a veces son difusos. Que los humanos estamos en el medio, y con miedo. 

Me gusta esta peli por sus referencias humanas e históricas (ojo a estas en el vídeo) presentadas bajo la metáfora de unos superhéroes. Basada en una novela gráfica del mismo Nombre, The Watchmen expone dilemas que pocas veces se han visto sobre los superhéroes. Recomendada.
Por alguna razón me fue imposible cargar el video en el blog. Pueden verlo aquí.


***
"Educado" en un colegio cristiano resultó toda una herejía que me gustara tanto este personaje. Vamos con los por qués:
Grotesco, como las grandes figuras de su creador Tim Burton, Beetlejuice era un fantasma que aparecía tras una invocación. En ella se debía pronunciar su nombre tres veces. Era un espíritu desastroso, un antihéroe lleno de malos modales, negras intenciones y mala leche. Todo un modelo a NO seguir. 
Disfrutaba de asustar a las personas, su oficio era exorcizar a los vivos que molestaban a los difuntos. Vivía en una suerte de limbo. Su crueldad resultaba tan pasada como divertida. Poseía a los mortales. Se alimentaba de cucarachas. Era vil, grosero, sucio: desagradable de todas las formas posibles. A pesar de todo era carismático, encantador y compartíamos una afinidad bastante íntima: le tenemos miedo a los gusanos. 
Él es Beetlejuice: el origen de la locura y los tabues fallidos en mi infancia. 

Esta fue una de esas películas que me regalaron en el vídeo donde solía alquilar cada fin de semana. Al final terminé dañándola de tanto ponerla en el Betamax y en el "revovinador". 
De una de mis pelis de culto favoritas, presento uno de mis fragmentos más queridos donde unos fantasmas amateurs se apoderaban de los vivos en un fallido intento por obligarlos a abandonar su casa. 


El Batichico.

No hay comentarios.: