jueves, octubre 06, 2011

Día 13 del reto 2 - Canción con la que has conquistado a alguien.


-Enjoy-

Recuerdo que la conocí porque coincidimos en la defensa de una injusticia. Frente a la coordinación del colegio discutíamos a la par contra alguien y sólo cuando nos detuvimos logramos encontrar nuestros ojos. La vi a través del cristal de sus gafas, me perdí en ese par de ámbares. 
Después vinieron las largas conversaciones en los descansos, en la ruta siete del colegio, por teléfono en las tardes y en las noches. Fueron y vinieron las visitas, las salidas, los tamagotchis, las gomitas, las cartas (le devolví varias gracias a su maña ortografía *que desgraciado*), las peleas, el silencio y las reconciliaciones.

Los encuentros y desencuentros fueron muchos. Nuestra relación fue como el choque de dos trenes: el cruce entre dos temperamentos muy fuertes, almas incontenibles y defensores de causas. No entiendo como hicimos, pero no podíamos estar el uno sin el otro. 

Y entre tanto, entre el silencio que nos quedó después de una fuerte discusión, nos quedamos sin hablar. Fue esos días cuando sonaba esta canción en el radio de Julio (el conductor de la ruta siete) y a lo lejos, entre rostros de amigos, conocidos, enemigos, profesores y la acompañante que viajaban con nosotros, nos mirábamos un breve momento y nos decíamos sin palabras:

WORDS LIKE VIOLENCE
BREAK THE SILENCE
COME CRASHING IN
INTO MY LITTLE WORLD
PAINFUL TO ME
PIERCE RIGHT THROUGH ME
CAN´T YOU UNDERSTAND
OH MY LITTLE GIRL

ALL I EVER WANTED
ALL I EVER NEEDED
IS HERE IN MY ARMS
WORDS ARE VERY UNNECESSARY
THEY CAN ONLY DO HARM

VOWS ARE SPOKEN
FEELINGS ARE INTENSE
WORDS ARE TRIVIAL
PLEASURES REMAIN
SO DOES THE PLAIN
WORDS ARE MEANINGLESS
AND FORGETTABLE

ALL I EVER WANTED
ALL I EVER NEEDED
IS HERE IN MY ARMS
WORDS ARE VERY UNNECESSARY
THEY CAN ONLY DO HARM

ENJOY THE SILENCE

Mentira. Nos mirábamos todo el tiempo que duraba la canción. Incluso una vez nos delatamos porque el conductor bajó el volumen y los dos gritamos: ¡Julio, no la quite!
Los rumores, las preguntas, las burlas, las celestinas, l@s detractor@s, un Ornitorrinco (que de hecho también se llamaba Manuel), l@s espías, fueron bienvenid@s desde ese instante.

Regresando a la GRAN pelea de aquel entonces, en la noche después de que nos delatamos, la llamé. Pregunté por ella y cuando contestó le di play a mi grabadora frente al teléfono. Cuando la canción se acabó volví al teléfono, pregunté si seguía ahí, me dijo que sí, me dio las gracias por el detalle y colgó.

El domingo siguiente (nunca olvidaré que fue un domingo), cerca de las siete de la noche sonó el teléfono en mi casa. Contestó mi primo, quién gritó mi nombre y mientras me acercaba al teléfono escuché una feroz carcajada que salió de su cuarto. Cuando llegué hasta él no me dejó contestar. Entre risas me dijo que la nena en cuestión me había puesto la canción. Activó el alta voz y para ese instante, mi bella mal-genio ya había pasado al teléfono y escuchó la mofa de mi primo.

Admito que no la conquisté con esta canción. En mi defensa considero que esta canción marcó nuestra extraña relación de principio a fin. Fue símbolo, canal, medio, voz y mensaje cuando lo único que nos quedaba era el silencio. 

-A JG-




*La imagen la tomé de aquí*



No hay comentarios.: