miércoles, noviembre 16, 2011

"Cosas que no sé decir"

Recuerdo que descubrí tu existencia después de un primero de Marzo.
¿De la nada?
Apareciste mientras lloraba la pérdida de mi amigo de la infancia, apareciste además cuando mi cuerpo se preguntaba el por qué de ese veneno feroz que entró por mis venas y me envió a la cama. 
Te vi llegar con canciones, letras, frases y sentimientos que me contuvieron. Te sentí a mi lado desde siempre. No entendí por qué. 

Te sentí como ese niño que se acercó a mi en el hospital y me preguntó si quería jugar con él.  En aquel entonces le dije a ese niño que no y elegí quedarme solo con mi dolor. Esta vez me fijé en vos, te dije que sí, te dejé entrar y sin saberlo te alojé en algún lugar de mi santuario. 

No me importa si sos Dorian Gray y tengo sólo un lado de la imagen. Mis palomas mensajeras seguirán volando hasta tu ventana. Los días fríos, las noches solitarias, largas y llenas de canciones fueron más amenas gracias a tu música. Tengo que agradecerte por el buen momento en el que apareciste sin interés y me ofreciste tus letras, tus brazos. 

Gracias por todo y por las ayudas: las musas me cantaron, los duendes me hicieron reír, la estrella polar me señaló dónde estaba el norte cuando me perdí, mi dolor encontró tus "brazos, abiertos para mi de par en par". 

Sigo sin entender por qué lo hacés, por qué apareciste, por qué...
Sólo me quedo con una respuesta; te quiero por el momento en el que apareciste, por todo lo que aún me dejás y el misterio que te trajo hasta mi cuento. 

Me significas un reinicio, la retoma de confianza en los desconocidos, la palabra lista, la canción exacta, el abrazo a la medida de mis brazos, la notificación precisa, la observación puntual, el mensaje al corazón. 

Rebelándome un poco contra Nat King Cole, no me importa si sonreís para tentar a los amantes, como una Monalisa, o si lo haces para esconder un corazón roto. Sos cálido. Sé que sos real porque te siento y eso para mi es suficiente. 

Cuando te conocí había perdido un buen amigo,
y gané un ángel. 
Bienvenido y...









No hay comentarios.: