domingo, junio 26, 2011

Día 09 del reto 2 - Una canción de tu primer concierto.

El sábado 13 de septiembre del 2003 muy temprano abrí la maleta y empaqué en ella mi equipaje por un día. Una muda de ropa. Sólo faltaba la chaqueta gigante, la buena para el frío. La tenía secándose en la terraza. Subí por ella, la bajé del tendedero y de ahí a la maleta.


Fui al aeropuerto. De ahí a Bogotá. Me recogió un conductor que me llevó al hotel. Me instalé en el cuarto, desempaqué, bajé a almorzar. Pollo con puré servidos en un ZAPALLO. Vale, el concierto, el evento lo disculpó. En sano juicio no permito que esa verdura se me acerque.
1pm subí al cuarto a cepillarme los dientes. En HBO anunciaron que esa noche terminaría Sex and The City. NOOOOO ¡justo esa noche! miré la boleta del concierto, quizás llegaría a tiempo para verlo. Si corría, a lo mejor alcanzaba.


2pm, hora de salir al estadio. Saqué la chaqueta, me la puse, guardé en un bolsillo la bandera de Colombia y bajé a la recepción a pedir el taxi acordado. 
Recuerdo que la recepcionista (Persona #1) me preguntó al verme de qué era el concierto.
-Es de Alanis Morissette- respondí. Me miró con extrañeza y preguntó esta vez:
-¿Es de rock?
Asentí. El taxi llegó. El conductor (Persona #2)me saludó. Después de indicar mi destino me forzó a sostener una conversación.
-¿Y quién se presenta en el estadio?  preguntó el Sr. mirándome a través del retrovisor.
-Alanis Morissette- 
-¿Y esos qué cantan?-
-Rock. Y no son ellos, es una ELLA-


Llegué al concierto. Hice la fila corta por tener pase especial. El muchacho (Persona #3) que me recibió la boleta reconoció en mi mano una manilla de la Universidad Javeriana (también era Javeriano). Hablamos un poco de la universidad y luego pasé a que me requisara un policía (Persona #4). El policía encontró la bandera en mi bolsillo, dijo que bacano y la regresó a su sitio.


Ya dentro del estadio hice fila para entrar al baño (Personas del #5 al 15), hice fila para comer (Personas del #15 al 35), dí vueltas (Personas del #55 al 345), hablé con desconocidos (Personas del #345 al 355), presté mi cámara y pedí que me tomaran fotos (Personas del #355 al 365), cantaron los teloneros, jugué con las pelotas gigantes de los cigarrillos Kool que aventaban (Personas del #365 al 415), cuando de pronto DIOSSS sonó la armónica... ¡supe de inmediato qué canción era! 


Tal y como en el álbúm Jagged Little Phill abrió con All i really want y fui uno con la multitud. 




Mentí. No era mi primer concierto, sin embargo sí era uno muy especial. Era mi cantante favorita en su primera presentación en Colombia. El viaje con estadía y la boleta de entrada fueron mi regalo de cumpleaños ese año. 
Me lo gocé. Terminé abrazado en la primerísima fila con gente de otras ciudades de Colombia y de otros países (Personas del #415 al 425) coreando las canciones, empujando con los brazos las pelotas de Kool y cubiertos con la bandera que llevé. Me estremecí con Hand in my pocket y You Learn ¡¡¡no lo podía creer!!! canté a grito herido Ironic, casi lloré con Uninvited, llamé por mi celular y dediqué You oughta know y Hands Clean a mi infame del momento, me dejé llevar por Precious IllusionsHead Over Feet y al final me fue imposible contener el llanto con Thank You y su emotiva dedicatoria al público colombiano. 

El concierto terminó. Los extranjeros no pararon de adular mi estilo ¿?
Prendieron las luces del estadio y la gente comenzó a salir. Aún embriagado por la emoción avancé tambaleando hacia la salida y al sobrepasar un poste que tenía al lado me encontré a una vieja y querida amiga (Persona #426). Hablamos de los viejos tiempos, salimos a comer  (Personas del #426 al 440). Dimos una pequeña vuelta y al cabo de un par de horas tomé un taxi (Persona #441) de regreso al hotel. Saludé al nuevo recepcionista (Persona #442), a los botones, otros turistas, etc... para ese entonces el número de gente que me encontré ese día después de salir del cuarto hacia el concierto ya no importaba... el OSO había sido consumado. 

Dejé el contenido de mis bolsillos sobre la mesa del televisor, me quité la chaqueta y al tirarla sobre la cama vi que sobre ella TODO el tiempo tuve MUCHOS ganchos que traje desde el tendedero. Estaban en cada hombro y sobre la espalda. Ojalá hubieran sido ganchos uniformes. No. Los reconocí. Eran de mi abuela. Unos de madera, unos nuevos, otros casi podridos, otros de pasta verdes, morados descoloridos, amarillos, rojos desteñidos y azules. De diferentes tamaños y calidades. Recuerdo incluso uno de los power rangers. Ese era mío.

En ese instante por mi cabeza pasó el rostro de TODAS las personas que vi desde que salí del cuarto. Fueron muchas. ESTUVE EN UN CONCIERTO rodeado por 25 mil personas (según las cifras consultadas), más las del camino y el restaurante y ni una sola mencionó el detalle de mi chaqueta.  

Dos reflexiones: 1. Colombia es un país que acepta, reconoce y la diferencia o 2. A nadie la importó un Ornitorrinco. Me voy por la segunda opción. 

Esa noche pedí carne asada con no-sé-qué-más y coca cola a la habitación y me encerré a ver lo que faltaba del final de Sex and the City. Por fortuna no sufro de vergüenza, de lo contrario hubiera saltado de ese octavo piso al parqueadero del hotel que estaba frente a mi ventana.

Al día siguiente volé de regreso a Cali con los ganchos de mi abuela (y el mio) muy bien guardados en la maleta. 
Sin duda este fue un concierto muy especial. Alanis, mi personalidad se hizo más fuerte gracias a vos y a mi oso de proporciones nacionales e internacionales. 
Es irónico, ¿no crees?
El Batichico.



-A Juanin, a quién le prometí contar esto algún día-

*La imagen es de alejandro malandro


Día 08 del reto 2 - Canción con el mejor video hayas visto.

En este momento no caigo en cuenta si hay uno mejor para mi. Este me gusta y mucho.  Me evoca un recuerdo muy especial con tortugas, una academia de inglés, dolor en el tobillo y una clínica.



Plus:
Acabo de recordar un video que me gusta mucho!
Cuando lo conocí de inmediato me pareció ver un libro de Julio Verne.
Luego vine a reconocer el parecido con las películas de cine mudo, algo del cine francés de principios de siglo, un performance ambientado en el pasado... ¡El viaje a la luna! 
El vídeo me parece un hermoso homenaje a aquellos cuadros, a esos sueños de principio de siglo. La canción también la recomiendo.
El Batichico.


Día 07 del reto 2 - Canción que utilizas como ringtone.



Y esto dice así...

"2 Años después"

En medio del desayuno abrí el periódico y lo ojeé por encima. Las malas noticias de la semana en resumen para los lectores dominicales. Hojas llenas de publicidad. Notas sosas, estudios insulsos presentados por periodistas mediocres, programas de la caja maldita, productos inútiles  basura, basura, basura, más del gobierno.
De pronto encontré con una página entera con la foto de Michael Jackson sobre unas letras que tardé en reconocer:

‎"No puede olvidarse quien es inmortal"


Hace dos años estaba en Jardín Plaza (un centro comercial del sur de Cali) con mi mamá y Javier. Al doblar por un corredor llegamos a una plaza donde hay varios kioscos que funcionan como bares de bebidas. Los encontré repletos de personas que se reunían frente a los televisores de los kioscos.
Reconocí entre esas personas a varios vendedores que dejaron sus lugares por atender lo que sucedía.

Algo malo, sin duda. Pensé. Me acerqué con extrañeza y en mi marcha pregunté a mi compañía: -¿Qué pasó? A lo que Javier respondió: - Michael Jackson se murió. 

Aceleré el paso y lo comprobé. Los televisores estaban en canales de noticias. Vi los rostros. Encontré edades contemporáneas a la mia, unos menores, otros un tanto mayores. Atendían impresionados la noticia. Rostros con facciones desdibujadas entre la increduilidad. Algunos ojos llorosos. Me enfrenté a la pantalla que había evitado como su fuera la mirada de Medusa y dudé. Michael no se murió

Las noticias avanzaron. La prensa se movilizaba. Imágenes del Rey del Pop. Extras informativos con nuevos detalles. Mi negación comenzaba a ceder. Tal vez se trate de un truco,  una de sus excentricidades.

Un escalofrío recorrió mi cuerpo al caer en cuenta de algo. El miedo que me impedía aceptar la muerte de Michael era real. Se trataba de un miedo primitivo y conocido. Fue ahí cuando lo acepté: Un pedazo de mi infancia murió el 25 de Junio del 2009. 





Volví a la mesa, frente a mi desayuno, con la mano sosteniendo la página con la foto de Michael. Ya pasaron dos años y aún lo siento. Los del periódico tenían razón: 

‎"No puede olvidarse quien es inmortal"


Emisoras locales lo homenajearon. Sonreí. Reconocí que no estaba solo en esta pena. Ya entre mis amigos me veía como minoría por este sentir. Con esos homenajes me sentí como parte del mundo que extraña al artista. 



*La imagen la tomé de  orangemania.


viernes, junio 24, 2011

Día 06 del reto 2 - Canción que no puede faltar en tu celular, mp3, ipod, lo que sea...

Si camino por las lluviosas calles de una urbe con las manos en la chaqueta, si a mi alrededor todo parece derretirse por el calor, si voy en un bus, Transminalga o el Mio, si vuelo sobre Colombia, si espero en un consultorio, si escribo en mi computador, si estoy en una caminadora en el gimnasio entre las demás canciones de mi Mp3 por ahí la escucho. Es imprescindible en mi lista. 

Me acompaña. Me habla del regreso. Me habla de ese amor que me espera o que va a mi lado. Miro ese pelo dorado y sonrío. Me fijo en esos ojos color miel y me pierdo, dejo que mis temores naufraguen.  

Me representa el lugar de donde vengo y hacia donde voy. Me significo como cada elemento que se menciona, me veo en cada escenario, y es mágico. Me habla de Colombia, de mi gente, mis colores, mis sabores, mis ritmos, mis mares, mis bosques, mis desiertos, mis montañas, mis aves, mis ranas, mis frutas, mis climas, mis regiones, de San Andrés, Boyacá, el pacífico, la costa atlantica, los llanos, Pamplona, el eje cafetero, Envigado, Florencia, de mi Valle, me habla de mi corazón. 
Me recuerda esa sonrisa, las comisuras de esos labios rosados donde suelo perderme. Dónde mi alma se instala, donde el sueño que extraño por las noche se pierde.

Si me has tenido a tu lado me habrás escuchado decir: cómo la luna que alumbra por las noches los caminos... Así comienza la canción de este día, la que no deja de sonar en en mi banda sonora diaria. 

Lo curioso es que la versión que escucho no es la original de Carlos Vives. Es una interpretada por varios artistas Colombianos. La amo, no tanto como a vos, que tenés la llave de mi corazón, yo te quiero.  Ya sabes como espero tu regreso. Yo tengo claro como esperás el mío

Espero que la sientan tanto como yo. No dejen de prestar atención al cierre que da Totó la Momposina.  
El Batichico.

-Al lugar donde tengo mi corazón-




jueves, junio 23, 2011

Día 05 del reto 2 - Canción que te gustaria que te bailen

La canción no me importa. De este vídeo sólo diré que emociona la manera de bailar de esta chica. Algo me dice que nos entenderíamos muy bien en la pista.
El Batichico.







miércoles, junio 22, 2011

Día 04 del reto 2 - Canción con la que te gustaria hacer el amor

En días aquellos en los que unos ojos verdes me tenían idiotizado, sonaba esta canción por los canales de música del momento.

Cuando aún no nos hablábamos con palabras, teníamos las miradas juguetonas. Varias veces imaginé que me acercaba y le decía:__________. Mierda ¡No sabía que decirle!

Escuchaba "lo mismo que yo" de Bacilos una y otra vez. Me preguntaba si lo que sentía era mutuo, si era una ilusión, una alucinación o algo real. Era una ilusión bonita. Pura. Me hacía feliz. Algo inocente, casi el tamboreo del primer amor en el pecho. Luego conocí esta canción y se me formó una idea diferente a lo que ya traía... 

Caí en cuenta de que no estaba detrás de esos ojos. Quería esos labios, esa piel, ese pelo dorado, esos dedos, ese lunar, esas mejillas, su olor, su miedo, su voz, su timidez, sus palabras, su inteligencia, su silencio, su calma, su ferocidad, su aliento. Quería que me enseñara su todo. 

Mi mirada cambió. Ahora tenía algo de morbo en ella y no tardé en reconocer que en esos ojos también lo había. Dios, ¡me copia! recuerdo que exclamé en voz alta a un par de mesas de distancia en la cafetería, me miró con picardía y sonrió. De la curiosidad pasamos al deseo. 

Cuando hablamos por primera vez en ese muro reconocí algo de miedo en sus ojos. También lo tuve. Fuimos torpes, primerizos, nos ganó una tenacidad infantil. 
-¿Estás nervioso?- me preguntó.
-Mucho, ¿y vos?-
-Creo que más que vos. No había hecho esto antes con nadie- rió con timidez- creo que me habrás visto, sólo hablo con Julián. Me da susto hablar con la gente. De hecho estoy hablando mucho con vos, no sé que me pasa. Esperaba que me hablaras primero. Te demoraste en hacerlo- dijo esta última frase y me mandó un puño al pecho. Me derretí. Seguí la trayectoria de su puño en mi cuerpo. Sentí cada vibración que desató. Escuché como un estruendo las ondas del golpe en mi sangre. Me recorrí por dentro como el radar de un submarino.

-¿Cómo te llamás?- le pregunté. Me dio su nombre y extendí mi mano. Las apretamos con fuerza. Quise que me la fracturara para inmortalizar ese momento. Hiéreme para no olvidar.

Antes de partir después de nuestro primer encuentro me detuvo y me dijo: 
-Yo sabía que estabas loco y eso me gusta. Por favor volvé-
Y morí.

Desde un principio lo nuestro fue un ejercicio de sinceridad franca y directa. Lo que vino después sólo alcanzó niveles más profundos y alucinógenos:
-Hay cosas que sólo se le dicen a un desconocido, más cuando ese desconocido es bonito y tiene sonrisa hmmmm bonita-
-¿Querés que hable del efecto que me producen tus ojos? son como la criptonita para superman, ese verde esmeralda me genera más o menos la misma vulnerabilidad. 
-Me gusta tu piel. Es canelita-
-Me gusta la tuya: Lolita, me excitas, perversa piel de melocotón-
-¿Te parece?-
-Mucho-
En esas llegó Julián (gracias) y por esa tarde hasta ahí llegó el tema.

Más que sus ojos era su proximidad. Eran sus palabras. Detenían el tiempo. Me hacían temblar.

El preámbulo. Los encuentros y desenfoques. Jugar a las escondidas con el amor. La constante incertidumbre y confirmación de que eso que sentíamos era mutuo. Las miradas. Las ganas de gritarnos todo lo que teníamos por dentro nos hizo detenernos en un punto sin retorno: queríamos estar juntos.

"Si yo pienso en vos y vos pensás en mí ¿por qué ésta tortura de desearnos en silencio? No me sirven estos ojos ni esta boca si no te estoy mirando o besando con locura. No quiero un amor de engaño, quiero sentir un sólo latido: el de mi corazón y el tuyo latiendo juntos" ErreWay


Luego nos cumplimos, nos enseñamos... y esta canción sonó en mi cabeza.
El Batichico


Día 03 del reto 2 - Una canción de tu caricatura favorita.

Por cuestiones del inconsciente colectivo un buen día un amigo de la universidad me escribió una canción en plena clase. Cuando la interpretó me sorprendí. Era una versión libre de la entrada de una de mis series favoritas. 

Adaptación de los coros, letra, arreglos e interpretación hechos por Juan Fernando Holguin, "Rechompi": 

"CHI-CHI-CHI-CHI-CHI-CUE... EL RECANSON
CHI-CHI-CHI-CHI-CHI-CUE... ES EL "MEJOR"
CHI-CHI-CHI-CHI-CHI-CUE... CUANDO LO ESTROPEA TODOS A CORRER, LOS PROFES YA NO LO QUIEREN VER

CHI-CHI-CHI-CHI-CHI-CUE... EL REMAMON
CHI-CHI-CHI-CHI-CHI-CUE... DISQUE EL MEJOR."

Y luego que uno por qué se reía estruendosamente en las clases,
Chi-chi-chi-chi-chi-cué




-Para Rechompi-
-Por los tiempos aquellos, los perros muecos con labio bolero y los muñequitos-



martes, junio 21, 2011

Día 02 del reto 2 - Una canción de tu serie favorita.

La canción de mi serie favorita me gustaba tanto como el programa mismo. Era un himno y merecía todo el volumen de mi Tv. 



lunes, junio 20, 2011

"Tio Batichico"


Amo ser quien soy, estoy feliz con mi amorcito, con mi familia, con mi vida, con mis amig@s, con mis proyectos, con todo lo que compone mi vida. Desde hace rato me considero una persona feliz. 
Sin embargo hubo dos eventos que me dijeron que estaba equivocado. Fue el nacimiento de mis sobrinas... esto me hizo saber que se podía ser aún más feliz. Sin duda no había vivido algo así.
Ahora me permito comprender a mis tías. Entiendo por qué esa compulsión por comprarnos TODO lo que queríamos. Papá siempre las criticó, decía que no habíamos terminado de pronunciar qué queríamos cuando ellas ya lo traían a nosotros. 
Mis tías, grandes consentidoras. Amas y señoras en el arte de la complicidad, expertas en la ciencia de la malcrianza. Ahora me veo como ellas. Siento en mis brazos la fuerza con que ellas me abrazaban. En sus palabras, en sus miradas, ese derretimiento por mis sobrinas. En su voz el temblor que se apodera de mi garganta después de escuchar esa vocesita diciéndome "hola tío". Tiemblo nada más al recordar esto.

Me siento inmensamente vulnerable cuando me veo en el suelo junto a ellas. Las veo en sus cosas. Una dibujandoME una carta y la otra organizando ropa en una caja y diciéndome que prepara una cama para su bebé. Me derretí.  
Amo ver la cara de mamá sonriendo con su mirada perdida en sus nietas. La veo con su atención en dos seres puros e inmensamente hermosos. Coincidimos en que nos parece mentira tanto amor por personitas que apenas conocemos. 


Las abrazo en un ejercicio de contención y autocontrol: Ni tan fuerte como para partirlas ni tan suave como para no sentirlas. Quisiera que fueran de caucho. 
Me evocan una energía que desconozco. Puedo jugar con ellas por horas sin cansarme. Leer cuentos sin cansancio alguno, presentar el mundo que apenas se abre ante ellas, responder a todos y cada uno de sus ¿por qués? con el amor de la primera respuesta. Puedo imitar animales. Correr. Explicar las diferencias entre los sapos y las águilas, entre las vacas y las cebras, las vacas y las llamas, las vacas y los venados, las vacas y las gacelas, las vacas y cualquier otro animal. Tragarme el pánico por los gusanos y las mariposas y enseñar la belleza de manera objetiva, de estos objetos de mi fobia. 
Puedo jugar a la tortuga, olvidarme de cualquier dolor y cargar con mis sobrinas en la espalda. 

Luego cae la noche. Ellas se van a dormir y yo para mi casa. Sólo al llegar me desplomo en la cama y siento que mi cuerpo me cobra los excesos. La espalda. La cabeza. La piel quemada por el sol. Mi garganta que olvidó hidratarse entre tanta lectura, mi pie plano que me reclama por correr en esos zapatos con puente, mis ojos por leer a media luz. No me importa. Sonrío al recordar que todo valió la pena. Que ellas y yo compartimos, que fui feliz, que ellas son de los milagros más lindos que me dio la vida. LAS AMO !!!!!!!!






-Este post en realidad es para el padre (en su día) que me bendijo haciéndome Tío-
-Para todos los padres y tíos que se pasan por aquí-









domingo, junio 19, 2011

Día 01 del reto 2 - Una canción de tu película favorita


Ya presenté mi película favorita en un post anterior. La pueden conocer aquí. En este post le daré oportunidad a otras películas que siguen en mi lista de predilectas y a sus bandas sonoras. 

Comienzo con mi gran favorita del año pasado y del género animado. Creo que está de más hacer la presentación de esta película y exponer las razones por las que la amo. Quienes la vieron me darán la razón. Hablo de Toy Story 3. Una película para los nostálgicos. Para los que vivimos agradecidos. Para los que amamos y tenemos a alguien especial. 


-Esta canción es para Jessica-

"Hay muchos que pueden ser más listos que yo, más nunca habrá quien pueda ser un amigo fiel, esto lo sabes. Los años pasarán, lo nuestro no morirá"



***
La vi cuando era niño. Me colé en la sala donde mis primos mayores veían esta película con sus amigos. Recuerdo que hubo quienes se  opusieron a que la viera. Otro dijo: déjalo, no la va a entender. Quien dijo esto falló. No sólo la entendí. Me fascinó.
Recuerdo esta escena musical con mucha fuerza gracias al momento que vivía cuando la vi.   Momento que me valió para escribir este relato y otros tantos con algo de veneno. Me sentí plenamente identificado con ella y desde entonces enmarca mi pelea con ciertas instituciones y figuras: Estoy en contra de aquellos que hieren a los niños. Esos asesinos que con sus motosierras y dogmas cercenan la espontaneidad y canalizan las corrientes del pensamiento. 
Aclaro, no todos los profesores, no todas las instituciones son así. Tengo la gran fortuna de conocer una mayoría que salvo de esta infame lista. A quienes no, aquellos que nos venden los moldes no tienen mi respeto. 

Un clásico que me es imposible dejar atrás. De Pink Floyd: The Wall, la canción Another Brick in the wall


Ojo a la letra.

***
¿Quién vigila a los vigilantes? se preguntó DC comics en The Watchmen y con la Liga de la Justicia en la saga del proyecto Cadmus. Comparto la idea de que el miedo por los héroes es real. Que la duda existe. Que los límites a veces son difusos. Que los humanos estamos en el medio, y con miedo. 

Me gusta esta peli por sus referencias humanas e históricas (ojo a estas en el vídeo) presentadas bajo la metáfora de unos superhéroes. Basada en una novela gráfica del mismo Nombre, The Watchmen expone dilemas que pocas veces se han visto sobre los superhéroes. Recomendada.
Por alguna razón me fue imposible cargar el video en el blog. Pueden verlo aquí.


***
"Educado" en un colegio cristiano resultó toda una herejía que me gustara tanto este personaje. Vamos con los por qués:
Grotesco, como las grandes figuras de su creador Tim Burton, Beetlejuice era un fantasma que aparecía tras una invocación. En ella se debía pronunciar su nombre tres veces. Era un espíritu desastroso, un antihéroe lleno de malos modales, negras intenciones y mala leche. Todo un modelo a NO seguir. 
Disfrutaba de asustar a las personas, su oficio era exorcizar a los vivos que molestaban a los difuntos. Vivía en una suerte de limbo. Su crueldad resultaba tan pasada como divertida. Poseía a los mortales. Se alimentaba de cucarachas. Era vil, grosero, sucio: desagradable de todas las formas posibles. A pesar de todo era carismático, encantador y compartíamos una afinidad bastante íntima: le tenemos miedo a los gusanos. 
Él es Beetlejuice: el origen de la locura y los tabues fallidos en mi infancia. 

Esta fue una de esas películas que me regalaron en el vídeo donde solía alquilar cada fin de semana. Al final terminé dañándola de tanto ponerla en el Betamax y en el "revovinador". 
De una de mis pelis de culto favoritas, presento uno de mis fragmentos más queridos donde unos fantasmas amateurs se apoderaban de los vivos en un fallido intento por obligarlos a abandonar su casa. 


El Batichico.

sábado, junio 18, 2011

30 days 2: nuevo reto

Continuo con la aventura. Ahora voy con un nuevo mes, 30 canciones más con igual número de fragmentos de mi vida. ¡Hagan sus apuestas!



¡RETO NUMERO 2!



Día 01 del reto 2 - Una canción de tu película favorita. 
Día 02 del reto 2 - Una canción de tu serie favorita. 
Día 03 del reto 2 - Una canción de tu caricatura favorita. 
Día 04 del reto 2 - Canción con la que te gustaria hacer el amor. 
Día 05 del reto 2 - Canción que te gustaria que te bailen. 
Día 06 del reto 2 - Canción que no puede faltar en tu celular, mp3, ipod, lo que sea... 
Día 07 del reto 2 - Canción que utilizas como ringtone. 
Día 08 del reto 2 - Canción con el mejor video hayas visto. 
Día 09 del reto 2 - Una canción de tu primer concierto. 
Día 10 del reto 2 - Una canción que te gustaría dedicar alguna vez. 
Día 11 del reto 2 - Una canción que te gustaría que te dedicaran alguna vez. 
Día 12 del reto 2 - Canción favorita de un videojuego. 
Día 13 del reto 2 - Canción con la que has conquistado a alguien. 
Día 14 del reto 2 - Canción que escuchas o escucharías al hacer ejercicio. 
Día 15 del reto 2 - Canción que más te guste de una banda de tu país. 
Día 16 del reto 2 - Canción que te haga sentir en otro mundo. 
Día 17 del reto 2 - Canción que te recuerda a ella/el. 
Día 18 del reto 2 - Canción del primer disco que compraste o escuchaste. 
Día 19 del reto 2 - Canción que te hace sentir que estas en un videoclip. 
Día 20 del reto 2 - Canción para un paseo. 
Día 21 del reto 2 - Canción para un viaje. 
Día 22 del reto 2 - Canción que te recuerde un momento con tus amigos. 
Día 23 del reto 2 - Canción que te guste, pero, que no sea ni en español ni inglés. 
Día 24 del reto 2 - Canción que te sabes gracias a tu mamá/papá. 
Día 25 del reto 2 - Canción con la que fumarias marihuana. 
Día 26 del reto 2 - Canción para ducharte. 
Día 27 del reto 2 - Cancion que te gustaria que fuera el Soundrack de tu vida. 
Día 28 del reto 2 - Canción que suena en tu alarma de despertador. 
Día 29 del reto 2 - Canción de una banda que cuando eras chico te encantaba y ahora te da vergüenza. 
Día 30 del reto 2 - Tu cover favorito. 





Y esto dice así...

♪ ♫♪ ♫♪ 



"Cómo derretir un Batichico"


-Tio ¿quién es ella?
-Caperucita roja.
-¿Y de qué se trata el cuento de Carepucita?


Junio 17 del 2011.


Mi nena destapó sus cuentos, exclamó: ¡Qué bonito! y se echó a mirar encantada los dibujos. Entre su exploración se encontró con la niña de capa roja...

¿Alguien recuerda cuándo fue la primera vez que escuchó hablar de Caperucita Roja? La de mi sobrina mayor fue hoy, gracias a mi la conoció, lo que hace de este día uno muy especial.

Había una vez... y así comenzó la historia que desde chiquitito aún tengo en mi memoria...

La nena que anoche preguntaba dónde se había metido la luna supo de alguien muy especial. Obvio hablo de mi, el que le compartirá a ella y a su hermanita los grandes secretos que se esconden detrás del Había una vez...

Esto me llena de orgullo. Hoy hice historia en su vida al decir: Sophie, ella es Caperucita Roja. Sabrás de ella de hoy al resto de tu vida. Sophie, soy tu tío y no me cansaré de contarte cuentos a ti y a tu hermanita cuando me los pidan.

Como un tío derretido,

El Batichico.





Había una vez un tío que inventaba mundos felices que nunca terminaban. 
Había una vez, cuando tu lo llames, él siempre aparecerá y de todo te salvará.* 









*Letra adaptada de "Había una vez" de Chiquititas

lunes, junio 13, 2011

30 Días/ 30 Canciones para no olvidar

Disfruto este tipo de retos. Me motiva a recordar, a revivir, a compartir, a tocar algunos temas que me agradan, otros que me incomodan y en todo caso, me permiten crecer. 


Reto finalizado.




El Batichico.