martes, agosto 14, 2012

"TWEEEEEEEET"



Y sucedió. 
Me humedecí los labios con la punta de mi lengua. Tomé aire, el suficiente como si fuese a saltar a un pozo profundo y di un paso adelante. 

Las palabras que no tenían forma se vistieron. Mi garganta se afinó. Mi mente se aclaró. Algo en mi interior se removió. Mi voz se quebró. Mis ojos dieron paso a mi alma. Tomé el aliento que había perdido, me hice de la letra de tantas canciones que no dediqué.  Fui Valiente. Hablé de eso que no quería. En ese instante, frente a frente te reconocí y me encontré. 

Ya lo escuchaste de mi propia boca. Lo mio no fue miedo. Fue confusión. No supe dónde estaba, no supe dónde ni en que momento me perdí. Frente a frente me di cuenta de lo inútiles que fueron mis ojos al no poder verte, de su torpeza y ceguera. Me vi las manos y las vi inservibles por no acariciarte a tiempo para aliviar tu pena. Y mis labios. Mis labios fueron mi castigo por no llegar hasta los tuyos.

Con vos perdí mi Auryn. Mi cielo se llenó de fantasmas, mi vida de esqueletos, de silencios. De repente llegaron las traiciones, los carroñeros, los monólogos y lo peor: La Nada. 
Hablando contigo supe que no te abandoné porque sí. Tuve miedo a lo que encontraría más adelante en el laberinto y te dejé en la puerta. Si era de perderme, quería hacerlo solo. Estuve al margen de los besos y de los agravios, entre terremotos, tempestades, exilios y silencios. No quise unirme a nadie, preferí recorrer solo ese camino. 
Como guerrero acepté mi derrota. Reconocí mis debilidades y me alié con ellas... ya lo sabes, me hice uno con el talento oculto de los Romanoff, con esa facilidad para rompernos y me rearmé con lo que necesitaba saber para hacerme mas fuerte. 

Pasé por muchas cosas para llegar hasta aquí. Como sé que lees entre líneas, sé que habrás visto por cuales. Hoy, después de varias noches de jugar al silencio he decidido saltar de nuevo a la vida y hacer un brindis por mi intuición que me trajo de regreso, por la magia, por lo construido, por mi atrevimiento, por vos, por nuestros niños, por el peso de nuestra historia, por nuestras historias y nuestro vínculo. 





1 comentario:

javiersonico dijo...

Que buen principio de día me has dado. Me alegra mucho ver que leas y más aún que escribas. Una vez más muestras el guerrero que eres. Leíste, finalmente leíste