martes, diciembre 24, 2013

De Rayuela, Capítulo 7

    Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

     Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.

Julio Cortázar

sábado, diciembre 21, 2013

"Lento"

Despacio,
Sin lugar a violencia.
Cada espacio, cada cosa, cada recuerdo
va regresando.
No a lo que fue
porque ya nada es,
sino  a lo que nació. 

No es sobre lo que venía siendo,
sino sobre lo que es. 

Vengo en un nuevo regreso.

viernes, noviembre 22, 2013

"Una caja de horror"

Un desconocido me miraba de frente. Su cara se me hizo familiar y no supe si sonreír o imitar su gesto de desprecio. Varias veces me miré al espejo para preguntarme por la persona que veía ahí. 

Me pregunté luego si de verdad era tan extraño como sospechaba. Todavía me siento perdido entre memorias, entre frases que como fichas de rompecabezas me hacen llegar algunos conocidos, entre fantasías y cosas que no sé si las soñé o las viví.
No soy quien era, tampoco estoy seguro de qué fui. Olvidé como caminaba y algunas cosas que me generaban dicha. Es fácil reconocerme como el resultado de ser usado, de haber sido cosa. 
Sé que no no soy solo eso, se que hay mas en mi, las ruinas que encuentro en mi mundo así me lo hacen saber. Donde habito hay mucho silencio. Aquí hay mas que sombras. Hay deseos
de vivir, hay vestigios de civilizaciones que cayeron bajo el ataque de un ser que rompió las barreras, uno que arrasó, mutiló, desmembró. 
Veo islas. Veo restos de templos, animales muertos, otros borrados por partes. Todo es difuso, doloroso. El aire huele a vacío y mi boca sabe a sangre. Tengo mucha sed. Duermo mucho y aunque las pesadillas son muy largas, siento que es peor estar despierto. 

Me miro al espejo y me cuesta sentirme valioso, reconocer que he logrado cosas en mi vida. Siento mucha ansiedad. Me veo incompleto, como un paria, un ser raro, diferente, como la oveja bruja en la familia de inquisidores. 

A veces me asombran cosas simples, me conmueven cosas sencillas. A veces me asusto con las cosas simples, me espanto con las cosas sencillas. Me pregunto si antes me pasaba esto. De pronto alguien me dice que es porque quedé en cero y logro ver lo puro de las cosas, la esencia de todo y de las partes. 
A media noche me despierto con ganas de llamar a alguien, a nadie en especial. Como una luciérnaga sin luz. Tengo una llave dentro de una perilla y espero girarla sin saber si echaré seguro o si abriré. 

Estoy tan cansado que no puedo soñar. Me veo entre secretos que no puedo mantener, entre promesas por silenciar un llanto que me inunda y que no puedo cumplir. Esto es demasiado profundo y creo que nadie me puede ayudar. Me cuesta ver salidas, creo que esta vez realmente me dejé vencer porque así tenía que ser. 

No sé. Me cuesta ver a los demás. Parece que todo debería llegar a algún lado y que de alguna manera no estoy ni aquí ni allá. Quisiera recordar como sonreír. Que algo me suceda y me de a entender que todo tiene sentido. 
No entiendo como llegué a verme tan saturado de lodo. Veo islas. Veo caras, nombres, momentos, sin saber qué relación hay entre cada cosa entre sí y conmigo. Todo es disperso y denso. 

Ahora sólo puedo ir a donde nadie puede ir. Veo lo que nadie puede ver, sé lo que nadie más sabe. Aquí estoy ahogado en la lluvia, con un tiquete para un vuelo que desconozco y me promete alejarme del dolor. 

Soy el niño del cuento que una vez tuvo un accidente y perdió algunos días de escuela, y cuando regresó, vio que todo había cambiado a su alrededor. Amigos que ya no eran amigos, familia que pasó de amar a temer. Soy el niño del cuento que aceptó la manzana, la mordió y se envenenó. 

Es como encontrar marcas de nacimiento que no sé explicar porque simplemente han estado allí por siempre. Me pregunto ¿Qué me pasa?, ¿Por qué lloro tanto?, ¿Esas lagrimas de qué son?, sólo me llegan escenas, recuerdos, sensaciones, todo llega así, en mi mente vuelven sueños, fantasías, cosas que pude hacer y no hice, mierda que interrumpe mis silencios, veneno para mis sentimientos... 
me veo...

me sonrió
me dijo que íbamos a hablar
yo quería algo de compañía
esa noche me molestaba la soledad
y sin planearlo, logré que hoy me doliera.
él me desmembró. me quitó lo que tenía sobre mi cabeza, frente a mi, debajo de mi, detrás de mi y dentro de mi. 
fui la polilla detrás del soplete. 

El vacío es brillante, tranquilo y blanco. Un regalo placentero para quien tiene muchas cosas en la cabeza. 
Desperté entre personas que decían conocerme y me señalaron. Me encontré con caras sin historia y jueces cuando lo único que necesitaba era que me dijeran en qué dirección encuentro el baño. No comprendo. No sé cuantos años tengo, si soy niño o qué, sólo sé que tengo mucho miedo y me siento solo. 

Ando callado y procurando no moverme. Eso es todo, creo que al final entendí lo de la obediencia que manda la iglesia de las buenas costumbres: tengo que callar, aceptar, darme cuenta de lo que pasa y no poder hacer nada. Debo ser bueno y complacer a todos manteniendo lejos de todo esto a la palabra abuso.

Mis recuerdos están revueltos, como una caja de lego que se cayó de la repisa. Revueltos como fichas de un rompecabezas que espero armar algún día. No sé cuanto tengo, cuanto valgo, no se puede remediar. Sólo sé que salgo de casa sin nada en los bolsillos, salvo un par de piedras que recogí en el camino y me acompañan para sentir un poco de peso conmigo. 

No tuve hambre. Estuve llorando y sin pensar. Quise morir. Porquería. "¿Entonces en quién puedo confiar?, ¿Porque cuando me pasó lo que me pasó confié en una cara bonita?"
Creo que lo único que logro comprender es que me odio. Todo el tiempo supe qué me pasaba y no hice nada para detenerlo. Pude evitarlo. Supe como hacerlo todo el tiempo y no lo hice.
Debí sospechar, si soy feo y se fijó en mi. Acepto esto y quiero creerlo porque sé que hay mucho de verdad. 

Hoy es una noche de tantas. Miro tele que ya ni veo. Hay algo diferente. Sé que esto no es un juego. Estoy callado. Miro la tele. No veo nada. Estoy dentro de mi preguntándome por lo que pude hacer para evitarlo. Fantaseo con ser invisible y desaparecer. Quiero explicar que no azoto las puertas, sólo me aseguro de que se cierren bien, pero creo que hay palabras que me faltan todo el tiempo. 

Soy complice de lo que fue, de lo que acepté. Tengo miedo de todo, de los hombres, de las mujeres, de los abrazos, de los besos. Me siento ansioso. Creo que los demás me miran por ahí y saben lo que me pasó, lo que tengo por dentro. Sé que debo protegerme. Tengo miedo
al sexo, a la gente que se acerca, a la gente que sonríe y habla. Fue como sobrevivir a un tsunami y encontrarme lejos de casa, perdido, confundido, ultrajado, sin ropa. Todo es humillante. 
Veo que nada es bonito ni excitante, y también creo que no siempre pensé así, que tengo derecho a sentirme una persona que disfruta. 
Necesito volver a confiar. 
Necesito recuperar esos lugares que fueron colonizados por el horror, volver a lavarme las manos y sentir que de verdad me he limpiado, que ya no me queda nada podrido. 

Hay demasiada destrucción que no sé por donde empezar a recuperar lo que perdí. 
Entre lagrimas que inundan veo pasar viejos sueños ahogados. Veo también restos de personas. Perdí mi familia al hablar. Si me van a amar con condiciones sería mejor que no me amaran, así nadie se haría daño. Hay cosas mutiladas que simplemente no vuelven a crecer. 

En el sueño, mi primo abría un restaurante con temática literaria. Ya estaba casi todo montado. Él estaba en la puerta y ahí me entregó una caja. Reconocí un cíclope monstruoso con cuatro brazos en uno de los cuadros que esperaban a ser colgados y me dijo que sólo faltaba que acomodara el área del horror. Desperté asintiendo que lo mismo pasa conmigo, que debo de dar un lugar en mi mundo a la caja que contiene todo el horror. También acepto que el miedo y el dolor me seguirán, y con ellos luego veré que haré. El fuego camina conmigo. 

No quiero odiar, ni vestirme de desprecio. Quiero vivir una vida sin tristeza, sin quemarme por dentro, sin pesadillas ni obsesiones, ni dolores que me consuman. Quiero ser bueno y hacer cosas buenas por mi y por los demás. 

Hoy reconozco que me debo mucho amor, y perdón. 
Que tengo una caja llena de horror por acomodar. 
Espero reponerme, volver a confiar, darle un lugar a cada cosa, volver a abrazar y amar. 


Yo. 







"But I won't cry for yesterday
there's an ordinary world
somehow I have to find
and as I try to make my way

to the ordinary world

I will learn to survive."
Duran Duran








martes, noviembre 12, 2013

lo que vi...

Todo era blanco 
brillante silencioso.
No había dolor 
ni pena ni me sentía solo
estaba sin preguntas 
yo era suficiente
sin saber que sentir era feliz, 
no había nombres ni sentimientos para encajar
era una nada placentera
sin mañanas ni noches 
ni corazones convalecientes
ni balas de ausencia
nada me faltaba
no habia jardines sin flores ni casas sin sol
no tenia frio, ni congelaba.

estaba desarmado
sin voz
sin palabras
desabrigado
sin manos
amoroso
desolado
loco
malquerido
brillante
cegado
no necesitaba besos
ni caricias
ni decir que sentia o que me gustaba

no era de barro
ni me deshice
era de luz
me colaba en mis propias manos
y el corazón lo tenia completo
todo era lento y tranquilo
como estar bajo el agua

luego desperté o me despertaron
yo queria seguir con el corazón desapareciendo
y empecé a caer
caí con los brazos colgados,
como de una telaraña,
con las muñecas arapadas en reclamos y vacíos que empezaron a doler
retorno al fracaso
cuerpo abandonado
perdido
con un dolor que sigue a muchas preguntas
fue recordar y aceptar
que acepté la invitación que me hizo el demonio,
y que le bastó una sonrisa y un abrazo para que yo cayera en su trampa.




lunes, octubre 21, 2013

"Zona de promesas"

No sé, leo lo que me escribieron de cumpleaños y me cuesta menos creer que hablan de alguien de quien apenas tengo una noción ganada con esfuerzo. Leerme en sus palabras me permitió reconocerme, como en un mapa, como me ven, como vengo siendo, dónde tengo mis murallas, mis castillos, los lugares que tengo abiertos al público y los que tengo clausurados.  

Pocas personas saben "qué diablos" estoy haciendo con mi vida. En todo caso prometo que lo seguiré haciendo para "mantener siempre esa sonrisa, vale la pena seguirla construyendo; vale la pena seguirla alimentando; seguirla “descualquierando” para bien. Vale más, a veces, el disfrute de un amanecer, de una noche donde uno pueda inventarle historias a las estrellas mientras la ve, mientras imagina su existencia; vale más la gente y lo que tiene para decir y lo que uno tiene para decirles; vale más un trabajo que lo acerque a eso que uno a querido ser." 

Más o menos es lo que prometo para este nuevo año que apenas comienza y sigo sin celebrar. Toda recompensa suele tardar y cabe dentro de lo que ha sido pactado en la zona de promesas.

Para mí es el amor,
después del amor.

lunes, septiembre 02, 2013

"Roto"

Una de las primeras, tal vez la segunda que escuché fue: "Me gustas". Luego vino un "Te extraño", "Te deseo", "Eres mi reflejo", "Te extraño hijo mio", "Quiero confiar en ti", "Gracias". Cuando me pidieron que abriera los ojos no obedecí. En ese momento se me abría el alma. La mujer de pelo negro me rodeó, me abrazó y me susurró con fuerza que yo era un hombre muy hermoso. No paraba de repetirlo y sí. En ese momento supe que uno podía susurrar y duro al mismo tiempo. Fue nuevo para mi. Fue raro. Fue hermoso. Además me abrazó. Me sujetó de los brazos y me los frotó con sus manos. Sentí calor, mucho calor. También vida y compañía como hacía rato no lo sentía. Ese momento, esas sensaciones, todo era mio. Era real y absurdo. Era doloroso y cálido. Fuerte. Amoroso. No paraba de llorar. Con mis manos me apretaba la cara, los ojos, bajo las gafas. Me pesaban los parpados. Mi garganta se cerró. Lloré como un crío. No entendía. Sólo lloraba. No veía lo que ella decía de mi. No sé que de lindo tenía mi llanto. Tenía que hablar y no lo logré. Liberé tres: "Sueño con vos", entre llantos y retiradas. Ella no paraba de decirme que era un hombre muy hermoso. Me felicitaba. Yo seguía en lo mio. Ella no paraba de frotarme los brazos. Sólo lloraba. Me encontré en el llanto y me convertí en agua. Fluí. Recorrí. Curé. Sollocé. Tomé aliento y lloré una vez más. Y no, no estaba llorando. Se me descongelaron los polos de los ojos. Me rompí en universos y versos. Fui nada y fui todo. Fui historia, fui dolor. Fui felicidad. "Era al tiempo sol y luna, lluvia y música, era al tiempo risa y llanto y entre tato un hombre que a la vida despertó. Esa parte verdadera que una fábula encantada esconde en sí para hacerse auténtica"1. Confieso que antes de este encuentro, de este abrazo con mi humanidad, pensaba renunciar. La vida me sorprendió una vez más, me encendí de amor bendito y me descalcé porque el suelo que pisé era sagrado. Regresé a mi vida sabiendo que le gustaba a alguien, que me deseaban, que soy su reflejo, que soy el hijo extrañado, que alguien quería confiar en mi, y con agradecimiento absoluto. De nuevo me di cuenta de que estaba en el lugar donde tenía que estar, que había escuchado el llamado de la vida y que el gran Autor tenía un gran regalo para mi, y que para recibirlo, primero tenía que romperme. 






Y más o menos como lo dijo mi amada Maya Angelou; no recuerdo lo que escuché, pero si estoy seguro de que no olvidaré como me sentí.



1. Parte de "Fábula" de Eros Ramazzotti. 

"Choques"

A veces me olvido que tengo gafas y me llevo los dedos a los ojos, para rascarme, y termino chocando con mis lentes.
A veces olvido que tengo memoria, me llevo las manos a los recuerdos y termino chocando con mi corazón.

Jueves 29 de Agosto del 2013.

domingo, septiembre 01, 2013

Ala de Colibrí


"Hoy me propongo fundar un partido de sueños,
talleres donde reparar alas de colibríes.
Se admiten tarados, enfermos, gordos sin amor,
tullidos, enanos, vampiros y días sin sol.

Hoy voy a patrocinar el candor desahuciado,
esa crítica masa de Dios que no es pos ni moderna.
Se admiten proscritos, rabiosos, pueblos sin hogar,
desaparecidos, deudores del banco mundial.

Por una calle descascarada
por una mano bien apretada.

Hoy voy a hacer asamblea de flores marchitas,
de deshechos de fiesta infantil, de piñatas usadas,
de sombras en pena del reino de lo natural
que otorgan licencia a cualquier artefacto de amar.

Por el levante, por el poniente,
por el deseo, por la simiente.

Por tanta noche, por el sol diario.
En compañía y en solitario.

Ala de colibrí,
liviana y pura.
Ala de colibrí
para la cura."


Silvio Rodríguez

sábado, agosto 03, 2013

"La Coca y yo"

La Coca llegó a mi casa esta tarde y se llevó dos de mis gatitos. O bueno, se llevó a dos gatitos. Creo que nunca fueron míos. Sólo los encontré, me encontraron, nos encontramos.
Jack halló al ceniciento. Yo a los demás. 

Esta tarde quise quedarme y esperar a que las sombras se fueran, pero el ceniciento me dijo, como en los cuentos: todo estará bien. Te has esforzado, hemos luchado. Sal. Yo haré el resto. 

Salí. Fui a buscar mi sonrisa para recargarme y regresé en la noche.

Revisé al ceniciento y lo encontré dormido, calientito como nunca antes lo había sentido. Entonces supe que la Coca se había ido.

Ella es el frío. 
Ella no es ninguna criatura mágica, en específico. 
Y este invierno fue malo.

Según las criaturas de los bosques, ella es la atmósfera depresiva de los inviernos que vienen del norte, así como la crudeza de este, por eso ella da tanto miedo y congela todo a su paso. Ella es un monstruo que congela lo que toca, irrita soledades y hace que la tristeza se expanda en su andar. 
Ella sólo busca el fuego y la compañía, y en su búsqueda hace cosas que ni los habitantes del bosque ni yo logramos entender. 

-Es posible que el ceniciento sea el portador del mensaje del que te hablé- dijo el mago cuando regresé a casa -recuerda que los animales son poseedores de un deseo. No es  gratuito que encuentres cuatro gatitos y mueran tres. ¿Uno logra pagar tu deseo?, ¿Tu  deseo se logra con un solo objeto o siempre sientes que faltó?

-Soy de uno solo en todos los casos- respondí -es un asunto de integración y de fidelidad bastante marcado. 

-Perfecto. Ceniciento, el gatito sobreviviente encaja muy bien. Sólo es  uno. ¿Crees que el sistema  asesino los otros tres para dejar a éste de tu lado?

-Ahora que lo pienso, sí. Con ellos me enfrenté al frío. Por estos días me enfrento a mi propio invierno.

-¿A dónde fuiste cuando saliste de casa, esta tarde?- preguntó el mago.

-A luchar contra mi propio frío.  

-¿Y como te fue?

-Se hizo añicos. Estalló en escarcha. Gané. Le gané a mi propia Coca. 

-Entonces ganaste al ceniciento también. Prepárate para el invierno que se termina. 



El gatito finalmente falleció.



viernes, agosto 02, 2013

"I Kafka You"

Cierta vez, en el año de 1923, mientras Kafka paseaba junto a su mujer Dora Diamant por el parque de Steglitz en Berlín, se encontró con una niña que lloraba desconsoladamente porque había perdido su muñeca. El escritor no soporto ver a la niña llorando, así que se acercó a ella y le dijo que su muñeca no se le había perdido sino que había salido de viaje.

Como la niña insistía y le preguntaba cómo sabía eso, él le aseguró que había recibido una carta de ella, pero que había olvidado traerla consigo. Y le prometió que si volvía al día siguiente a esa hora, él le llevaría la carta.

A partir de ese momento Kafka se convirtió en el “Cartero de muñecas” y mantuvo la ilusión de esa pequeña por dos semanas. Cada día se acercaba con una carta distinta, enviada desde diferentes ciudades: Londres, París o el propio Berlín. Kafka le leía en voz alta las misivas, y fue una grata ilusión para la chiquilla, hasta que llegó el final. Un desenlace menos brusco que el principio de la historia. En la última carta la muñeca le aseguraba a su amiga que se casaba y que por ese motivo no podría escribirle más. 



Tomado de "Revista Literaria La Noche de las Letras"


martes, julio 30, 2013

Quiero para el resto de mi vida...

“He venido aquí esta noche porque me he dado cuenta de que quiero pasar el resto de mi vida con alguien. Y quiero que el resto de mi vida empiece ya”. 
Meg Ryan y Billy Crystal (Cuando Harry conoció a Sally: Rob Reiner, 1989).

*Vía Carlos Cardona


sábado, julio 27, 2013

"Sin formato"

-A mi me da pena pero igual hago lo que siento.
-¡Está bien!, deja que la bruja hable. Ella no se defiende, ella en su naturaleza sólo es curiosa y descubre. No se defiende ni de sus inquisidores. 
-¿Y él tiene cara de qué?, ¿Qué hombre se le acerca a una bruja como tu amiga?
-Puede ser cualquiera, no requiere de un linaje especial. Eso sí, tiene que ser aventurero. Las brujas suelen vivir inmersas en su cabaña en el bosque. Seguro se trata de un hombre que logró entrar hasta allá para reconocerla y estuvo escondido entre arbustos hasta ahora que se decidió a salir. 
-¿Escondido por lo menos unos tres años?
-...Tres años o por toda una vida. ¿Qué esperas para invitarlo a pasar a tu cabaña?

viernes, julio 26, 2013

"Abro Kadabro"

Se me abren ventanas en lugares donde antes no había paredes. 
No, no hablo de pestañas sin ojos. Hablo de demonios disfrazados de humanitarios, de manos que buscan y sueltan, hablo de cosas.  Hablo de cosas que pesan, de otras que callan, de cosa que logro descubrir en los lugares donde antes sólo veía. 

Las escucho en los diminutivos con los que me llaman. En ellos reconozco la solicitud de un favor que se viene en camino. Es también sobre la llave que me fue dada a custodiar en los últimos veinte días de este mes, de la llave del closet donde mi familia guarda los esqueletos. 
Es sobre los millones, los Guardianes y mis ganas de enterrar mis pies en la tierra húmeda. 

Es también acerca de lo que pensaba hacer con lo cosechado y sobre esas respuestas que van llegando solas en los oídos que ahora se me cierran. Gracias. A los ojos que no quieren ver sólo tengo agradecimiento porque me indican que debo continuar en lo mio, y que la cosecha pertenece sólo a la hormiga que trabajó por ella.  

Trabajos duros. Luciérnagas. Estrellas en el cielo que brillan y esperan escuchar deseos. Cosas mágicas. Cuentos. Mujeres pensantes y conocedoras de secretos. Hombres buenos y de vida sencilla. Suave aire. Reyes de algodón. Ricos y pobres. Soñadores. Hombres recolectores de imágenes  y brujas que viven en cabañas en el bosque. Familias grandes. Disfraces. Anillos. Orígenes. Ser o no ser. Calabazas y carrozas. 


Soles sin alma ni corazón de cuyo sistema me retiro. Hablo de lo que pasa en un pueblo que es atravesado por un río donde la brisa ya no es la de antes. En otro momento estaría llorando, de rodillas, lamentándome por el dolor del hallazgo, pero ahora no. No. Ahora agradezco de lo que me libero porque eso me permite tomar distancia, alejarme, alejarme, alejarme y volar más alto en mi propio vuelo.  
Decido también sobre aquello que no quiero. Me alejo, me alejo, me alejo. Cuando elegí abandonar los clichés, vi como decenas de personas a mi alrededor perdían su alma. Fue como quitarle el cigarro a los hombres de gris, hicieron ¡Puff! y se desvanecieron en una nube de polvo. 
Cuando despedí a la última princesa de mi vida, me vi rodeado de mujeres irreverentes, sabias, valientes, luchadoras, con memoria y con la prohibición (enfática) de olvidar. Mujeres que hablan y no juzgan, que en su naturaleza son curiosas y descubridoras, que no se defienden ni siquiera de sus inquisidores. 
Ellas no olvidan, las princesas sí. Mi corazón siempre está con las personas que valoran la memoria. 

Se me abren senderos en lugares donde antes encontraba mares. Es sobre el hacerme cargo, sobre la espera activa, sobre el aprender a caminar de maneras que creí imposibles.
También hablo sobre el rastro que sigo de los árboles. Se me abren raíces que buscan su profundidad donde antes tenía  pies.

Ya no me asusto con lo que encuentro al otro lado del espejo. De hecho, hasta llevo a los pequeños demonios de la mano hasta sus lugares donde sé, jamás podrán volver a salir. Renuncio a ellos y a los grandes también. Ya no me deslumbro con experiencias, títulos ni talentos especiales. 
Mi única pasión por ahora es la vida. Mi regreso es a lo básico. Mi apuesta es por la levedad. Mi interés es por lo que tengo por descubrir. Mi voz, mis palabras, mis letras, lo que guardo hasta el día del regalo. 
Cuento con el amor de quien cree en mi y en mis sueños. No estoy para jueces con pesados martillos. 
Cuento con las palabras de quienes saben callar, con quienes valoran el silencio propio y respetan el ajeno.
Cuento con quien sabe vibrar con el otro, con quien se permite salir al menos un poco de sí mismo. 

De eso hablo, de lo que sigo descubriendo en un proceso donde los resultados no importan, y ni pienso tener en cuenta. 
Me quedo con lo humano, con quien sepa leer personas. Me quedo con lo orgánico, con lo que sabe de ausencias, distancias y facultades. Me quedo con quien logra ser su propia compañía porque de ella será la mía por el resto de mis días. 
Me quedo con quien venga de un mundo que no alcanzo a imaginar. 

B!








domingo, julio 21, 2013

"Flautista"

En mi cuento más romántico, sos el flautista que más gusta a mis ratas.
B!




viernes, julio 19, 2013

El poder de la nariz roja

“La nariz roja tiene poderes. Te da el poder de estar aquí y ahora, de respetar tus emociones y ser fiel a tus impulsos, te da el poder de la valentía absoluta para mirar al mundo con ojos de posibilidad, te da el poder de transformar todo lo que ves en poesía, te da el poder de acercarte a la gente con el corazón por delante de la mente” 

– WENDY RAMOS




jueves, julio 18, 2013

"Sin máscara"

Y como si se tratara de un episodio excepcional de Scooby Doo, esta vez soy el monstruo al que se le tiene que quitar la máscara. No te sorprendas si encuentras debajo del disfraz a un hombrecillo asustado.
...Todo el tiempo tuve miedo, incluso más que vos. 

B!

"Su pelo es de oro"

Tal y como lo prometí alguna vez, cuando esa persona apareciera, le iba a decir estas palabras:
Ante vos tenés a una persona excepcional. Un ser dorado, con mucha luz y alegría.
Esta persona merece ser feliz y en todo caso, aquí te la presento para que sepas algo más sobre ella... 



Her hair is Harlow gold
Her lips sweet surprise
Her hands are never cold
She's got Bette Davis eyes

She'll turn the music on you
You won't have to think twice
She's pure as New York snow
She got Bette Davis eyes

And she'll tease you
She'll unease you
All the better just to please you
She's precocious
And she knows just what it takes to make a pro blush
She got Greta Garbo's standoff sighs
She's got Bette Davis eyes


She'll let you take her home
It works up her appetite
She'll lay you on the throne
She got Bette Davis eyes
She'll take a tumble on you
Roll you like you were a dice
Until you come out blue
She's got Bette Davis eyes


She'll expose you
When she snows you
Hope you're pleased with the crumbs she throws you
She's ferocious 
And she knows just what it takes to make a pro blush
All the boys think she's a spy
She's got Bette Davis eyes


And she'll tease you
She'll unease you
All the better just to please you
She's precocious
And she knows just what it takes to make a pro blush
All the boys think she's a spy
She's got Bette Davis eyes


She'll tease you
She'll unease youf
Just to please you
She's got Bette Davis eyes

She'll expose you, when she snows you
She knows you, she's got Bette Davis eyes




Y sobre todo, te hará increíblemente feliz si así se lo permites. 


B!





martes, julio 16, 2013

"Mi odisea"

Entre tanto andar, 
tanto recorrer, 
tanto extrañar,
a veces ni sé quien soy. 

Me confundo entre Ulises y Penélope. 
No sé si soy de los que canta, atrae y atrapa, o soy de los que escucha, sigue y es atrapado. 
De los que se amarra al mástil del barco o de los que se lanza al mar. 
No sé si soy Arpía o presa,
Si soy Melanto o soy libertad,
Arneo o comida,
Si soy Nodriza o duda,
Aedo o canción,
Escila o marinero,
Caribdis o agua,
Circe o cerdo,
Anfitrión o visitante,
Calipso, pretendiente o despedida,
Proteo o mar, 
Lotofago o flor, el que olvida o el que guarda la memoria, 
Cíclope o lucidez, 
Eolo o roca,
Lestrigón o caballero,
Leopold Bloom o Molly.

Me confundo y no sé si soy Penélope o Ulises,
si soy el que viaja o el que espera, 
el que espera o el que viaja. 


.


*penelope By Sarah Cherry Illustration

domingo, julio 14, 2013

Espero curarme de ti...

Espero curarme de ti


Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: "qué calor hace", "dame agua", "¿sabes manejar?", "se hizo de noche"... Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho "ya es tarde", y tú sabías que decía "te quiero".)

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que tú quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón.



JAIME SABINES
De: Otro recuento de poemas








sábado, julio 13, 2013

"Para Jack"



Segunda canción epifánica de la semana. 
Conozco esta canción desde hace muchos años y apenas en este momento vengo a descubrir que está dedicada a esos compañeros de viaje llamados "mascotas". 
Aplica totalmente para mi Jack.

Te Necesito
"Te encuentro
Cuando llegaste a mi vida cambio mi destino
Y sentí que juntos
Hemos crecido y creído en un mismo mundo tu y yo.

Es tu voz, sin razón
Lo que me enloquece,
Es tu olor, tu calor,
Me mantiene fuerte.

Coro:
¿Como te explico que te necesito?,
Para encontrarme vivo y sentirme protegido.
¿Como te explico que te necesito?,
No importan las palabras, sabes lo que siento por ti.

Recuerdo,
Verte correr por la playa con tantas miradas en ti.
De noche,
Siento tu cuerpo en mi cama y a veces no dejas dormir.
Compartir, descubrir
Todo en teoría
Entender que al final
Es una ironía

Coro 

Aunque a veces que no me haces caso,
Y me ves la cara de desesperado.
Sabes que te gusta ser protagonista,
Y tienes la facha de exhibicionista.

A donde tu llegas tienes mil amigos,
Y es tu culpa si quieren conmigo.
Pero si alguien se me acerca, lo dejas herido

Coro

Cuando llego a casa, saltas y me ladras,
Y en este escenario como te extraño."


-A mi Rey-






Con toda libertad...


A propósito de esas palabras que no me atrevo a pronunciar-te,
de esos versos-universos que te estoy guardando, de esos muros que nos separan y quiero derribar. 
"A propósito de esa voz lejana que me habla tan dulce y no puedo olvidar, de ese sol que también es mío, de todo lo que pueda ser. 
A propósito de ese día no muy lejano en el que me llegará ese beso, el que tanto esperé." 

Porque esta noche, más que nunca, creo en el poder del "había una vez"... 





"Distante estrella es este amor 
que a nuestro hogar es buen conductor, 
un sol ardiente es este amor 
que ilumina la más breve acción 

Y cada día que intento hablar 
pero al viento las palabras se van, 
estos muros podrían caer 
quiero sentir suelo bajo mis pies 
y que esta cárcel dejemos atrás 
y con toda libertad. 

¿Por qué llegamos hasta aquí? 
ya extraño lo que recién conocí, 
que sentiremos al terminar 
lo que ha empezado podremos guardar 

Y estos muros ya veo caer 
y siento el suelo ya bajo mis pies 
este amor lo podremos mostrar… 
Con toda libertad 

Un sol ardiente es este amor..."



jueves, julio 11, 2013

"A la Cazadora"

Por esas cosas que los símbolos me comunican, estaba escuchando esta canción con especial interés en los últimos días. 
Apenas ahora veo el vídeo y entiendo esta particular conexión...


A mi mamá, 
A quien más extraño,
por supuesto. 


miércoles, julio 10, 2013

"¿Y por qué no?"

Esperanza.
Ninguna palabra me encierra tanta rabia, tanta desesperación y miedo con esa. 


Recuerdo que era una noche muy fría. Preparaba mi cama, mis tres cobijas y mi lectura para esperar a morfeo. 
Recuerdo que estaba molesto y reclamé al Gran Escritor por los sueños: ¿Para qué me permitía soñar si no lo iba a realizar?
Me enojé. Me descubrí dudando por primera vez de aquella certeza que siempre tuve por dentro y que me decía "pronto será tuyo". Esa noche me acosté a dormir con la molestia.

Que equivocado estaba. Al día siguiente recibí el correo que me cambió la vida. En él, una editorial me anunció que estaba interesada en la publicación de mi primera novela para niños... 

En todo caso ahora estoy enojado, con mucho miedo y confundido, lo cual me hace caer en cuenta de que tengo la esperanza más viva que nunca.

Si yo fuera otra persona estaría asustado... pero como yo creo en lo Fantástico, nada más me sorprendo y agradezco a la vida por tanta magia. Porque sé que todo es posible, retomo mi pregunta trasgresora, con la que rompo las barreras...

"¿Y por qué no?"

En palabras de la comadre @klauxideracina:
" Ay, somos lo que ya no hay, somos eso que inventamos, SOMOS. FIN."



"En un día temeroso
En una noche rabiosa
Con corazones fuertes nuestras almas se encienden
Cuando todo se vea perdido en la guerra de la luz
Mira hacia las estrellas. Porque la esperanza arde brillante."
Juramento Blue Lantern.