viernes, agosto 02, 2013

"I Kafka You"

Cierta vez, en el año de 1923, mientras Kafka paseaba junto a su mujer Dora Diamant por el parque de Steglitz en Berlín, se encontró con una niña que lloraba desconsoladamente porque había perdido su muñeca. El escritor no soporto ver a la niña llorando, así que se acercó a ella y le dijo que su muñeca no se le había perdido sino que había salido de viaje.

Como la niña insistía y le preguntaba cómo sabía eso, él le aseguró que había recibido una carta de ella, pero que había olvidado traerla consigo. Y le prometió que si volvía al día siguiente a esa hora, él le llevaría la carta.

A partir de ese momento Kafka se convirtió en el “Cartero de muñecas” y mantuvo la ilusión de esa pequeña por dos semanas. Cada día se acercaba con una carta distinta, enviada desde diferentes ciudades: Londres, París o el propio Berlín. Kafka le leía en voz alta las misivas, y fue una grata ilusión para la chiquilla, hasta que llegó el final. Un desenlace menos brusco que el principio de la historia. En la última carta la muñeca le aseguraba a su amiga que se casaba y que por ese motivo no podría escribirle más. 



Tomado de "Revista Literaria La Noche de las Letras"


No hay comentarios.: