miércoles, diciembre 31, 2014

"Gracias por el abandono"


Gracias por abandonarme y no buscarme, porque sólo así logré encontrarme.
Gracias por liberarme un gran dolor futuro.
Gracias por empujarme a darme cuenta de mi propia fuerza.
Gracias por dejarme solo, con tanto miedo y dolor, porque sólo así descubrí mi valor y mi valentía.
Gracias por dejarme encerrado y a oscuras, esto me obligó a levantarme, a buscar la puerta de salida y la luz.
Gracias por el agua con la que quisiste ahogar mi grito, por  las lágrimas que me conectaron y me curaron.
Gracias por la tierra que usaste para enterrar mi cuerpo, porque me enraizó con firmeza y me hizo crecer.
Gracias por el aire que me arrebataste, porque el mismo trajo tu silencio y me permitió pensar.
Gracias por el fuego con el que quisiste borrar mi rastro, porque me transformó.
Gracias por dejarme solo con mi espíritu, porque logré re-conectarme con él y los elementos de mi mundo.
Gracias por enseñarme que nadie puede quitarme la felicidad.
Gracias por lastimarme con tus creencias, ya que así pude ver que había algo diferente para mí, lejos de tu mirada.
Gracias por dejarme ir porque sólo así pude encontrar el verdadero amor.
Gracias por desaparecer, por hacerte a un lado para darle lugar a la persona correcta.
Gracias por llevarte mis lugares y mis esquinas, por mandarme a buscar mi propio hogar.

¡GRACIAS!


A quienes me han abandonado física, emocional y efectivamente durante estos años.

miércoles, octubre 15, 2014

CAMINANDO ENTRE LA BELLEZA

CAMINANDO ENTRE LA BELLEZA
Caminando en la Belleza
Caminaré en belleza
todo el dia, caminaré
A traves de las estaciones que regresan, caminaré
En la senda marcada con el polen, caminaré
Con saltamontes alrededor de mis pies caminaré
Con rocío alrededor de mis pies caminaré
Con belleza, caminaré
Con belleza delante mio caminaré
Con belleza detrás mio caminaré
Con belleza arriba mio caminaré
Con belleza alrededor mio caminaré
Mientras camino, camino en la belleza
y el Universo camina conmigo.
Cuando sea anciano, deambulando por el sendero de la belleza
vivamente caminaré.
Cuando sea anciano, deambulando por el sendero de la belleza
viviendo de nuevo caminaré.
Y mi vida terminará en belleza
terminará en belleza.
Publicado por Fravia Carriòn.

(plegaria navajo de la Ceremonia del Camino de la Noche)

"Mis 32"

Tantas historias se cuentan, tantas vidas caben en estas canciones. Al menos cuento 32 años en un puñado de melodías, letras, imágenes, recuerdos de calles, buenos amigos, mucha lluvia, frío, calor, efervescencia, promesas y sueños.
Transitar por estos lugares, esta noche, me hace caer en cuenta de cuanto he avanzado, que si me encuentro con la pregunta de la Oruga Azul le sonreiría y le diría que he cambiado tanto desde esta mañana cuando me desperté, que ya no sé quien soy. Que ahora soy más grande, más fuerte, que le he ganado al miedo y que he cumplido con las promesas que he hecho, que ELLA y ÉL estarían orgullosos de lo que he hecho con su memoria, que sonrío en honor a ellos y a mi, en honor a nuestra historia, a nuestra verdad... que soy inmensamente feliz y que cada segundo de lo vivido ha valido la dicha.

Y si la Oruga replica su pregunta sobre quién soy, le responderé con estas canciones...
35... "No dudo, que hará efecto"...
33... "Pero sardina tu mirar, ya no lo puedo descifrar ¿de qué me sirve tanto estudio, si contigo yo repruebo siempre?"
29... "Salvame vos, sos mi última opción"...
22... "Hay algo muy extraño en ti, esa mirada, yo lo presentí"...
19... "No llevo"...
1... "Y dice"...
Por supuesto.

..."He pensado ser valiente"...
..."Decíme a donde vamos"...

Aquí quepo, aquí me cuento.
Esto he sido, esto seré cuando me pregunten quien soy y de donde vengo.
Por estos lados suelo encontrarme. En estas letras me escondo. Por aquí tenía que nacer, crecer y sentir para llevártelas, donde quiera que ahora estés.

"...Y aunque pase mucho tiempo
juraremos no estar viejos
para amarnos otra vez."


http://autopistarock.com/articulos/articulos/568-las-50-canciones-mas-grandes-del-rock-colombiano-10-1

miércoles, agosto 20, 2014

"Sombra-de-su-sombra"

Y hay días en los que digo adiós, hasta pronto, nos vemos luego.
Lo que nadie sabe es que me convierto en sombra-de-su-sombra, y una parte de mi se va con quien se marcha y otro poco de quien se marcha se queda conmigo para iluminarme.
Sin su luz, no sería sombra.
Sin un choque de nudillos no hay un buen consejo que compartir.
Sin ese abrazo sincero de despedida no hay un "te voy a extrañar".


A los que se despidieron hoy.






*No aplica para guacarnacos traidores*

lunes, julio 21, 2014

"Dark was the night"

Salir por una hora a buscar el hambre. Al medio día, en otro lugar, las tripas me encontraron. 
Caminar sin presión en la sangre. Una oruga cruzaba la vía, junto a mi, camino al puente. Me detuve. Le quise dar paso y ella ni lo notó. Avanzó. Pude saltar. Pude llorar. Pude ahogarme. 

Cuando quise volver a mi casa en el campo no lo logré. Olvidé la ruta. Fue como aquella vez, cuando salí a esperar el bus del colegio y sin darme cuenta travesé el espejo. Quedé del otro lado y para ubicarme tuve que aprender a pensar a revés, a ver lo derecho en lo izquierdo y lo izquierdo en lo derecho. Pregunté a las personas que me encontré por mi casa. Sin saber mucho, di pobres indicaciones. Entre pasillos y pasajes, escaleras, colinas y senderos hechos por las hormigas arrieras.

Las hormigas.
Haciendo caso a mi amiga Irene, que la semana pasada se sentó junto al río y le cantó a un sapo mientras comía lechugas, entendí lo que me dijo sobre los animales que están aquí para guiarnos entre los nubarrones. 

Recordé aquella noche, en la semana pasada cuando Jack se echó sobre un hormiguero y en segundos se vio abordado por soldados. 
-Se echó sobre un hormiguero- dijo Ella.
Le dije que no veía nada. Ella señaló senderos en la hierba y me dijo que mirara bien, que sólo las hormigas lograban esos caminos y por último señaló un punto donde varios de estos se unían, debajo de Jack.
El perro saltó y  fui hasta él para quitarle las hormigas. La buena noticia es que finalmente comprendí el significado de la relación de las hormigas con mi conexión con lo superior. La conexión se abre paso entre lo que sea, y rodea aquello que se convierte en mi objetivo. Todo será dado si dejo que esas hormigas actúen. 
Seguí entonces a las hormigas y llegué a casa de nuevo. Desde las escaleras, llegando al segundo piso me di la vuelta y miré el recibidor. Se me ocurrió hacerle un segundo piso a la sala para hacer un estudio privado y volví a escuchar Sweet Child o Mine en la versión de Taken by Trees. Otra vez. Llevo escuchándola casi todas las noches y las tardes, cuando me duermo, cuando sueño con la casa o cualquier otra cosa que me devora desde adentro. 

En la noche mamá me habla y me dice que me pensó en la iglesia, que el pastor habló de cuando uno le abre las puertas a los problemas. Me dijo que aparte de mi baja de presión, ella sabía que algo más me sucedía. Le sonreí y mientras pensé en mi respuesta sentí que por primera vez iba a ser el hijo que ella siempre quiso tener: le dije que no. Que yo no tengo problemas. 

Luego volví a la cama. La presión sigue baja y todo lo demás también. Miré mi lista de películas pendientes y vi que seguía una de terror que se parecía al primer sueño que tuve con la casa. Sweet Child o Mine. La mujer se vengó de sus abusadores. Los abusadores no ven la sutil diferencia entre un capricho infantil y un crimen. Siempre he dicho que si se va a hacer una clase de daño, lo mejor es asegurarse de que la persona que es dañada no se levante, porque de lo contrario la repercusión sería terrible. A la naturaleza le gustan las repercusiones. Hay repercusiones con la lluvia, con lo terremotos, con los derrumbes, con las corrientes de aire, con lo que nace, con lo que camina, con lo que se muere y con lo que se daña. 

De todo esto concluyo que gracias a lo sucedido descubrí cuan falso y mentiroso he sido. Estar sin piel, con el alma expuesta, me ha permitido ver mi propia vulnerabilidad. Me veo, no he aprendido lo que dije que aprendería. Me veo lejos de ser el proyecto que una vez me fijé. Me veo sin presión en la sangre, perdido y encontrándome en cada cruce de camino con una oruga que me pregunta: ¿Quién eres tú?
-"Apenas sé, señora, lo que soy en este momento... Sí sé quién era al levantarme esta mañana, pero creo que he cambiado varias veces desde entonces."- responde Alicia. Yo no digo nada. Sólo le huyo al animal. 

Estoy cansado de llegar a llorar a casa, o cuando me quedo solo encerrado en el puto carro, o cuando me acuesto a dormir y me despierto inconsolable. 
Desde aquí no veo al conejo blanco, ni siquiera un fuego fatuo que seguir. Mientras tanto me quedo junto a mi perro, junto a las hormigas, esquivando orugas preguntonas y espejos donde pueda reflejarme y romperme. 

Si alguien que lee esto conoce la salida, que por favor me lo diga. Quiero despertar, quiero salir de este lado del espejo. Las pesadillas son muy largas. 

viernes, julio 18, 2014

Charles Bukowski – Los más raros

No es frecuente verlos
porque donde hay multitud
ellos
no están.
Esos tipos raros no son
muchos,
pero de ellos
provienen
los pocos
cuadros buenos
las pocas
buenas sinfonías
los pocos
buenos libros
y otras
obras.
Y de los
mejores de los
extraños
quizá
nada.
Ellos son
sus propias
pinturas
sus propios
libros
su propia
música
su propia
obra.
A veces me parece
verlos
por ejemplo
cierto viejo
sentado en cierto
banco
de una cierta
manera
o
un rostro fugaz
en un automóvil
que pasa
en dirección
contraria
o
hay un cierto movimiento
en las manos
de un chico o una chica
que empaqueta
las cosas
en el supermercado.
A veces
incluso es alguien
con quien estuviste
viviendo
algún tiempo,
te vas a dar cuenta
de una mirada rápida
y luminosa
que nunca
le habías visto
antes.
A veces
sólo notarás
su
existencia
repentinamente
en un
vívido
recuerdo.
Algunos meses
algunos años
después de que se hayan
ido.
Recuerdo
a uno:
Tenía unos
veinte años
iba borracho a
las 10 de la mañana
se miraba en un
espejo
resquebrajado
de Nueva Orleans,
un rostro soñador
contra los
muros
del mundo
¿Qué
ha sido
de mí?

-Bukowski-

martes, julio 08, 2014

"La apuesta"

Hay una noche en la que la Muerte Bonita y Xibalbá hacen una apuesta con los amantes de la tierra.
Apuestan cual de los dos tiene más poder sobre sus participantes y echan las cartas a la mesa. Entre mundos, los que se aman son retados para ver cuan fuerte es su amor.
La Muerte Bonita y Xibalbá hacen gala de sus mejores trucos y al final, con el apoyo de Papá Tiempo y la bella representante del amor, los amantes más aptos ganan.
Es entonces cuando los vencedores regresan del inframundo, del cielo, de los ríos encantados, de los bosques con árboles espinosos, de los barrancos, de las tinibeblas, de la casa de los Jaguares, de la casa de los murciélagos, de la casa de los cuchillos, de la casa de los vientos fríos, de la casa en llamas, de los ríos de sangre, de los cuatro caminos de colores cruzados y de la montaña desierta donde crece la retama. Los amantes regresan victoriosos sobre la muerte misma y lo hacen con el elixir en su poder.
Es ahí cuando la Muerte Bonita y Xibalbá se dan la mano una vez más para dar por concluida su apuesta y presentan sus respetos a los amantes vencedores, a quienes además bendicen con la muerte de lo que fue, declaran un nuevo inicio para su relación de pareja y marcan su destino con hermosos dones que trascienden de la vida y de la muerte...

A vos y a mi.
A nuestros abrazos.
A nuestro calor.
A nuestra historia.
A nuestras canciones.
A nuestros caminos.
A nuestro Tiempo.
A nuestra creatividad.
A nuestras palabras.
A nuestra Palabra.
A nuestras señales.
A nuestras familias.
A nuestras heridas.
A nuestros pasos.
A nuestra esperanza.
A nuestros lugares.
A nuestra Luna.
A nuestras reuniones.
A nuestra paz.
A nuestro hogar.
A nuestro puente.
A nuestras causas y efectos.
A nuestros sueños.
A nuestros cuerpos.
A nuestras promesas.
A nuestra buena estrella (que destella, que nos guía, brilla y nos maravilla).
A nuestro baile, nuestro salón.
A nuestro cariño.
A nuestra ternura.
A la muerte de mis penas, de mi rutina, en tus brazos.
A la buena  fortuna de haberte conocido.
A la lluvia.
A la otra mitad del corazón.
A nuestros símbolos que nos conectan.
A las flores verdes.
A los corazones verdes.
A nuestros caminos.
A lo que está escrito.
A los cambios.
A lo que tenemos que morir.
A nuestro destino.
A todo lo que unidos, nos hace más fuertes.
Y a Dios, que no comete errores.








jueves, junio 19, 2014

"Sin memoria"

Y sé que cuando suceda, será hermoso.

Estoy perdiendo mi buena memoria y mi olfato. Esto me alegra como pocas cosas lo hacen hoy en día. Asumo que es la manera en que el universo me dice que estoy junto a una persona que no tengo que cuidar tanto, que es madura y responsable con la memoria, y que puedo confiar sin necesidad de "olfatear". Respectivamente.
Con toda confianza me permito fluir en el afecto que recibo. Con toda libertad me permito sucumbir a los encantos del olvido que, como un adorable puente, me unen a un ser que esperaba encontrar del otro lado, y que llegó por fin.

Sin olfato, con memoria de cuerdo, expectante, añorante, amante, paciente, constante, soñante, radiante, escribiente, viviente, resiliente, sobreviviente...
El B!



jueves, abril 17, 2014

"Yo soy - Segundo vuelo"

Yo soy.
Soy el que recoge los restos destrozados de los guerreros caídos en los campos de batalla. 
Soy el que evoca la muerte que da paso a lo nuevo. Soy el ave que revela presagios y señales.
Tengo el poder del pensamiento, la mente y la intuición.

Soy el puente que conecta los mundos: soy el embajador de la luz en las tinieblas y el embajador de las tinieblas en la luz. 
Viajo con Odín, Marte, Atenea y Apolo. 

Soy el que lee y escucha los mensajes del Cosmos. Mensajes que están más allá del espacio y del tiempo, y que traigo de las alas de la medianoche. Soy Guardián de los secretos y estoy para ayudarte a determinar las respuestas que se guardan en nuestra sabiduría oculta.

Soy el que llega para poner en orden lo que el Caos dejó.
Soy el que enseña a apreciar las muchas dimensiones de la realidad y de nosotros mismos. 
Soy quien enseña a confiar en la intuición, a crear normas propias, a ser un individuo, a pensar por uno mismo, a dejar de seguir a la multitud. 
Soy el que aparece en tu vida para decirte que tienes una voz muy poderosa para abordar las cuestiones que no entiendes muy bien.
Soy el que alerta a los animales del bosque cuando los cazadores están cerca. Soy el que reconoce el peligro potencial y siempre estoy vigilante.

Soy el que te invita a buscar tu magia interior y transforma tu vida.
Soy quien te invita a tomar tu tambor y a marcar el pulso del mundo. Soy el que te invita a recorrer otros senderos en busca de la fuente creadora, el que guarda la magia que se oculta.

Soy el Cuervo. 

miércoles, abril 02, 2014

"Aquí está"

Me ganó el hambre y caminé hacia el fondo del colegio donde me habían dicho, estaba la cafetería. Caminé solo, distraído, procurando evitar a quienes se cruzaron en mi camino. Solo. Lo estaba. Caminaba con mi silencio y mi fuego entre miles de niños y niñas que hacían sus cosas a mi alrededor. 

De pronto dejé de ver niños y niñas, y empecé a ver sombras que se agitaban. Hubo calor, ruido, mucho ruido, golpes, calor, pánico, contacto. El aire se escapó de mis pulmones y me hormiguearon las manos, se me calentó la cabeza y las sombras se levantaron del suelo y se volvieron moradas, manchas moradas por todas partes. Todo giró. Todo se desvaneció. El ruido se hizo eco y sentí que me fui por un agujero. 

Cuando recuperé un poco mi falta de sentido y la adulteración que logré al crecer, me dediqué a buscar las razones para decirle a mi jefe que no me volviera a enviar a ese lugar. Estaba sentado en el piso cuando me descubrí rodeado por los niños de transición que esperaban a que llegaran sus padres a recogerlos. 

Dos niños me hablaban. Cada uno tenía una manualidad en sus manos. Me la mostraban. Uno me explicó cómo había metido el aserrín y las semillas de alpiste en el interior de la media a la que luego dieron ojos y boca, y el otro me dijo que la profesora les había dicho que tenían que nombrar su nuevo amigo. 

De pronto miré a mi lado y me encontré con esta imagen...


El segundo niño sostenía un personaje con una nube pegada que decía "Camilo", y me fue inevitable pensar en Camilo, mi Juan Camilo, mi amigo de infancia. Pensar en él me llevó rápido a caer en cuenta de qué día era hoy, primero de Abril.

Hoy mi amigo estaría cumpliendo treinta y un años... y como un golpe de brisa fresca supe que me dijo: "aquí estoy".

Todo a mi alrededor enmudeció. Fui parte del Gran Amor y sentí el regalo que el buen Universo me había traído. Lo sentí. Juro que lo sentí. Mi amigo me dijo que sonriera. Que lo hiciera más, y me llamó la atención porque había dejado de hacerlo. Y entre tanto y entre lo tonto que he sido me dijo que no lo olvidara. 

En ese instante lle juré que no lo iba a hacer y sellé mi promesa con una sonrisa. 

-¿Cómo te llamás?- me preguntó el primer niño. 
-Andrés- le respondí -¿Y vos?
-Juan Camilo.    

Sonreí de nuevo, miré al cielo y sentí un calorcito bacano en mi pecho. Agradecí al Universo por el momento, a Camilo por hablarme y a los niños por devolverme esa pieza de mi alma que había perdido.

Regresé a mi vida con un nuevo aire de victoria, pues había vuelto a mi sonrisa. 
Regresé sabiendo que Camilo seguía conmigo, a su manera, y que de mi parte sólo tenía que estar atento a sus señales.

"Hoy, como hace tres años, estoy contigo

un abrazo" me dijo Juan esta tarde y así lo comprobé. De la pena, el olvido y el recuerdo, la memoria de mi alma me permitió reconocer que mi amigo nunca se había ido. 

Compañero de mi vida, te llevo en el alma, la vida, mis obras, mis palabras y corazón. 
Aquí estás. Aquí te siento. 

B!


Y así, la invitación es a no quedarme adentro, a salir, a disfrutar, a celebrar una vez más...

miércoles, febrero 12, 2014

"Yo soy"

Yo Soy.
Soy el que renace sin miedo,
el que llega para tirar abajo lo que necesita ser reconstruido. 
Soy el que tiene la habilidad para encontrar la luz en la oscuridad. 
Soy el de la introspección, el que honra a los antepasados,
el que conecta lo viejo con lo nuevo,
el de la adivinación y el de los sueños proféticos. 

Soy el que cree en el cambio de conciencia, 
el de las nuevas ocurrencias,
soy el elocuente.


Soy el que ofrece el desafío de lo desconocido.
Con mi grito enseño a superar la capacidad de las fuerzas oscuras de la incertidumbre, la ignorancia y la muerte. 

Soy negro como la brea,
místico como la luna,
soy el que habla de magia 
y voy a volar pronto contigo. 

Yo Soy,
Soy el Cuervo.



B!