miércoles, agosto 20, 2014

"Sombra-de-su-sombra"

Y hay días en los que digo adiós, hasta pronto, nos vemos luego.
Lo que nadie sabe es que me convierto en sombra-de-su-sombra, y una parte de mi se va con quien se marcha y otro poco de quien se marcha se queda conmigo para iluminarme.
Sin su luz, no sería sombra.
Sin un choque de nudillos no hay un buen consejo que compartir.
Sin ese abrazo sincero de despedida no hay un "te voy a extrañar".


A los que se despidieron hoy.






*No aplica para guacarnacos traidores*

No hay comentarios.: