miércoles, enero 14, 2015

Un día más, un día menos

Un día más, un día menos
Una hora más, de respirar con tanta inconsciencia que se agitan las palmas de mi alma, cantando o gritando, el espectáculo de mil luces, con mil flores de estupor y encanto, efervescentes, magnificas, maléficas, y extraordinarias. Como un cuento de hadas, le aúllo a la luna esperando escuchar, una mirada más, una estrechura más, de eso labios de queso, que tantos sueños adornan, por legiones y legiones de astros más candentes y más inesperados, que éste alboreo de poca espesura en el que me encontré ayer y hoy. Con un suspiro más, con un rayón más, termina las pocas decepciones que eluden al camino, como un sinfín de carboneros, hilándose hasta las colinas del alto monte de sus vidas, llegando al lugar de su fijación, de su todo, del pico mas alto de la galaxia. Con dejaciones de toda clase, liberando planetas de serenidad, y de alto rencor, con pocas acusaciones, de un febril fausto fecundo y fallecido. Millares de espejismos son como las tapas de provocación, que empecé a desear, mirando este paisaje, de lúdica desolación. Contemplativa desecación, de muchas formas de emigración, escuchando y oyendo, como las olas se mecen, al compás de tantas esquirlas, que permanecen escondidas, en lo profundo, en lo mas oscuro, de este equipaje, buscando salida, estallando de rabia y extravío, esperando el momento solo y único de total disipación.

Moon Prince

No hay comentarios.: