jueves, junio 18, 2015

De MAUREEN MURDOCK

"He explotado mi cuerpo.
He ignorado sus necesidades y
lo he llevado más allá del agotamiento,
hasta la enfermedad.
No he valorado las habilidades
que me resultaban fáciles.
He ignorado mi intuición.
Me he sentido culpable por tomarme
el tiempo necesario para relajarme...
He esperado la dificultad
en lugar de la calma,
y no he disfrutado al máximo
de este maravilloso regalo de la vida.
He oído historias parecidas de otras mujeres
a quienes se les dijo en su infancia
que trabajaran duro,
que produjeran, que complacieran
y que ignoraran sus sentimientos.
No había ninguna expectativa
de que la vida fuera fácil.
Disfrutarla era algo inconcebible.
Por el contrario, se les decía:
"la vida es dura, la vida no es justa;
si quieres relajarte,
espera a estar bajo tierra"...

MAUREEN MURDOCK

No hay comentarios.: