martes, julio 21, 2015

"La vida de los otros"

Vengo escuchándolos hablar. Me recomiendan que salga, que viaje, que conozca, que viva, que deje, que empaque, que desempaque, que salga, que salga, que salga.
Que si me voy a ahogar, que sea afuera y no aquí adentro.
Que me vaya a vivir, que conozca, que me enamore y desenamore.

Le hablé de esto a Martha, le dije que mis fantasmas me tienen acosado y que a diario me encuentro con el buzón repleto de publicidad de viajes, que me tienen como al papá de Amelie con el gnomo paseador.
Me recomienda que les haga caso, que ellos están entro y fuera de mi, que por lo tanto han sentido y visto mi necesidad de viajar. Que saben por qué lo dicen...

Yo regreso. Me siento. Tomo nota. Escucho. Leo. Interpreto. Callo. Busco otro poco. Tomo agua para pasar el malestar. Me devora desde adentro. Elijo olvidar. Busco un destino. Descarto el mar: el agua salada llama al agua salda de las lágrimas. Tengo prohibido volver a saltar al mar. Estar encerrado me hace tratar con fantasmas y si puedo verlos, creo que también soy uno de ellos.

No hay comentarios.: