martes, octubre 11, 2016

"2 de hoy"

Confío en la cifra,
Uno entre mil.

Mamá me enseñó a confiar
en quienes miran hacia atrás 
después de despedirse.
Y tenía razón 
lo comprobé
después de reconocer
que esas personas existen,
y que después de despedirse,
suelen mirar hacia atrás. 
Buscan con la mirada,
como repasando,
como asegurando,
como augurando,
que también yo esté mirando.


Olvido.
Después del encuentro suele llegar la llamada:
"Olvidé (mi manilla, mis gafas, mi reloj, mi maleta)"
y un:
"¿Me lo guardas hasta la próxima?"
sella el pacto de que habrá una nueva oportunidad 
para vernos
para saber del otro en el futuro.
Para buscarnos en un pasado.
O para encontrarnos en sueños. 
O para esperarnos por otra vida.

La manilla guardó los latidos
de su pulso.
Las gafas, 
el marco de su mirada.
El reloj,
el tiempo saboreado
en sus brazos,
en su ausencia.
La maleta,
su nombre.
Yo,
guardo los objetos.





.

No hay comentarios.: